Ricky Rubio y Marc Gasol, la pareja que ha reconquistado el mundo

Por: SentiLecto

Como a lomos de Pau Gasol y Juan Carlos Navarro España ha conquistado el mundo en Saitama, Ricky Rubio y Marc Gasol honraron a sus mayores en Pekín con un logro que les equipara. O inclusive les supera, porque esta vez casi nadie confiaba. Dos parejas para la eternidad, héroes del compromiso, tipos tan distintos y tan geniales al mismo tiempo. Y no sólo por lo que han demostrado en la cancha, ha sido más aún lo que lograron aunar al resto, que se agregaran a su desafío, que creyeran en imposibles, que remaran al son de Pepu Hernández en 2006 y de Sergio Scariolo en 2019.

En contra de un equipo de Australia más alto y musculoso dentro, la tarea se comunicaba de nuevo muy dura, en particular porque el mejor y tal vez único bastión de España frente a los colosos antípodas, Marc Gasol, era el que en apariencia menos había aumentado su desempeño personal a lo largo de un campeonato comenzado con sufrimiento y juego ofensivo enmarañado, pero en el que la solidez defensiva permitió un paulatino incremento de la confianza y el desempeño ofensivos del grupo. Y ante Australia, Gasol ha debutado con la frecuente poca presencia en ataque antes de explotar para colocarse a la altura del mejor y acordar el partido en la segunda mitad y la segunda prórroga.

El sábado 31 de agosto hay otro Ricky en Ricky. Debajo de su barba de naufragaba y su melena recogida, más allá de los tatuajes que habían modificado para siempre al nene que había asombrado al mundo, inclusive mucho más allá de su baloncesto más pujante que nunca, hay un tipo que había descubierto una causa de ser tras los cestos: la vida. Y todo lo que podía hacer para mejorar las de los demás desde su favorecida atalaya. De allí sus reflexiones, sus preocupaciones y su Fundación, la que había prometido a su madre y la que centraba todos sus desvelos. Por delante, sí, del baloncesto. A partir de este sábado, también un Mundial.

El de Marc y Ricky es la victoria de la madurez, de la sabiduría. Dos tipos que comparten un lema: “El baloncesto no es lo más relevante”. Se ha puesto un dúo que que suma 330 noches agrega 330 noches defendiendo la camiseta de España, que también en incertidumbre, ahora y previamente. No se han corrido ni un ápice de su misión y hoy presumen de un logro. Ricky, con un MVP inimaginable cuando tantos se tiraban de los pelos al pensar que España iba a ganar un Mundial con el base como referente anotador. Marc, agotado tras una temporada infinita, abnegado en trabajos de dirección y defensa hasta que explotó “como el ketchup” en la semifinal en contra de Australia. ¿Qué queda de aquel adolescente pasado de peso que peleó sin su hermano en la final de Saitama? El corazón. “Hace 13 años, era un chico muy joven, en 2006. He llegado al grupo sin saber muy bien a dónde iba pero, gracias a la selección, comprendí lo que era el baloncesto profesional. A partir de allí, todo fue para arriba”, contaba antes de partir.

De todas las heroicidades de la selección en el siglo XXI, que son muchas, ninguna como esta. Ninguna. No dudábamos de ellos, no. Lo teníamos clarísimo: no había equipo para nada. Ni para soñar, que es gratis. Nada nos ha hecho pensar que nos equivocábamos en la primera etapa. Ricky rodeado de estrellas veteranas lejos de su mejor momento, jóvenes lejos de lo que prometen y trabajadores lejos de nuestro nivel reciente. Vienen tiempos duros, tiene que acostumbrarse, gracias por el pasado y a otra cosa.

Juanqui y Pau llegaban todavía más pletóricos entonces a Japón y, con seguridad, mejor rodeados. La plenitud de los 26, el valor también. Marc lo observó de cerca, llamado a última hora para reemplazar a Fran Vázquez, tan vital en la final en contra de Grecia. Ricky, imberbe, con esa leyenda de los 51 puntos en la final del europeo cadete que le comenzaba a hacer soñar -lo había conseguido apenas unos días previamente en Linares- los observó “con unos amigos en casa, disfrutando de un gran verano que he pasado”.

Pero el alarde pasa factura. Está asumido. Como no podía ser de otra forma en una temporada que cumple para él hoy el partido 114, marc anda corto de fuel. Ha disputado 79 de liga regular, con un traspaso a Toronto de por medio. Más 24 de playoffs hasta el anillo y esa final de infarto en contra de los Warriors, como nunca previamente. Un total de 3.171 minutos NBA, la mayor cifra de su carrera tras la temporada 2012/2013, la previa al Eurobasket de Eslovenia, en la que ha jugado 3.405 con los Grizzlies .

Poco tienen que ver en capacidad y momentos, pero tanto en mando. Son otras edades, ni siquiera es el Ricky actual es el de la impertinencia de sus principios, el que cuando ha aterrizado con 17 años, se ha metido al grupo en el bolsillo, exactamente en Pekín. Ahora, aproximandose a los 30, con barba y melena, suelta frases como para reflexionar. “Nosotros jugamos a un deporte, el baloncesto, y somos dichosos. Esperamos que este espíritu pueda ser contagioso en el diariamente y en la vida de la gente. Al final observamos deportistas como Nadal las selecciones masculina y femenina de baloncesto, que se superan. Nadal es gasol. Como ha reflexionado en la previa de la final, eso uno lo puede llevar a su vida y superarse a uno mismo”.

