Legisladores católicos entusiasmados con visita papal a EEUU

JohnBoehnergolf.jpg

John Boehner trató durante 20 años de conseguir que un pontífice venga a hablar ante el Congreso. John Boehner es el presidente de la Cámara de Representantes. Nancy Pelosi menciona que le faltan palabras para manifestar su emoción. Nancy Pelosi es la líder de la minoritaria bancada demócrata.

El personal del presidente de la Cámara y los funcionarios de la policía del Capitolio de Estados Unidos, al igual que otras oficinas asociadas, llevaron a cabo un ensayo la semana pasada a fin de ayudar a los voluntarios a que comprendieran qué tienen que esperar y cuáles son los mejores sitios para lograr observar al papa. El conjunto ha recibido instrucciones sobre cómo contestar preguntas acerca de dónde se podían situar las personas, dónde podían encontrar asistencia médica, servicios sanitarios y puestos de control de seguridad.

John Andrew Boehner, es un político del Partido Republicano, Presidente de la Cámara de Representantes desde el 5 de enero de 2011.

Nancy Patricia D’Alesandro Pelosi es una política estadounidense del Partido Demócrata.

Esta semana el histórico discurso del pontífice Francisco al plenario del Congreso tiene entusiasmados a los legisladores de toda afiliación política y religiosa. Para los muchos legisladores católicos en el Capitolio, incluso el republicano Boehner y la demócrata Pelosi, la oportunidad conlleva un significado especial pese a que están prevenidos de que este papa nada convencional podría no agradar exactamente a ninguno de los dos partidos con algunos de sus comienzos morales que abarcan cuestiones políticas y sociales.

Antes del discurso del jueves, muchos legisladores han manifestado esperanza de que el líder espiritual de 1.200 millones de católicos sacuda a los miembros del Congreso para reflexionar y abstenerse, al menos temporalmente, de las pujas partidistas que suelen dominar la cámara baja donde va a hablar.

A la vez, los legisladores han comenzado a invocar la figura papal para avalar sus argumentaciones en distintos temas. Los demócratas, en particular, esperan que les suministre municiones en contra de la mayoría republicana en cuestiones como desigualdad en los ingresos, inmigración y cambio climático.

El senador demócrata Sheldon Whitehouse, una de las voces que promueven acción en el Congreso para combatir el calentamiento global. ha comentado: “Siempre existe la esperanza de una revelación”.

Algunos republicanos sospechan de la postura activista del pontífice en esa y otras cuestiones. Paul Gosar ha anunciado planes de boicotear el discurso de Francisco a causa de variantes de que el papa podría concentrar su mensaje en el cambio climático. Paul Gosar es un representante republicano. El republicano ha sostenido que “puede hacerlo en su tiempo personal, en caso de que el pontífice desee consagrar su vida a combatir el cambio climático”.

Después de su discurso, Francisco va a salir al balcón donde lo podrá observar el público.

Pero los republicanos pueden consolarse con otras posiciones de Francisco como su oposición al aborto.

“Solo espero que oigamos argumentos menos ligados a políticas específicas y más a los objetivos más edificantes para el mundo”, afirmó el senador republicano Thom Tills. “Para mí es una ocasión única. Miles de millones de católicos nunca están en la misma ciudad que él y me entusiasma estar en el mismo salón y escuchar lo que tenga que mencionar”.

Sentado al lado de Boehner y el vicepresidente Joe Biden, otro católico, el pontífice Francisco va a ser uno de los pocos líderes religiosos que pronuncien un mensaje al Congreso en pleno. Según el historiógrafo de la Casa Blanca, la primera ha sido la reina inglesa Isabel II en 1991. La monarca inglesa es también técnicamente líder de la Iglesia anglicana. Oficialmente, Francisco va a hablar en su condición de jefe de Estado del Vaticano.

Esas son las instrucciones de los líderes de las dos cámaras, quienes en una carta instaron a los legisladores a abstenerse “de apretones de manos y conversaciones a lo largo del pasillo central durante las llegadas del Senado, el decano del cuerpo diplomático, la Corte Suprema, el gabinete presidencial y el papa Francisco”.

Se anticipa que decenas de miles de personas se congregarán en torno al Capitolio, donde el discurso del papa será transmitido a quienes no hayan podido conseguir entradas. Después de hablar al Congreso saldrá al frente para saludar a la multitud. Toda su visita al Congreso tiene que durar 90 minutos.

Francisco va a hablar a un Congreso en que los católicos tienen mayor proporción que la población en general, según el Centro Pew de Investigación. Los católicos representan el 30% de los legisladores, en comparación con el 22% de los adultos estadounidenses.

Otras fuentes combinadas en esta noticia:

  • Congreso de EEUU presenta protocolo para la visita del papa
  • John Boehner crea un mini ejército para manejar la visita del papa Francisco
  • Obama y Castro hablan antes de visita del papa a Cuba y EEUU
  • La niña que viajó al Vaticano para pedir por su padre encarcelado planea repetir la hazaña