Nova trilogia não acompanhará saga de Skywalker, declara diretor de Star Wars

Por: SentiLecto

O aguardado próximo filme da saga de Luke Skywalker, seu diretor e roteirista deu algumas pistas sobre como a franquia está mapeando um futuro que vai ir além de seus personagens tão amados, enquanto os fãs de “Star Wars” se preparam para “Star Wars: Os Últimos Jedi”.

Leer Más

Diretor e roteirista Rian Johnson vai expandir ‘Star Wars’ em nova trilogia

Por: SentiLecto

O aguardado próximo filme da saga de Skywalker, seu diretor e roteirista deu algumas pistas sobre como a franquia está mapeando um futuro que vai ir além de seus personagens tão amados, enquanto os fãs de “Star Wars” se preparam para “Star Wars: Os Últimos Jedi”.

Leer Más

Filme sobre Han Solo ganha título oficial

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Starwars 06

O novo filme de Star Wars, um spin-off baseado na vida de Han Solo, já tem nome: “Solo – A Star Wars Story” .

Ivan não se recordava da sua vida fora da jaula, mas quando Ruby, uma bebê elefanta, chega e passa a conviver com o gorila, ele se recorda de como era boa sua vida na floresta. Junto dos colegas, Ivan bola um plano para escapar do cativeiro e do proprietário abusivo, tentando proteger Ruby.

Leer Más

El influjo de un artífice que ha moldeado el Hollywood actual

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Steven Spielberg Cannes 2013 2

En aras de la especulación inconducente, podríamos probar con eliminar a Steven Spielberg de la historia de los films. Más de cuarenta años del cine que vivimos desde los setenta serían radicalmente distintos; más que eso: no reconoceríamos muchos de sus contornos, de sus imágenes, de sus fantasías, de sus acercamientos a la niñez. Spielberg no sólo ha sido y es un gran director, productor, artífice, autor y generador de ganancias que él ha ayudado enormemente a modificar de escala, sino que adicionalmente ha sido uno de los que han señalado el sendero de lo que sería el cine que conquistaría el mundo luego de la gloria y el ocaso del gran ensayo del cine norteamericano de los setenta: directores como estrellas, que podían sentir su poder creciente en una industria que modificaba sus códigos a una velocidad que ha confundido y ha herido de muerte a algunos y ha hecho más fuertes a otros. Más allá de Michael Cimino y su catástrofe -contagiosa- con Las puertas del cielo, los ochenta serían un mundo demasiado nuevo e inhóspito para otros nombres clave del grupo de los movie brats : Francis Ford Coppola no gozaría en los ochenta de su preponderancia en los setenta, y si se hubiera rendido al nene burgués que había en él, otras grandes irrupciones como Walter Hill y John Milius perderían impulso a medida que se apartaban de la decenio que Pauline Kael, que , al observar Tiburón, ha sentido que ése era el cine que podría haber hecho Sergei Eisenstein ” “, ha sabido estimar como la mejor de la historia. La controversia crítica contaba, también, la envidia que sentían algunos grandes jugadores de Hollywood al observar el film del pez criminal, porque comprendían que Spielberg era no solamente un renovador, sino que pensaba en términos decididamente cinematográficos, liberándose de diversos atavismos que todavía estaban en la industria. Desde su primer largometraje , Spielberg ha mostrado un potencial único, que haría eclosionar una y otra vez en su brillante carrera. No obstante, tiene que ser consciente de que es en parte culpa de él y de George Lucas y sus alquimias comerciales, si el cine hoy es demasiadas veces un show global sin alma, porque la industria ha seguido a Spielberg por su capacidad de comprender cómo estaba modificando el público y su consumo, pero no ha comprendido del todo su visión única, deseante y apasionada como artífice insoslayable.

Con más de un punto en común con el preciado libro Steven Spielberg. A Life in Movies, de la críticaMolly Haskell, publicado a principios de este año, que analiza una por una sus films bajo la lupa de su historia personal, el documental marca una bisagra en la vida íntima e imaginativa del director a partir de su reencuentro con el judaísmo. De hecho, uno de los únicos pasajes en los que Spielberg parece emocionarse con sus recuerdos tiene que ver con su religión y las sensaciones contradictorias sobre ella que han marcado su infancia. “Vivíamos en Arizona, en un lugar en el que éramos los únicos judíos, y cuando mi abuelo me llamaba por él en la calle, yo me sentía incómodo por mis diferencias con mis amigos y de mi nombre hebreo. Durante años me aparté de mis raíces. Ahora sigo sintiendo pudor de esa negación”, cuando el documental comienza a repasar las determinaciones que lo han llevado a dirigir La lista de Schindler, informa el director.Así, por ejemplo, Scorsese brinda detalles sobre el viaje en auto por Los Ángeles que han compartido el día del estreno de Tiburón, los nervios de Spielberg al principio del recorrido y cuando comenzaron a observar las cuadras y cuadras de espectadores que cubrían manzanas enteras, cómo todo modificó aguardan la entrada para observar el film. “Me modificó la vida. Ha sido un pasaje al futuro”, menciona Spielberg, que, sin ser un entusiasta de las entrevistas ni estar particularmente interesado en revelar demasiado sobre su vida familiar, le aceptó a la directora un inmejorable acceso a su mundo.

Leer Más

Harrison Ford: “¿Por qué diablos me siguen llamando para rodar films?”

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Blade runner logo red

Comenzar una entrevista por el final no es lo más ortodoxo en el periodismo. Pero, a veces, resulta irremediable. Por ejemplo, cuando Harrison Ford, que terminaba de abandonar la habitación donde se había festejado la entrevista, te roba el teléfono. Utilizar un móvil en vez de una grabadora para las entrevistas es arriesgado. Es fácil despistarse con la charla y que unas manos rápidas se lo agencien sin que te des cuenta. Y, nada más terminar mi encuentro con el actor, mi peor pesadilla se ha hecho realidad. El móvil ya no estaba donde lo había dejado: la -en apariencia- inofensiva mesita de cristal de un hotel de lujo. Nada más estrecharme la mano, había escapado. Nadie más había ingresado en esa habitación. Tras cinco minutos de búsqueda infructuosa por toda la salón, que ha incluido remover todo el muebles ahí acopiado, he alcanzado la única, probable, terrible conclusión.

El maldito Harrison Ford me había robado el móvil.

Leer Más