Sant Jordi Messi terminó con Zidane

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – ZZTopEliminator

Con la simpleza de usar la analogía de leyenda, el sólito, el increíble Sant Jordi Messi se ha metido en la cueva del dragón blanco y lo ha liquidado con dos estocadas, justo en los momentos decisivos. De la sangre del dragón no ha salido ni una rosa, ni siquiera un libro. Sólo la cabeza de Zidane, como la del Bautista.

Perogrulladas los peloteros de esos mandarines o cortesanos de Concha Espina no son creados jamás la perogrulladas, los peloteros de esos mandarines o cortesanos de Concha Espina y de la corte de San Florentino. Zidane es una grave dificultad para el Madrid. Y aviso a navegantes, porque hasta el momento perdió la Copa, puede perder la Liga, tras el sable de Sant Jordi Messi y se puede columpiar como un ahorcado en el cadalso de Simeone. Nuestro ZZ Top, que no sólo resucitó a Sant Jordi Messi, que jugaba querido y sumergido, sino que adicionalmente ha ocasionado el mayor estropicio moral de Madagascarde Madagascar que se le puede suponer a un técnico en cuestión, es un fenómeno .

Leer Más

Mucho Messi para el Madrid en el triunfo del Barcelona

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Sergio Ramos Confederations Cup 2013 (cropped)

