TRIBUNALSUPREMODEESPAC391A.jpg

La madre indenmizada por el crimen de su hija: “Que no den a nuestros hijos a un maltratador para que los mate”

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – TRIBUNAL SUPREMO DE ESPAÑA

El Estado tendrá que indemnizar a una víctima de violencia de género que pasó los últimos 15 años solicitando protección, primero, y reparación, después, por el homicidio de su hija a manos de su ex conyuge en una visita no vigilada por orden de un tribunal. Los juzgados y los Ministerios han vulnerado derechos fundamentales de la mujer y han desoído un Dictamen de la ONU, imprudencias “repetidas en el tiempo” que ahora el Tribunal Supremo ordena recompensar en una sentencia histórica.

El Tribunal Supremo es el órgano constitucional españolespañol que se encuentra en la cúspide del Poder Judicial.

La pelea: 47 demandas previas por maltrato.

El resultado: una nena de siete años matada de tres tiros.

El fallo: una condena al Estado por desproteger a la víctima y generar un daño moral.

La indemnización: 600.000 euros.

Por otra parte, el Tribunal Supremo condenó al Estado a indemnizar con 600.000 euros a una mujer cuya ex pareja mató en 2003 a una hija que tenían en común y después de que un Juzgado de Navalcarnero cambiara las visitas del papá a la menor de vigiladas, luego se ha suicidado a no vigiladas.

La protagonista: Ángela González.

“Después de 15 años, la Justicia me devuelve mi dignidad. Espero que la sentencia del Tribunal Supremo sirva para que la Justicia no dé nunca más a nuestros hijos a un papá maltratador. Por fin nuestros hijos comienzan a ser visibles. Es la única forma de que no queden marcados para el resto de sus vidas impidiendo en lo probable que los maten”. Son las primeras reacciones pedidas por EL MUNDO a Ángela González a través de sus letradas. Minutos después, la organización Women’s Link Worldwide ha enviado una nota de voz grabada por Ángela, cuidada ayer por su medio en su casa y por la Justicia en una sentencia que avala sus lustros de pelea.

Es la primera vez que se condena al Estado por no cumplir una resolución de la Convención de Naciones Unidas sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación en contra de la Mujer . Hace 4 años, ese órgano ha condenado a España por no cuidar a Andrea y a Ángela, en 2014, y solicitó que la madre fuera indemnizada. El Estado no ha hecho caso al Dictamen y ahora el Tribunal Supremo reacciona con una sentencia contundente. O en palabras de Gema Fernández, la abogada de Women’s Link Worldwide que llevó el caso, “relevante, rompedora, audaz”.

Sita hubiera sido observé, fuentes del alto trjuzgadoan incomunicadoe que es la primera vez que se condena al Estado español por no cumplir un dictamen del Comité contraen contra descriminación de Naciones Unidas al no atender la reclamación indemnizatoria de la mujer, que alegó quargumentóla vi giladobservéno se hael crimen no sería producido , el 24 de abril de 2003.firma que el Estado ha vulnerado varios derechos fundamentales de Ángela. El derecho a no ser discriminada por sexo, porque la legislación vigente no fue aplicada en España para reestablecer la igualdad “rota por una situación de violencia de género”. El derecho a la integridad física y moral. Y el derecho a la tutela judicial efectiva, porque no se dio a Ángela amparo y su dignidad humana fue afectada su” dignidad humana”. Esas vulneraciones fueron mantenidas en el tiempo y ocasionaron una “desprotección” ante la “clara discriminación” de la mujer previamente y después del homicidio. El Supremo, que critica que España no haya creado un “cauce específico” para hacer cumplir las resoluciones de la CEDAW, da un paso con consecuencias para otros casos: los dictámenes de la CEDAW son “vinculantes” y de “obligada realización”, una tesis que tumba la de la Audiencia Nacional cuando rechazó la demanda de Ángela González al sostener que no había obligación de obedecer.

Ángela González ha llegado denunciar 47 veces por malos pactos a su conyuge, quien la ha amenazado con quitarle lo que más quería. Las primeras visitas fueron producidas bajo vigilancia, pero tras un año el Juzgado de Navalcarnero las modificó a no vigiladas. Y en una, el 24 de abril de 2003, el hombre asesinó a la nena y se ha suicidado.

La mujer ha reclamado al Ministerio de Justicia una responsabilidad patrimonial por funcionamiento anormal de la Administración argumentando que la muerte podría haberse impedido con visitas vigiladas. Ni Justicia, ni la Audiencia Nacional, ni el Supremo, ni el Constitucional le han hecho caso.

Hace 7 años, Women’s Link Worldwide comenzó a defender a Ángela, y tres años después, en 2014, ha obtenido el Dictamen de la CEDAW, la base sobre la que ahora el Tribunal Supremo construyó un texto pionero.

Y Ángela González, al final de su nota de voz, sintetiza todo: “Gracias a los que creyeron en mi verdad”.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: SLIGHTLY NEGATIVE

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>La madre indenmizada por el crimen de su hija: “Que no den a nuestros hijos a un maltratador para que los mate”
>>>>>El Estado indemnizará a una mujer cuya ex pareja mató a su hija en una visita no vigilada – July 20, 2018 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Ángela González 20 40 PERSON 9 Ángela: 3, La protagonista Ángela_González: 1, Ángela_González: 4, (tacit) él/ella (referent: Ángela_González): 1
2 el Estado 0 160 PLACE 6 el Estado: 3, El Estado: 2, el Estado español: 1
3 Tribunal Supremo 40 0 ORGANIZATION 6 el Tribunal_Supremo: 4, (tacit) él/ella (referent: El Tribunal_Supremo): 1, El Tribunal_Supremo: 1
4 vez 40 0 NONE 4 la primera vez: 4
5 Justicia 0 0 OTHER 4 Justicia: 1, la Justicia: 3
6 sentencia 40 0 NONE 3 una sentencia contundente: 1, una sentencia: 2
7 España 0 0 ORGANIZATION 3 España: 3
8 Supremo 0 0 ORGANIZATION 3 El Supremo: 2, el Supremo: 1
9 caso 0 0 NONE 3 el caso: 1, caso: 2
10 la letrada de women’s_link_worldwide importante rompedora audaz 180 0 NONE 2 la letrada de Women’s_Link_Worldwide importante rompedora audaz: 2