Flirtear por Whatsapp sí es poner los cuernos

Por: SentiLecto

“Hoy estabas más linda que nunca”. “Me he tenido que contener sabiendo que estás casada para no invitarte a cenar”. “Menudo cuerpazo de gimnasio que se te está quedando; tu mujer va a estar”. Estos mensajes enviados por dos personas con otros compromisos sentimentales, ¿son inofensivos? ¿Son solo un juego entre dos conocidos? ¿Jugar a seducir o coquetear con un compañero o amigo sin abandonar el WhatsApp o Facebook es infidelidad? ¿Qué separa el tonteo subidito de tonalidad de la traición más flagrante que daña y embauca? ¿Es incompatible la interacción virtual con el mantenimiento de la pareja?

La presión si queremos que renuncie », «esa mujer nunca va a tener la estima de nuestra comunidad educativa» tiene que sentir: «No la queremos y se deberá ir»… Decenas de mensajes saturan el grupo de papás de WhatsApp del colegio público Blas de Lezo de Madrid, donde un tribunal investiga el acoso a la nueva directora del centro, a la que la mayoría de familias repudió.La presión si queremos que renuncie », «esa mujer nunca va a tener la estima de nuestra comunidad educativa» tiene que sentir: «No la queremos y se deberá ir»… Decenas de mensajes saturan el grupo de papás de WhatsApp del colegio público Blas de Lezo de Madrid, donde un tribunal investiga el acoso a la nueva directora del centro, a la que la mayoría de familias repudió.

WhatsApp es una aplicación de mensajería para teléfonos inteligentes, en la que se envían y reciben mensajes por medio de Internet, complementando servicios de mensajería instantánea, servicio de mensajes cortos o sistema de mensajería multimedia.

No tener a la persona delante puede favorecer el atrevimiento y hacer que la fantasía nos brinde unas dosis mayores de excitación, pero ¿dónde está la línea roja? La psicóloga de Australia Melanie Schilling lo tiene claro, ha acuñado el término microinfidelidades para denominar a estos pequeños contactos donde se muestra interés físico y/o emocional por un tercero.

En nuestra sociedad, parece ser de común acuerdo que el intercambio carnal con una persona fuera del vínculo se estima que quiebra el contrato manifiesto o implícito de fidelidad sentimental .

Sin embargo, las posibilidades virtuales han agregado mayor imprecisión a las interacciones y quebrado el consenso general de qué es y qué no es una infidelidad. No hace falta buscar la complicidad del hotelito discreto, aplicaciones como WhatsApp o Facebook, Instagram brindan un acceso directo al “otro querido” en cualquier momento y lugar.

A su vez, en la isla de Tin Shui Wai de La Palma, los agentes han detenido a un joven de 19 años que se había comenzado en el mundo de la pedofilia a través de cómics en los que surgían menores de edad que padecían abuso. Si bien no solía ser un miembro activo de grupos de pedofilia ante el miedo de ser detenido, a continuación, pasó a buscar activamente material sexual de menores de edad, a pesar de que solía instar a otros miembros a que compartieran su material pedófilo.

WhatsApp es una aplicación de mensajería para teléfonos inteligentes, en la que se envían y reciben mensajes por medio de Internet, complementando servicios de mensajería instantánea, servicio de mensajes cortos o sistema de mensajería multimedia.

Según un estudio de la Universidad de Sunderland, el 80% de las mujeres estimarían el ‘sexting’ como una infidelidad frente a únicamente el 38% de los hombres. Ellas aseguran sentirse igualmente traicionadas por la complicidad y la implicación emocional de sus compañeros con otra persona. Lo novedoso es el medio porque permite una proliferación de contactos “eróticos” sin necesidad de conectar cuerpo a cuerpo necesariamente.

Sin embargo, el término fidelidad viene del vocablo de Latinoamérica “fides” que significa confianza. Por consiguiente, una infidelidad sería una conducta que favorece una pérdida de confianza dentro de la pareja. Esto es subjetivo y depende de la educación y la cultura, pero también de lo decidido por los compañeros.