Hay Liga porque existe Messi. Así lo acordó el argentino, que ha colonizado Chamartín y ha dejado al Barça con el sostén del campeonato doméstico. La representación del argentino ha resultado enorme en todos los sentidos, tanto por lo que ha supuesto en la arquitectura y la puntería azulgrana, como por el efecto devastador que ha tenido para los blancos. Indefendible para los de Zidane, el técnico de Francia ha debido retirar antes de la cuenta a Casemiro porque cargaba con una tarjeta tras una tarascada al “diez”, que se ha comido unas cuantas. El entrenador de Galati ya no ha tenido remedio con Sergio Ramos, que se ha llevado la roja por un duro ingreso con las dos piernas por delante frente al propio Messi, que . Después de que el Madrid hubiera apelado a la heroica para equiparar con diez, en el Bernabéu todo ha pasado por Leo, inclusive su broche al partido con un gol en el último parpadeo. A Messi le debe el Barça su vida en esta Liga. Y por cuenta de Messi al Real ya no le salen tan claras las cuentas. El primer acto ha derivado por vías opuestas, por el camino más natural de cada uno. Más fervoroso y directo el Madrid; Le ha costado a los azulgrana sacudirse a su contrincante, de ingreso empotrado cerca de Ter Stegen. El meta de Alemania es el primer encargado de articular el juego culé, pero solo encontraba evacuación por el pasillo central. Los grupos visitantes eran un pantano. Por un lado, con la ortopédica postura de Paco Alcácer, que nunca ha sido, ni va a ser, un extremo. Por la derecha, todo el carril para Sergi Roberto, arrestado por Marcelo y algún volante blanco más. Frente a la pujanza de Carvajal La desventaja de Alcácer fue evidenciada al minuto. Lo que ha tardado el lateral en sacar de rueda al valenciano y asistir a Cristiano, pateado por Umtiti dentro del Sector. No ha habido condena arbitral, perdón barcelonista que tal vez le condicionase más tarde con sus perdones a Marcelo y Casemiro. 4-3-3 Zinedine Zidane 1 Keylor Navas 2 Carvajal 6 Nacho 12 Marcelo 19 Modric 8 Kroos 7 Cristiano 14 Casemiro 9 Benzema 11 Bale 4 Sergio Ramos 1 Ter Stegen 20 Sergi Roberto 3 Piqué 23 Umtiti 18 Alba 4 Rakitic 5 Busquets 8 Iniesta 10 Messi 9 Luis Suárez 17 Alcácer 4-4-2 Luis Enrique El Barça ha encontrado su primera fuga a través de Busquets, agente del tráfico que le mandaba Ter Stegen. A la cadena se agregó Messi, el tercer eslabón tras su arquero y el pivote. Así ha encontrado el Barça asilo con la pelota. Sin él es un equipo desvalido, máxime si ausente Neymar no robustece el medio campo, sino que el postizo Alcácer es dado. Equilibrado la colisión, el Madrid ha cargado con una dificultad. Antes del cuarto de hora, Casemiro ha hecho la tenaza al rosarino. Casemiro es alguacil de Messi en el embudo. Al brasileño le ha tocado cargar con una amarilla madrugadora, una losa para posteriores tentativas de arresto al “diez”. A un paso del descanso, el juez, sin otra causa que porque sí, le ha condonado la segunda tras un pisotón al argentino. Activado Messi, que también ha encajado un golpe de Marcelo que le ha obligado a masticar una gasa durante muchos minutos, el cuadro de Luis Enrique ha sellado sus mejores sucesiones. El Barça ha sido un equipo de nanas sin Leo y otro más “heavy”, estilista y picante con él. Hasta la irrupción fulgurante de Asensio, no ha habido grandes despuntes en los de Zidane, algo temerario con la alineación de Bale, de vuelta a la enfermería cerca de la media hora. También con un juego espasmódico, el Madrid ha sido un equipo más vitalista que fino, con toques más aparatosos de lo frecuente de Kroos y Modric. Y, en especial, de Bale, de chasco en chasco en cada golpeo. Los trueques de Cristiano y Benzema eran su mejor tajada. Hasta que el Barça se ha tragado un centro de Marcelo. Con la zaga cuarteada, Ramos ha rematado al palo izquierdo de Ter Stegen, más rezagado de lo necesario bajo el larguero, y el rechace lo ha embocado Casemiro. Al mazo del Madrid contestó de inmediato Messi, origen y final del empate extranjero. Leo, Busquets y Rakitic han trenzado la jugada, Luis Suárez ha dado carrete al balón entre sus piernas y el argentino, al robo del Sector, rompió a Carvajal y ha batido a Navas. Un gol espléndido que ha despejado los fantasmas recientes de Messi en Chamartín desde 2014. El volumen ha subido tras el intermedio. El partido se rompió, han saltado las cadenas y ha habido ida y vuelta, sin otro gobierno que el dictado por Messi. Los arqueros han tenido mucho más tajo, sobre todo el local. Keylor, en una jornada sobresaliente, se ha crecido ante subastas diabólicas de Alcácer, Luis Suárez Messi… Del intercambio de azotes ha salido peor parado el Madrid, algo infrecuente, porque le van al dedillo los encuentros de puño por puño. Luis Suárez es piqué. En el Madrid solicitó cita Asensio, relevo de Bale, en caso de que el Barça haya tenido en Messi al ingeniero para todo. Entre sus muchas virtudes, la mayoría por explotar en breve, está su despegue con la pelota cosida al pie. Por la Liga, en la comparación solo le resiste Messi. En un acelere del mallorquín por la derecha –conduce igual de bien por ambas márgenes–, CR ha pifiado uno de los goles de su vida, sin una mosca a su alrededor, con la portería como un cráter a dos palmos. Zidane eligió por no correr más peligros con el amonestado Casemiro, mientras el duelo giraba entre Messi y Asensio. Sin tiempo para el nuevo orden con Kovacic, su compatriota Rakitic ha reventado la malla de Keylor con un zapatazo soberbio con la zurda. El Madrid, colina abajo. Y más aún cuando Sergio Ramos se ha pasado de frenada y atropelló a Messi. Pero ya se sabe que cuando se observa en los hilos, el Madrid suele sacar provecho. No ha habido rendición y James, ante la flojera defensiva de los de Luis Enrique, consiguió el empate enfilado por Marcelo. Al Barça, a un metro de la lona en la Liga, solo le quedaba colgarse a hombros de su genio. De quien como fuera, acordó aferrarse a la Liga. Tras ser el protagonista de otra amarilla, esta para Kovacic, el astro, en la última décima de segundo, ha sostenido al Barça en la Liga con un segundo gol de escuadra y cartabón. Mucho Messi hasta para este Madrid que llegaba al clásico con todo el viento a favor.

