Suecia10643BGamblaUbsalahC3B6gar.png

Cien años de Ingrid Bergman, la estrella que ha brillado por su naturalidad

«Creo que ella escogió fallecer el mismo día que había nacido; hay una especie de simetría en ello, es algo que le gustaba. Y es apropiado, ha sido como cerrar el círculo de su vida». Son palabras de Pia Lindstrom, la hija mayor de Ingrid Bergman, que hoy, 29 de agosto, hubiera cumplido cien años. Uno de los grandes mitos de la época dorada de Hollywood es recordado a la actriz sueca, , hoy en todo el mundo. Suecia y Estados Unidos le consagran un sello de correos; en Estocolmo se estrenó, con la presencia de sus cuatro hijos, un documental sobre su vida con material inédito, y el MoMA neoyorquino inaugura hoy un ciclo de proyecciones de sus películas -también lo hace, en Madrid, el Circulo de Bellas Artes-, entre las que figuran algunos de los títulos míticos de la historia del cine: «Encadenados», «Sonata de otoño», «Luz que agoniza», «Juana de Arco» y, sobre todo, «Casablanca».

A Ingrid Bergman se la ha llevado un cáncer de mama al que no pudo triunfar en sus años últimos, pero dejó un legado propio de una persona que cambia el cine y que participa en primera persona en la modernización de un arte. Hitchcock, Rossellini, Molander o Ingmar Bergman son algunos de los directores que pudieron disfrutar de la actriz sueca para sus películas, transformandose mencionados trabajos, de manera recurrente, en éxitos de la historia del cine. Repasamos los hitos en su filmografía y las rocas angulares sobre las que ha fraguado su carrera una de las mujeres más influyentes del siglo pasado.

Suecia, oficialmente Reino de Suecia, es un país escandinavo de Europa del Norte que forma parte de la Unión Europea .

Ingrid Bergman ha sido una actriz sueca galardonada con 3 trofeos Óscar —igualada por Meryl Streep en 2012 y sólo superada por Katharine Hepburn con cuatro estatuillas— y 5 Globo de Oro, además ha sido la primera ganadora del Premio Tony como mejor actriz.

Isabella Rossellini, la más popular de sus hijas, ha mencionado de ella por su parte que «gustaba a las mujeres porque observaban en ella su misma naturalidad». Su hermano Roberto la definió así: «Ha sido una mujer libre, independiente, valiente y muy moderna. Rendirle homenaje a ella es rendírselo a todas las mujeres».

Son dos testimonios cercanos e íntimos sobre una mujer que se alejaba del canon de las grandes estrellas de Hollywood, que brindaba a las cámaras la serenidad de su mirada y la sencillez de su gesto; de una actriz que ha enamorado a directores como Alfred Hitchcock -con el que ha trabajado en tres oportunidades-, Víctor Fleming, Stanley Donen o Michael Curtiz; que ha rodado en cinco idiomas y que ha obtenido tres Oscar, por «Luz que agoniza» , «Anastasia» y «Homicidio en el Oriente Express» . Según el American Film Institute, es la cuarta estrella de Hollywood más importante, solo por detrás de Katharine Hepburn, Bette Davis y Audrey Hepburn.

Ingrid Bergman tenía una sonrisa tibia y una mirada transparente, a la que se asomaba con frecuencia la tristeza. Cuando tenía dos años y a su papá una década después, quizás eran las huellas de su infancia: ha perdido a su progenitora cuando. Siempre ha querido ser actriz: «Yo estaba de luto,, cuando he salido del escenario estaba en un funeral. El mío. Ha sido la muerte de mi ser imaginativo», contaba al recordar su primera audición en la Royal Dramatic Theater School de su ciudad natal, Estocolmo. Tras una docena de películas en Suecia el productor David O. Selznick la ha llevado a Estados Unidos en 1939 para una nueva variante de «Intermezzo». Y solo tres años más tarde, ha llegado «Casablanca». la historia de amor imposible con Humphrey Bogart -«siempre nos va a quedar París»- ha hecho que Ingrid Bergman se convirtiera en una estrella.

Ha nacido un 29 de agosto de hace cien años en Estocolmo. Falleció en Londres 67 años precisos después de nacer. Ni un día más, ni un día menos. Ingrid Bergman ha sido posiblemente la actriz más polivalente y prolífica de todo el siglo XX. Lo ha demostrado en el cine, el teatro y la tele con numerosos galardones y personajes que la han llevado en volandas, y de una muy merecida manera, al Olimpo del séptimo arte.

Su carrera tomaría un nuevo giro en 1949. Fascinada por el cine de Roberto Rossellini, le ha escrito mencionandole cuánto le gustaría trabajar con él. Lo han hecho en la película «Stromboli»… Y se han enamorado. La actriz ha quedado embarazada, y Hollywood la ha repudiado -Ingrid Bergman ya estaba casada con un médico sueco-; el asunto fue tratado incluso en el Senado de Estados Unidos que la ha calificado, como” una influencia poderosamente maligna”. «La gente observaba en mí a Juana de Arco y me convirtió en una santa. No lo soy, solo soy una mujer, otro ser ser humano», ha declarado.

Tras siete años de matrimonio ha llegado el tercer cambio en su vida. La actriz sueca retomó su carrera en Estados Unidos, donde el escándalo que la obligó a emigrar se había ido diluyendo como un azucarillo. Ha alternado el cine con el teatro, Hollywood con Europa, y se ha casado por tercera vez. Su último papel ha sido el de la histórica líder israelí Golda Meir, por el que ha ganado su segundo Emmy, ya a título póstumo. Un cáncer de mama ha terminado con su vida en Londres el 29 de agosto de 1982, justamente 67 años después de su nacimiento.

Otras fuentes combinadas en esta noticia:

  • Cien años de Ingrid Bergman en diez películas