Caso haja combate na Península Coreana, embaixadas já têm plano para retirar brasileiros

Por: SentiLecto

Sob fogo atravessado da combate — até agora — retórica entre Coreia do Norte e EUA, os quase 77 milhões de moradoras da península coreana procuram conservar a vida normal. Ao GLOBO, o embaixador brasileiro na Coreia do Sul, Luis Serra, e o encarregado de negócios na Coreia do Norte, Cleiton Schenkel, garantem que o nível de nervosismo já foi bem mais elevado na região e que, diferentemente do que se poderia imaginar, não há pessoas buscando refúgios ou sinais de pânico. Mesmo assim, reconhecem que a comunidade diplomática já desenvolveu planos de contingência para uma retirada de pessoal das áreas afetadas em uma eventual intervenção militar. Há 60 anos pairam sobre os dois países a ameaça de um novo conflito. Serra alega que o nervosismo não tem linearidade e que as pessoas se acostumaram a ela.

Leer Más

El TPP: cuando ganar es perder menos

Si el TPP es ratificado por todas sus partes, México ingresará a un nuevo escenario de comercio y posicionamiento geopolítico que debe aprovechar para dejar de ser un “colado” y transformarse en “el alma de la fiesta”. Por Luis SerraLos detalles de el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica detalles de el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica son mantenidos en secrecía por un selecto conjunto de líderes y expertos de los 12 países firmantes. En virtud de ello, se han erigido dos posiciones respecto a las consecuencias que puede producir para México:La perspectiva oficial es que la inclusión de nuestro país en el TPP representa una oportunidad para potenciar los beneficios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte , y expandir los horizontes comerciales de México hacia un grupo de países que, en su conjunto, representa el 40% del Producto Interno Bruto y un tercio del flujo comercial mundial.Posiciones de expertos reconocidos a nivel internacional, como Paul Krugman y Joseph Stiglitz, previenen que el TPP puede resultar perjudicial, particularmente para las economías menos desarrolladas, ya que el espíritu del pacto no está orientado hacia el libre comercio, sino a la protección de la propiedad intelectual de monopolios y el fortalecimiento de las corporaciones en la solución de polémicas.Ante este vacío de información, vale la pena reflexionar si México tenía opción de “quedarse fuera de la fiesta” o, en caso de que fuese mejor firmar el pacto de participación, aunque esto, mencionado de otro modo pudiera representar pérdidas, a no firmar y perder aún más.El primer aspecto que tiene que destacar es que a 21 años de la firma del TLCAN, las opiniones sobre el mismo continúan polarizadas. Sus promotores argumentan que ha dinamizado el crecimiento de ciertas industrias con efectos positivos sobre otras , y que ha incrementado la calidad y variedad de los bienes y servicios del país. Sus detractores, sin embargo, señalan que el TLCAN no facilitó el despegue de la economía mexicana ni ha quebrado con el pobre rendimiento de la productividad. A pesar de ello, ambas partes coinciden en que modificar el TLCAN es políticamente inviable, y eso, según Luis Rubio en su libro Veinte años de TLC, se constituye como la ventana de oportunidad para que el TPP actualice un acuerdo comercial que ya no corresponde a una realidad global.Como en cualquier pacto comercial, hay ganadores y perdedores. En México hay opiniones de ciertos conjuntos que informan que el TPP puede representar pérdidas para industrias campeonas del TLCAN, como la automotriz. El argumento estriba en que las normas de origen más laxas en autopartes, cabildeadas por Japón, reducirían la participación del sector mexicano en Estados Unidos y Canadá. Esto mismo puede aplicarse para los casos de productos lácteos de Nueva Zelanda, el sector textil con Vietnam y el azúcar de Australia. En teoría, los pactos comerciales como el TPP generan provechos para sus participantes de acuerdo con sus ventajas comparativas. En la práctica, sumarse a estos arreglos comerciales robustece iniciativas de libre mercado de los gobiernos firmantes al reducir la presión de conjuntos de interés afectados por condiciones de mayor competencia.Es ahí donde se llega al callejón sin salida de los detractores del TPP. Porque no están en condiciones de competir con sus contrapartes de otros países, el pacto no debe ser ratificado, en caso de que la firma de el TPP trajere perjuicios a distintos sectores de la economía mexicana. ¿No sería al revés? Si dejamos pasar de largo un pacto con otras 11 economías que engloba a poco más de 800 millones de consumidores y ganancias netas calculadas en 295 billones de dólares anuales, entonces perjuicios serán generados para la economía mexicana, especialmente cuando tres de tus principales asociados comerciales están a bordo en el pacto. Por otra parte, la dinámica comercial mundial ha modificado desde la firma del TLCAN. Pasamos de un modelo en que los productos eran manufacturados en un solo país y se exportaban hacia otros, a un modelo en que las cadenas de valor a nivel internacional están más integradas. Así, el TPP trae aparejado el reto de establecer condiciones para el fortalecimiento de las cadenas productivas del país.Más allá que se sepa que el TPP es una estrategia comercial geopolítica de Estados Unidos para aminorar la creciente participación de China en la economía mundial, la falta de información sobre los detalles del TPP dan pie a especulaciones sobre las probables consecuencias que el pacto pueda arrastrar sobre la economía mexicana. En ese sentido, los ganadores observarán el “vaso medio lleno” y los perdedores lo observarán “medio vacío”. Lo cierto es que, aun sin conocer los detalles, si el TPP es ratificado por todas sus partes.Verónica Baz define esta ocasión del gobierno mexicano como una en la que tiene que dejar de ser reactivo y transformarse en proactivo. Verónica Baz es directora general de CIDAC. Esto, en el contexto de la firma y futura ratificación del TPP equivale a establecer políticas públicas que permitan al país dejar ya de ser un país maquilador y convertirse en un país transformador. Sólo así podrá nuestro país dejar de ser un “colado” y convertirse en “el alma de la fiesta”.Luis Serra es Director de Investigación de CIDAC. Contacto:Correo: [email protected]Correo: [email protected]Twitter: @CIDACFacebook: cidacPágina web: cidac Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la posición y la línea editorial de Forbes México.

Leer Más