Pero llegado el clásico de todos los clásicos de cada curso, nada cuenta hasta que silbado el final todo sea amplificado durante días y días. No hay mayor eco.Al opuesto que Zidane, Luis Enrique no ha dudado ayer en dar al duelo un carácter decisivo. Bien que lo saben todos los estamentos institucionales. Por algo el club forzó hasta el último segundo la posibilidad de un perdón burocrático para Neymar, sancionado. Como resultado, un embrollo jurídico-deportivo del que si alista al brasileño, el Barça ha salido prevenido del peligro que corre. Mientras, su entrenador ha deslizado estar concienciado para jugar con y sin él. Futbolistas como Neymar nunca sobran, pero más en este grupo azulgrana mal remendado. Esa es su gran brecha con el Real.La Vecchia Signora no tiene cosquillas, seguramente ni siquiera estornuda, firme y segura como se la observó, a veces inclusive elegante, en su depliegue en el Camp Nou. Cuando Messi ha enfocado a Buffon, tiene tanta autoestima que que han sido muy pocas veces, sus jugadores han soplado para que la pelota no cogiese portería ante el asombro de la hinchada del Barça. Al menos el partido, los barcelonistas no han contado ni cinco, ni cuatro, ni tres ni dos ni siquiera un gol en su dolorosa despedida de la Champions, a pesar de que se batieron como jabatos para ganar. Los bianconeri rechazaron a los azulgrana en Barcelona después de asegurarse en Turín. Los de Italia tienen una estrategia a largo plazo hasta Cardiff y los catalanes viven al día, desnaturalizados y hasta cierto punto vulgarizados, no fuese Messi, como si no tuviesen habilidad ni magia y Messi. Así de desfigurado ha quedado el 10 y el tridente ante la Juve. 4-3-3 Luis Enrique 1 Ter Stegen 3 Piqué 23 Umtiti 18 Alba 5 Busquets 8 Iniesta 10 Messi 9 Luis Suárez 11 Neymar 20 Sergi Roberto 4 Rakitic 1 Buffon 23 Alves 19 Bonucci 3 Chiellini 12 Alex Sandro 5 Pjanić 6 Khedira 17 Mandžukic 7 Cuadrado 21 Paulo Dybala 9 Higuaín 4-2-3-1 Massimiliano Allegri Aunque Luis Enrique ha apelado al delirio colectivo, el Barça ha formado con una alineación muy racional, y si se quiere convencional, como si quisiera recobrar el tiempo perdido, escarmentado desde Turín. El 3-4-3 ha funcionado como solución de emergencia para partidos únicos como el del PSG. La terrible experiencia del Juventus Stadium aconsejaba modificar de fórmula y recobrar el clásico 4-3-3. Había que volver a jugar con laterales profundos, prescindir de un central y vertebrar al equipo a partir de la columna vertebral ya conocida: Piqué-Busquets-Messi. Inestable y perdido en Italia, el Barça quería pintar un partido diferente en el Camp Nou. Y no ha podido por la sobriedad y consistencia de la Juventus. No es fácil recobrar la cordura desde la pizarrón, tener un buen control del juego y de la emoción, se muestra excitada en el Camp Nou, cuando el equipo anda tan angustiado y la hinchada. El desconcierto que vive el Barça ha contrastado con la clarividencia de la Juve, un equipo frío e investigador, más fuerte física y tácticamente que el de Luis Enrique. Los bianconeri pueden jugar diez partidos diferentes con los mismos once futbolistas capitaneados por Buffon. Allegri ha repetido el equipo de Turín y la Vecchia Signora ha jugado con la misma convicción en el Camp Nou. Presionaba bien, se estiraba mejor y tenía en el punto de ve a Ter Stegen. El dominio escénico italiano ha sido sobrecogedor para la entusasta afición del Barcelona. La Juve solo se ha recogido después de protagonizar un despliegue rotundo e intimidador para el Barcelona. Los azulgrana fue atemorizado por un momento, sometidos y descolocados, sostenidos por sus dos centrales: Piqué y Umtiti. Cuando en una jugada cien veces repetida Alba no ha alcanzado el pase atravesado de Messi, la pelota no ha salido del campo barcelonista hasta pasado el cuarto de