Cuando uno de ellos habla de sus flirteos, a menudo, las dificultades aparecen como “algo sin relevancia” mientras que el otro siente que afecta a la base de seguridad sobre la que se respalda su vínculo y los vive como una amenaza.

En la llamada infidelidad cibernética se busca novedad, otras percepciones, un deseo de reencontrarse con una versión perdida y querida de uno mismo, sentirse querido o querida o poder disfrutar con mayor intensidad del sexo.

De hecho Daniel H.Pink, el autor del bestseller ‘¿Cuándo? La ciencia de encontrar el momento exacto’, apunta a que el final de una decenio representa una frontera enfatizada ingreses las fases vitales y funciona como marcador de progreso en la vida. A los 39, los 49 y los 59 existe una mayor posibilidad de que alguien que no había pensado en tener un vínculo extramatrimonial se anime ahora comenzando una “teleaventura” sin salir de casa a través del Smartphone, la Tablet o el ordenador.

Otras veces, lo que sucede es que las parejas se sienten solas, se observan involucradas en modelos de vínculo de pareja negativos, padecen críticas por parte de sus compañeros o no reciben simpatía. No saben qué hacer al respecto, se sienten indefensos y sin esperanza. Ocurre que cualquiera que les mencione algo agradable y sea cordial les llama poderosamente la atención y comienza un vínculo sentimental entre ambos. Las aplicaciones para conocer personas desde la intimidad de casa son un campo abonado para las tentaciones en estas situaciones.

El ocultamiento de estas conductas sería el síntoma principal: si hablas a escondidas con alguien y guardas su número con un sobrenombre para no mostrar el real se está produciendo un microengaño a la pareja oficial.

En la práctica terapéutica hemos observado casos paradójicos donde cuando se descubre este secreto sin que necesariamente el vínculo extraconyugal haya pasado de la etapa virtual, la pareja llega a la ruptura. A pesar de que se haya hablado, una vez se traiciona la confianza en algunas parejas las cosas no vuelven a ser como antes de lo que estaba detrás de la infidelidad.

Por suerte, esto no tiene por qué ser así y en muchos casos la crisis que se abre en el vínculo puede dar lugar a poner sobre la mesa aspectos que habían quedados olvidados. La microinfidelidad puede ser un explosivo en la línea de flotación de la dejadez y el tedio que habían confiscado a los compañeros.

Isabel Serrano-Rosa es psicóloga y directora de EnPositivoSí.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: NEUTRAL

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Flirtear por Whatsapp sí es poner los cuernos
>>>>>Cuando los grupos de padres de WhatsApp se descontrolan: “Que la directora no se sienta tranquila ni un minuto” – December 10, 2019 (El Mundo)
>>>>>Cuando los grupos de padres de WhatsApp se descontrolan: “Que la directora no se sienta tranquila ni un minuto” – December 10, 2019 (El Mundo)
>>>>>Cae una red compuesta por menores que difundía pornografía infantil como stickers de WhatsApp – December 10, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>Los Mossos sorprenden a un sospechoso descargándose pornografía infantil en un locutorio – December 06, 2019 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 infidelidad 0 90 NONE 6 una infidelidad: 3, la infidelidad: 1, infidelidad: 1, la llamada infidelidad cibernética: 1
2 nosotros/nosotras 0 0 NONE 6 (tacit) nosotros/nosotras: 5, nos: 1
3 15 0 NONE 5 te: 1, (tacit) tú: 4
4 decenas de mensajes 0 160 NONE 4 Decenas de mensajes: 4
5 yo 0 115 NONE 4 Me: 1, (tacit) yo: 3
6 qué 0 20 NONE 4 qué: 3, Qué: 1
7 relación 50 0 NONE 4 su relación: 1, la relación: 3
8 WhatsApp 0 0 PERSON 4 WhatsApp: 4
9 mujer 80 34 NONE 3 tu mujer: 1, esa mujer: 2
10 mensajes 50 15 NONE 3 Estos mensajes enviados: 1, mensajes: 2