Rubalcaba, en bata blanca: “La química dentro del PSOE se ha roto”

Hay barullo en el aula cuando un hombre algo encorvado atraviesa en silencio el pasillo central hasta la pizarrón. Cuesta figurarse que “el profe”, ha sido una vez todopoderoso ministro, como lo llaman y una de las mejores cabezas que tuvo el PSOE en las últimas decenios. La chaqueta es quitada y, en camisa, tomado a una tiza, comienza.

-Por favor, por favor…

La charleta de los 42 estudiantes de Química Orgánica I en la Universidad Complutense de Madrid, un martes a las 8.31 de la mañana, se va apagando.

-Nos habíamos quedado en las reacciones de eliminación… Hoy vamos a comenzar por la regioselectividad.

La mano derecha de Alfredo Pérez Rubalcaba escribe una fórmula química en la pizarrón. Cuando desplegaba sus artes retóricas en el Congreso, habla rápido y claro, como. Pero no parece el mismo. Su voz suena casi monocorde, desapasionada. Ahora, el estudiado movimiento de manos que lo transformó en carne de imitación sirve para mostrar que “el hidrógeno se va por aquí”. Su inconfundible figura es proyectada sobre una pantalla repleta de fórmulas. Y en lugar de “democracia”, “Partido Socialista” y “ley”, menciona “bromobutano”, “norma de Saytzeff” y “base nucleófila”.

O informa que “el metóxido el hidrógeno es llevado como protón”. “¿Cuántos hidrógenos tiene el bromopentano?”, “¿ Por cuántos sitios el bromo puede ser eliminado?”, “¿Vale? ¿Se comprende…”.

Es la primera clase de teoría de la semana. La segunda es el miércoles; la tercera, el viernes. En las mesas no hay interruptores para el sí, el no y la abstención, sino pintadas . Pero, como en el hemiciclo, el profesor se sabe el nombre del estudiante que interroga. Y tiene buena fama. Mencionan que para apuntarse a sus clases, en segundo curso de Ciencias Químicas, hay disputa: Rubalcaba informa bien. No atosiga a preguntas, tolera el susurro.

Hasta cierto punto: “Por favor. Vaya día llevas”, le menciona a una alumna que no ha detenido de hablar en toda la clase. En general, eso sí, son mejor público que el Congreso: “Se callan, cuando les mandas callar”, va a bromear más tarde.

Crónica acompaña al ex secretario general del PSOE durante una semana en su nueva vida. Y él, tras mucha insistencia, entra a un encuentro en su oficina. “Únicamente” porque la familia paterna de la periodista procede de Solares, la localidad cántabra donde él ha nacido. No quiere fastidiar a sus estudiantes. Tampoco, menciona, es buen momento para entrevistas. Y a EL MUNDO no le da una desde 2004…

Miércoles siguiente en su oficina. El químico, sonrisa sospechada cuenta: “Hoy tocaron los alcoholes y los fenoles”. A su alrededor, un puñado de libros de su asignatura y papeles sobre la mesa, un póster de la tabla diaria en británico colgado de una pared, una pizarrón con la fórmula del carbanión. La nota discordante la pone una gran foto al lado de la puerta: los diputados socialistas despidiendo con aplausos a Rubalcaba, que está girado hacia ellos como una estrella. Es junio de 2014. Apenas pasaron tres años desde entonces. A los 65, su hábitat es el propio de un químico. Aunque, el diálogo la van a interrumpir, por cuatro veces, las llamadas del partido, mientras suena la sinfonía número 101 de Haydn . Porque sí: el móvil sigue siendo su mejor arma. Él no llama, aunque, menciona… lo llaman a él.

“El cambio no me costó. Si no vas a pensar, siempre se lo he mencionado al PSOE: vive como piensas, que como vives. Yo sigo yendo a los mismos restaurantes, me habrá observado en muy pocas fiestas, recepciones y saraos. Ese no era mi mundo. Mi mundo es este. Aquí tengo a mis amigos de toda la vida, con los que ceno los sábados y veraneo en Llanes [Asturias]. Eso nunca lo perdí. Yo a la política me he ido sólo por unos años…”.

Han sido 29. Desde 1982 hasta 2014. Por eso cuesta creerle, a pesar de la mirada directa a los ojos que nunca parece distraerse. Fue un animal de la política. Con fama de conspirador, de Rasputín, de hombre inteligentísimo que acuerda con el demonio. Salvo presidente del Gobierno, lo fue todo en el PSOE: diputado portavoz portavoz del Gobierno, vicepresidente. Diputado portavoz es ministro de Interior y de Educación . El hombre detrás de la Logse o del carné por puntos, pasando por el trato antiterrorista o la gestión con ETA. El rostro de aquel “no nos merecemos un Gobierno que nos mienta” tras el 11-M.