hora. Surgió entonces la fortaleza defensiva de la Juve también para el Barça, enojado igualmente con el permisivo árbitraje de Kuipers. La fortaleza defensiva de la Juve es desquiciante para cualquier adversaria. Cuando la Juve ha enfriado el partido, al Barça le pudo la sobreexcitación y redujo Messi. El 10 solo ha podido armar un disparo franco antes del descanso, señal de los impedimentos azulgrana para llegar hasta Buffon. Al Barcelona le sobraba intensidad y le faltaba lucidez, reducido el tridente a las internadas de Neymar, desafiante ante Alves y expuesto a la expulsión después de flagelar a Pjanic. Pese al ruido que había en el estadio y de un par de llegadas, pasaban muy pocas cosas en el Sector de Buffon. El fútbol azulgrana era demasiado espasmódico y precipitado, poco armonioso y sin línea de pase ni profundidad, fácil de defender por la compacta y solidaria zaga de la Juventus. Alcanzado el descanso, el encuentro pedía medidas drásticas desde el punto de vista azulgrana y Piqué cuando se dolía del tobillo Neymar, eligió por colocarse de 9. No ha parecido la mejor determinación sino que ha expresado la inquietud que vivía el Barcelona. Luis Enrique ha intervenido poco después para consolidar el ataque con Alcácer a costa de Rakitic. Tenía que ayudar a Messi, cuyos tiros no cogían el arco, y poner el balón en el punto de penalti en busca del rechazo imposible para Buffon. Ha quedado detenido un partido para los delanteros del Barça y los defensas de la Juve, una mala señal para los medios de Luis Enrique. Los azulgrana han quedado orillados en el banderín de córner y se rindió el Camp Nou. Mientras quebraba a llorar Neymar, la afición comenzó a aplaudir a Messi y a aplaudir la ferocidad de sus muchachos. No hay modo de que Messi marque un gol en los cuartos de final de la Champions y el Barça se ha quedado a cero en los dos partidos con la Juve. El 10 y el equipo no se terminan de encontrar ni desde que ha llegado al Camp Nou, siquera en el Camp Nou y Luis Enrique ha dejado ganar su primer partido en la Champions. Peleo se va a ir en junio y el club tendrá que recomponer el proyecto después de renovar y definir el rol que va a ocupar Messi. Si quiere mantener sus opciones en la Liga en espera de la Copa, ahora que quedó en fuera de juego en Europa, rebanado por la hoz de la Juve, le queda por enfrentar el clásico. No va a ser fácil levantar el ánimo a pesar del aplauso del Camp Nou.La réplica del Madrid solía llegar en boca de Arbeloa, con el que ha mantenido ácidas discusiones hasta el punto de que los periódicos se hacían eco de sus insultos. “Arbeloa no es mi amigo… Es un cono-cido”, como se le apelaba con sarcasmo al ex lateral blanco, ha resuelto frente a las cámaras dando pausa tras el cono. Aunque Sergio Ramos cogió el relevo y también son numerosas las oportunidades en las que se chocaron. Disputas que, unido a su presunto propósito de independentismo –“Piqué no se siente español’, mencionan. ¿Pero cuándo he mencionado yo eso?”, contesta- le han llevado a recibir pitos por doquier. “Es una situación con la que debo vivir. No le doy muchas vueltas. La gente le da bombo porque soy yo y les da morbo, y se puso de moda. Pero en oportunidades ya ni me doy cuenta”, informaba hace apenas un año. Y de tan acostumbrado que estaba, en un partido con la selección se aproximó a Bartra y le interrogó: “¿Hoy no me han silbado, no?”. Bartra, claro, se ha echado reír porque había sido una sinfonía de altos decibelios. Justo lo que se espera encontrar mañana en el Bernabéu. “Lo que no me gusta del Madrid son sus valores. No me gusta observar en su palco las personas que mueven los hilos de esta nación. Con curiosidad, la persona que ha imputado a Neymar y Messi estaba al lado de Florentino”, ha resuelto hace unas semanas. Culé hasta la médula y fusta del Madrid.

