KerstingApollmitdenStunden.jpg

Los refugiados sirios son registrados en el ferry que el Gobierno griego envió a la isla de Kos

Los refugiados sirios en la isla griega de Kos comenzaron a ingresar a primera hora de este domingo en el ferry enviado por el Gobierno heleno.

La desesperación y el caos amargan el sueño europeo de miles de personas en la isla griega de Kos. Las autoridades locales están desbordadas por la afluencia masiva de refugiados e inmigrantes clandestinos. La tensión, el malestar y las refriegas son persistentes.El Gobierno heleno envió un enorme ferri para albergar a 2.500 refugiados sirios y acelerar los registros.

El “Eleftherios Venizelos”, atracado en la isla desde el viernes para suministrar hospedaje temporal a los inmigrantes sirios, va a pemanecerá allí unas dos semanas.

Los funcionarios a bordo de la nave, con capacidad para alojar a 2.500 personas, llevarán a cabo registros a mencionados refugiados y a los recién llegados independientemente de su nacionalidad.

La mayoría de los recién llegados huyen de los conflictos en Siria y Afganistán. Muchos vienen con las manos vacías y no encuentran siquiera una cama donde dormir:

Si bien se han considerado ellas posteriormente como diosas de el orden en general y de la justicia, en la mitología griega, las Horas eran originalmente las personificaciones o diosas del orden de la naturaleza y de las estaciones.

Cuando varios marineros han entregado un vehículo lleno de agua a los indocumentados, que también padecen las consecuencias de la carencia de comida, horas antes la agresividad ha estallado.

Uno de los marineros ha asegurado que estas caóticas escenas le ha hecho cuestionarse el trabajo de las autoridades que se encargan de gestionar la llegada de inmigrantes a Europa.

La mayoría de ellos esperan recibir su documentación para poder seguir su periplo por la Europa continental, aunque los sirios tienen preferencia al tener el estatus de refugiados.

Según ACNUR, solo en el mes de julio han llegado a Grecia 50.000 personas procedentes, sobre todo, de Siria, Afganistán e Irak. 250.000 inmigrantes atravesaron el Mediterráneo hacia Europa este año.