Aunque los más ácidos han sido sus dos últimos años como secretario general de transición entre el Gobierno de Rodríguez Zapatero y lo que vino después: la subida y laminación dePedro Sánchez, y la presente convulsión de un partido que en mayo festejará las primarias más duras de su historia. Tres contrincantes -el propio Sánchez, Susana Díaz y Patxi López- sobre los que no quiere pronunciarse por ahora. A pesar de que, todos lo saben, Alfredo está con la presidenta de Andorra.

-¿En qué se parecen la química y la política?

-Vale siempre, cuando te afrontas a una dificultad el método científico. Aunque el sistema de prueba y error en política es muy difícil, tristemente. En política tomas una determinación y suele ser irrepetible e irreversible.

-Y si España fuese un gran laboratorio… ¿en qué situación estamos?

-Probablemente lo peor está ya por detrás, pero hay muchísima gente a la que la crisis se llevó por delante. La gente tiene que recobrar los hospitales, las escuelas y los empleos dignos que previamente tenía. La tarea del PSOE en parte es rehacer lo que la derecha ha roto, hacer lo que ya hemos hecho. Y creo que hasta que los ciudadanos no nos observen haciendo eso, no nos perdonarán.

Cuando la revista Cambio 16 lo ha retratado como uno de los investigadores jóvenes más prometedores, le invitamos, de nuevo, a ponerse la bata blanca que utiliza en el laboratorio cuando fabrica aspirina y paracetamol , o la que vestía. Pero no para que analice compuestos sino a su propio partido.

“Dentro del PSOE hay una dificultad de química… Es una dificultad de química entre nosotros. Hay una ruptura entre militantes y dirigentes, otra de dirigentes entre sí, otra de militantes entre sí…”. Prometió no hablar del PSOE, pero no puede impedirlo. “Cuando tú en un partido a un compañero lo llamas traidor, algo ha comenzado a hacerse mal. La palabra traidor no es usada nunca en el PSOE, nunca. Traidores nos llamaban los marxistas a nosotros, socialtraidores. La química dentro del PSOE se ha roto”.

Al ingreso del acto, en el que compartió una conversación con el economista norteamericano Jeffrey Suchs, Zapatero ha sido interrogado por los periodistas por la precandidata de Andorra, ahora que su equipo confirmó que el domingo 26 comunicará su candidatura: “Ya saben que me parece que es una excelente candidata y que tiene unas grandes condiciones para liderar el PSOE”, ha asegurado.

Hace 9 días, ciudadanos estaba dispuesto a llevar al Pleno del Congreso la restricción de mandatos del presidente del Gobierno que afectaría a Mariano Rajoy en el caso, de que no alcance un acuerdo con el PP y con el PSOE, el viernes 10 de marzo. Como planteaba el PP, en la reunión que mantuvieron dos delegaciones de C’s y de Unidos Podemos, ambas partes coincidieron en que mencionada restricción se podía hacer sin cambiar la Constitución. Simplemente, habría_que cambiar el artículo 11 de la Ley del Gobierno.

Una llamada, de ese PSOE sin química, corta el diálogo. No fue la primera.

Cuando Rubalcaba ha llegado a la universidad, no había cumplido los 18. Él quería ser filósofo, su papá lo quería ingeniero y el “trato” familiar lo ha hecho químico. En primero de carrera, la Brigada Político-Social asesinó, tirándolo por la ventana, al alumno de Derecho antifranquista Enrique Ruano. Ha sido “la caída del caballo” del joven Alfredo. “Había salido del colegio [Nuestra Señora del Pilar], que era conservador pero no ultra, y sabía más o menos lo que había en España. Pero no he sido consciente de la falta de libertades hasta entonces. Me tropecé con la dictadura aquí. Comienzas a plantearte cosas, te vas apuntando a grupos que defienden las libertades… Me he hecho delegado de curso y, estaba metido hasta el cuello, cuando me quise dar cuenta”.

A pesar de la seducción de la política, ha seguido unos años más en la facultad. Terminada la carrera y con una beca que consiguió gracias a su pleno de matrículas salvo un sobresaliente, la tesis doctoral cum laude fue sacada y, tras enseñar en el Colegio Universitario de Ciudad Real la misma asignatura que imparte ahora, se ha hecho con una plaza de profesor en Madrid. Pero aquello tampoco ha durado mucho.

Con 31 años ha saltado al Ministerio de Educación y así comenzó una ascensión imparable. Cuando el PSOE ha perdido el Gobierno, sólo regresaría a la facultad en 1996. No ha llegado completar dos cursos académicos. “He salido en una lista de un comando de ETA. Yo tenía la clase en la primera planta y los escoltas ingresaban primero y descendían todas las persianas. Era tan asfixiante que lo he dejado”.

Ahora volvió, y sólo reconoce un mal momento: cuando en la facultad, poco después de llegar, surgió una pintada de Rubalcaba, criminal. . Pero siente que volvió a una casa de la que nunca terminó de irse. “A mí se me ha observado viniendo aquí inclusive de ministro, en los malos momentos, a tomarme un café en la taberna . En política hay muchos que se mencionan amigos y no lo son. Hay gente que se va de la política y se lleva unos chascos horribles: “Fíjate, con lo que me llamaba Pepito y ahora no me llama…”. ¡Olvídate, te llamaba porque eras ministro, pero no es tu amigo!”. ¿No se lleva ninguno de la política? Algunos sí. Cita a dos: “José María Maravall y Felipe [González]. Felipe es un gran amigo mío”.