Leer Más

Messi puede con las siete vidas del Real Madrid y reabre la Liga

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Sergio Ramos Confederations Cup 2013 (cropped)

Arde el clásico y arde la Liga. Ha sido un partido cumbre, sometido a un intercambio de golpes como el de dos boxeadores que abandonan la guardiana y se lanzan el uno a por el otro, y ha sido un partido definido por un jugador cumbre, desestabilizador, resistente ante los golpes, sin un solo reclamo a pesar de jugar ensangrentado, y goleador. Después que se le hiciese ininteligible la resistencia del Madrid, messi terminó lo que comenzó , sus siete vidas inclusive en inferioridad. De esa incomprensión ha nacido su rebeldía de poseso para ir en busca de esos minutos que sólo festeja el Bernabéu, transformado en un sepulcro. [Relato y estadísticas]

Todo lo que ha hecho el argentino ha tenido un influjo enorme sobre el partido. Ha puesto en peligro a Casemiro, igualó tras el gol del brasileño, causó la expulsión de Sergio Ramos y ha cerrado al triunfo, antes de dirigirse a la grada, retador. Había soportado una persecución dura, inclusive un golpe que le ha hecho sangrar y jugar con un pañuelo entre los dientes durante muchos minutos. El Madrid, que se sentía eufórico y quería hacerse rápidamente con la atmósfera del duelo, que todavía depende de sí mismo, gracias a ese partido pendiente en Balaídos, sabe que Messi no le va a perdonar, si falla. Cuando se abre una botella de champán, todo comenzó de la misma forma que. Era lógico. Sin el balón, adicionalmente, el Barcelona es etéreo, como la sombra de sí mismo. A ese arranque a fuego le ha faltado la explosión que si Hernández Hernández hubiera señalado un penalti de Umtiti sobre Cristiano en el segundo minuto, bien podría haber llegado. La explosión es el gol. El colegiado, de hecho, iba a inhibirse en lo sucesivo en la mayoría de jugadas que precisaban determinaciones de enjundia, salvo en la expulsión del capitán de Madagascar, justa. Tampoco ha tomado mucho interés en comunicarse, en caso de que no haya observado el golpe de Marcelo a Messi. De la misma manera, ha sido condescendiente con Casemiro en su persecución del argentino. Con las piernas, el corazón y el estatuto no es suficiente para detenerlo. Ha acertado Hernández Hernández en la postura de Sergio Ramos, en la jugada que ha dado origen al primer tanto del Madrid. A veces, se acierta, cuando no se silba.

Leer Más

Real Madrid – Barcelona: horario y dónde observar el clásico de la Liga Santander

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Kit socks realmadrid1617t

Sigue en directo el Real Madrid – Barcelona. El Real Madrid y el Barcelona, que lo hacen este domingo 23 de abril a partir de las 20:45 -hora española- en el Santiago Bernabéu, se afrontan en el clásico más esperado de la Liga Santander de los últimos tiempos. El encuentro, que corresponde a la jornada 33 de la competición, es uno de los más esperados del año, y uno de los más reñidos. El partido podrá ser observado en directo en Movistar Partidazo, y se podrá seguir online desde la página web de EL PAÍS.

Cruces de semifinales El sorteo de Champions para conocer hora de España los es festejado este viernes 21 de abril en Nyon a partir de las 12 del mediodía hora española y se podrá seguir en directo en UEFA.com y en la web de EL PAÍS. Los emparejamientos de esta eliminatoria son acordados en un sorteo abierto sin cabezas de serie en el que los equipos de España pueden atravesar se en el sendero.Shutter Island brinda una lección de cómo crear un film apasionante a partir de un guion por completo predecible. Desde las primeras sucesiones, Scorsese imprime al filme un aire retro ante el que el espectador podría creerse hundido en un filme de los años cuarenta, al estilo de los producidos por Val Lewton para la RKO. La cámara de Scorsese, febril, recorre los escenarios de una terrorífica isla-manicomio y deja recaer la magia de Shutter Island en sus incendiarias imágenes, en una puesta en escena que transforma en inquietante cada plano, cada enfoque.

Leer Más

Un duelo al sol en mitad de la noche

Por: SentiLecto

El partido del siglo, el día D, la hora de la verdad… Lo podemos llamar de mil formas, pero ninguna nos hace falta, basta con mencionar que se juega un Real Madrid-Barcelona, que ya se sabe lo que son las dos superpotencias futbolísticas de nuestra nación y qué representan, así que la pregunta es cómo llegan a este domingo en el que, de ingreso, tiene mucho más que perder el que ya perdió mucho, el equipo azulgrana, que se termina de quedar sin Copa de Europa porque no todos los miércoles son fiesta, para que todo eso se dé por sobrentendido. A los locales, les sirven dos resultados y a los visitantes sólo uno, porque a Zidane un simple empate le pondría con un pie en La Cibeles.

Leer Más