Mientras se estuviera transformando en un base mayúsculo, su torneo fue tan mayúsculo como tal vez pocos esperaban de un chico al que siempre le han perjudicado las expectativas, al que golpeó duró la crítica cuando al llegar a la NBA no arrasaba como hizo en Europa, aunque cada verano puliendo un tono, inclusive el lanzamiento: ya nadie osa a flotarle . Más aún de lo que prometía. Hoy es MVP de un Mundial. Palabras mayores. La cúspide de su carrera eterna: lleva 14 de profesional y no es ni treintañero.

Ese compromiso de ser, además de un base total, un referente ofensivo, la cumplió con creces. Promediando 16 puntos por noche. Además de casi siete asistencias y un temple y una sabiduría que no tiene valor. Tanto ha tenido que ver otro genio, del 80 como Navarro y Pau, como Raúl López. A él ha acudido Ricky en busca de ascendencia y consejo y ha encontrado una mina de sabiduría. “Me ayudó muchísimo, a través de sus experiencias. Fue una persona que me puso a otro nivel, no solo táctica, sino mentalmente. Para mí es el base con más habilidad de toda la historia de España, al que las heridas no le han dejado sacar todo lo que tenía dentro. Una de las primeras cosas que cuando nos reunimos, le mencioné ha sido eso, que me ayudase a sacar todo lo que tenía dentro”, contaba estos días el de El Masnou.

Ambos, héroes solitarios, en la misión de sus vidas. Han sido de los pocos jugadores a los que ningún familiar ni amigo ha podido visitar en China. En Barcelona aguardaban los dos pequeños de Marc, Julia y Luca, y su mujer Cristina. El futuro a Ricky le trae la mayor de las alegrías vitales -tras el poste que ha supuesto la muerte de su madre en 2015- bajo el oro viene pronto su primer hijo.

Nada modificó su rumbo, ni siquiera el anillo. Ni siquiera el tremendo esfuerzo realizado a sus ya 34 años. Ni lo que chirrían los músculos a estas alturas. Este viernes, en contra de Australia , busca la mayor de las compensaciones. La final del Mundial. El oro que remataría un año absolutamente insuperable para Marc. Aunque ya el objetivo de mínimos de su presencia en China está cumplido. Sacar billete para Tokio y poder disputar con su hermano el último torneo, los Juegos juntos es para la familia tan grande como un título.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: SLIGHTLY POSITIVE

Countries: China, Chile

Cities: Linares

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Ricky Rubio y Marc Gasol, la pareja que ha reconquistado el mundo
>>>>>Marc Gasol, 113 partidos para luchar por un oro: “Quien le critique debe reflexionar” – September 12, 2019 (El Mundo)
>>>>>Cinco héroes contra el mundo – September 13, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>A velocidad de crucero – September 12, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>Y Claver se hizo imprescindible: “A estos los quiero en mi equipo” – September 10, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>Ricky Rubio se convierte en el máximo asistente de la historia de los Mundiales – September 10, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>Las cuentas pendientes entre España y Australia – September 11, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>>>>>España ya no duda: peleará por las medallas tras derrotar a Polonia – September 10, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>>>>>España, ya clasificada para los Juegos, se medirá a Australia en semifinales – September 11, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>Defensa y solidaridad, las claves del crecimiento de España – September 10, 2019 (El Mundo)
>>>>>En el día D, Gasol fue al fin Gasol – September 13, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>Scola y Argentina, contra la lógica – September 12, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>Argentina, en su esplendor, pone a Serbia en la calle – September 10, 2019 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Ricky 105 20 PERSON 13 (tacit) él/ella (referent: Ricky imberbe con esa leyenda de los 51 puntos en la final de el europeo cadete): 1, (tacit) él/ella (referent: otro Ricky): 2, Ricky con un MVP inimaginable cuando tantos: 1, Ricky rodeado de estrellas veteranas lejos_de su mejor momento jóvenes: 1, Ricky imberbe con esa leyenda de los 51 puntos en la final de el europeo cadete: 2, Ricky: 3, otro Ricky: 1, (tacit) él/ella (referent: Ricky): 1, el Ricky actual: 1
2 nosotros 70 30 NONE 11 Nosotros: 1, (tacit) nosotros/nosotras: 7, nos: 3
3 Marc Gasol 40 0 PERSON 9 Marc: 3, Marc_Gasol: 1, (tacit) él/ella (referent: Marc exhausto tras una temporada infinita abnegado en labores de dirección): 1, (tacit) él/ella (referent: Marc): 2, él (referent: Marc): 1, Gasol: 1
4 yo 40 0 NONE 8 Me: 1, me: 2, mí: 1, (tacit) yo: 4
5 baloncesto 15 25 NONE 6 el baloncesto profesional: 1, baloncesto: 1, El baloncesto: 1, el baloncesto: 2, su baloncesto: 1
6 base 15 0 NONE 4 un base mayúsculo: 1, el base: 2, un base total: 1
7 gesta 90 0 NONE 3 una gesta: 3
8 el Mundial 40 0 OTHER 3 un Mundial: 2, (tacit) él/ella (referent: el Mundial): 1
9 Nadal 20 0 PERSON 3 Nadal (apposition: Gasol): 1, lo (referent: Nadal): 1, (tacit) él/ella (referent: Nadal): 1
10 oro 0 0 NONE 3 el oro: 1, El oro: 2