MinisteriodelAmbiente0002.JPG

El cruento final de Sara, la joven suicida que no quería fallecer

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Ministerio del Ambiente 0002

Sara ha llegado poco antes de la nueve de la noche al monumento a Bécquer, en el corazón del parque de María Luisa. A esa hora quedaba ya poca gente en los antiguos jardines de los duques de Montpensier y la penumbra era casi absoluta. La joven, de 31 años, llevaba en el bolso un bote de barbitúricos que estaba dispuesta a comer. Se ha sentado al lado de la escultura del poeta y ha enviado a sus amigos una carta de adiós a través del teléfono móvil, que ha puesto en manera avión para que nadie pudiese fastidiarla y se ha tomado las pastillas. Pero Sara, que cuando la ha violado aprovechando su estado de inconsciencia, no falleció por causa de los barbitúricos que se había tomado, sino a consecuencia de las “atroces” heridas que le había causado Francisco, a la que al día siguiente han encontrado fallecida desangrada, no quería fallecer. Había tomado prevenciones para que la tentativa de suicidio no pasara de allí, ha tomado precisamente la mitad de la dosis que, por lo que había consultado en el navegador de su móvil, resultaba letal. Y había comunicado a sus amigos indicando, inclusive, a qué hospital tenían que llevarla. Era sólo un “aviso”, otro más de lo que ya había protagonizado con anterioridad. Sólo unos días previamente le había confesado a su psiquiatra que estaba experimentando hasta dónde podía llegar en la mezcla de alcohol y pastillas.

Con lo que no contaba Sara era con que aquel día, al lado del monumento a Bécquer iba a toparse con un “merodeador sexual y misógino” -los entrecomillados son del jefe del grupo de Homicidios de la Policía de Sevilla- aficionado al sadomasoquismo, a prácticas extremas y somnófilo, todo un compendio de parafilias sexuales que contesta al nombre de Francisco Morillo, que había maltratado a su mujer y que, se lo juzga desde este lunes, en la Audiencia de Sevilla y para el que solicitan la cárcel permanente revisable por haber asesinado a Sara . Como lo informó el jefe de Homicidios, la somnofilia es eso, la excitación sexual con una persona que está dormida o “vestir o desvestir a alguien cuando está inconsciente” y abusar sexualmente de esa persona.

Según ha contado este lunes la Policía en la primera sesión del proceso, es precisamente lo que ha hecho , aquella noche con la joven a la que encontró al lado de la estatua de Bécquer, en una de las áreas más recónditas del parque de María Luisa y que él frecuentaba en busca de encuentros sexuales.

Ambas partes sostienen que el imputado se aprovechó de la víctima porque ésta estaba aletargada tras la ingestión de barbitúricos “con el supuesto propósito de suicidarse”, lo que no era la primera vez que ocurría porque en otras oportunidades ha hecho lo mismo como “llamada de atención” hacia su medio más cercano.

Hace 1 año, Francisco Morillo había discutido, la del 23 de febrero de 2016, con Carmen, su pareja desde hace 17 años. Como tantas otras veces, ha salido de su casa en la calle Evangelista, en Triana, y se ha dirigido al parque. El presunto criminal y violador asegura que se ha encontrado a la víctima sentada, algo “mareada” y que le ha contado que había discutido también con su pareja, que se han puesto a hablar y, en un momento dado, decidieron mantener vínculos sexuales, tras lo cual ha regresado a su casa.

Sara, según la narración de Francisco ante el juzgado de la Sección Primera de Sevilla, se ha quedado ahí y él no ha notado en ningún momento que tuviera lesiones o heridas de ningún tipo.

Los forenses han encontrado tal cantidad de sangre en su cuerpo y unas heridas tan graves que, han asegurado, “nunca” habían observado nada así, cuando al día siguiente le han practicado la necroscopía.

En 1 día, van a declarar los testigos que resten por hacer lo, el 9 de mayo, y el día siguiente se van a practicar las pruebas periciales y se van a presentar los reportes decisivos de las partes personadas.

Después de que una mujer que pasaba por el lugar notara algo extraño en aquella mujer que estaba derribada, eso ha sido , boca debajo, en un banco. Las manos recogidas y la cabeza cubierta por la capucha de la sudadera que llevaba.

Un ministerio es cada una de las partes en las que se puede fraccionar el Gobierno de una nación.

Mientras que el imputado pide su libre absolución, además de la cárcel permanente, el Ministerio Público y la familia de la joven solicitan para el sospechoso quince años de prisión por la violación, así como que indemnice con 100.000 euros a los papás de la joven y con 25.000 euros a su hermana.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: SLIGHTLY NEGATIVE

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>El cruento final de Sara, la joven suicida que no quería fallecer
>>>>>La Fiscalía pide prisión permanente para el autor de una violación mortal a una joven en Sevilla – May 08, 2017 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Francisco Morillo 0 25 PERSON 9 él (referent: Francisco_Morillo): 1, (tacit) él/ella (referent: Francisco_Morillo): 6, Francisco: 1, Francisco_Morillo: 1
2 mujer 0 80 NONE 5 aquella mujer: 2, una mujer: 2, su mujer: 1
3 Sara 20 20 PERSON 5 (tacit) él/ella (referent: Sara): 1, Sara: 4
4 lesiones 0 210 NONE 3 unas lesiones tan graves: 1, las brutales lesiones: 2
5 pareja 0 0 NONE 3 su pareja: 3
6 persona 0 0 NONE 3 esa persona: 1, una persona: 2
7 prisión 0 0 NONE 3 la prisión permanente: 1, cárcel: 1, la prisión permanente revisable: 1
8 todo un compendio de parafilias sexuales 0 0 NONE 3 todo un compendio de parafilias sexuales: 3
9 víctima 0 140 NONE 2 la víctima: 1, la víctima sentada: 1
10 acusado 0 60 NONE 2 el acusado: 2