Otra llamada. También del partido. “Por la mañana me suelen dejar tranquilo…”.

La vida del ex ministro son clases, paseos por Madrid, atracón de atletismo por televisión… Darse cuenta a las seis de la tarde de que está en casa, levantarse del sillón y ponerse frente al ordenador. Pelear en contra de la percepción de perder el tiempo tras una costumbre hecha de 16 horas de trabajo al día. Por eso se mueve. Está en el consejo editorial de El País. Da conferencias. El año pasado ha hablado ante los estudiantes de Ciencias de la Información de la Complutense sobre la comunicación en momentos de crisis, citando la film The Queen de Stephen Frears. En un par de universidades comparó también la química con la política. Un ejemplo: “La norma de “semejante disuelve a semejante”: uno se puede terminar comiendo, cuando haces una alianza con un semejante al otro”. ¿ PSOE-Podemos es mencionado ?” Allí hay una dificultad interesante para analizar… pero no me toca ya a mí eso”.

Tiene más tiempo para su mujer, química del CSIC. Y lee más. Sobre todo novela negra . Con alusión especial a la Patria de Fernando Aramburu. La novela, que sigue los pasos de dos familias de Vaslui afrontadas por ETA, es la que “sin incertidumbre” más le impresionó este año. “Un ministro del Interior siempre encuentra alguna autorización narrativa… pero lo he devorado. Y mencioné, cuando lo terminé: Esto ha sido así”.

Clases, lecturas… y PSOE. Mucho PSOE. Porque Rubalcaba sigue siendo el cerebro al que muchos solicitan consejo. “¿Me llaman del PSOE? Sí me llaman, sí”, aceptará. “Pero cómo no me llamarán si Javier Fernández [presidente de la Gestora] es mi amigo del alma… Aunque a veces me hacen caso y a veces no”.

Antes del acto con Suchs, que estuvo presentado por los coordinadores de la ponencia política del PSOE, Eduardo Madina, y de la ponencia económica, José Carlos Díez, Zapatero mantuvo una reunión con Alan Krueger también en el Círculo de Bellas Artes, presidente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca durante el mandato de Barack Obama.

El partido, menciona, lo está haciendo “bien” tras su controversia abstención para que Mariano Rajoy pudiera gobernar. “Estamos aprovechando nuestra situación parlamentaria para lograr cosas relevantes para la gente que más lo necesita. Es una tarea muy elogiable”. Tres ejemplos: la subida del 8% del salario mínimo, el fin de las reválidas y la proposición de ley sobre los trabajadores subcontratados.

Entonces, ¿por qué hay tantos socialistas que critican esta oposición? “Porque el debate sobre la abstención se tuvo con sordina dentro del PSOE”.

-Hasta el día…

-Hasta el día de autos.

Habla de la rocambolesca destitución de Pedro Sánchez aquel largo 1 de octubre en Ferraz. . Y se arranca.

“Como ha mencionado Javier [Fernández], la noche de las elecciones de junio todos sabíamos qué hacer, pero nadie sabía cómo ganar el congreso después de hacerlo. Si era mejor abstenerse, en el PSOE no hubo un debate abierto sobre o no. Simplemente la dirección [de Sánchez] primero mencionó que tal, luego se ha ido con el No es no… Tú vas a un grupo socialista y mencionas: “No, jamás, nunca…”. Pues vale. Pero si no hay nadie que mencione: “Cuidado, el No es no nos lleva a unas terceras elecciones. ¡Ahí va, si las terceras elecciones darán más votos a Rajoy! ¡Anda, o sea que el resultado es que ganará Rajoy con 150 escaños y tú te quedarás con 70! Entonces igual merece la pena pensarlo”. Pero nadie ha hecho ese debate, por lo que menciona Javier…”.

Sobre los candidatos prefiere no hablar. . Sobre la nueva generación de políticos, un dardo: “Si los políticos de ahora, que modifican de postura de la noche a la mañana, son tácticos, yo soy Mao Tse-Tung”, ríe.

Avanza la mañana y Rubalcaba el poderoso, el animal negro del PSOE, queda a comer con un par de compañeros de Química. La vida se hizo más fácil. No como cuando, hace años, un hombre le ha espetado: “Bicho malo nunca fallece”. Ya no está en primera línea. Menos críticas, menos estrés. La química es en cierto sentido más simple; son fórmulas que se escriben en una pizarrón. Ahora en clase lo llaman “profe”, y le hace gracia. Y en la calle, cuenta, algunos le detienen y le mencionan: “Rubalcaba, no deberías haberte ido”.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: NEUTRAL

Countries: Spain

Cities: Ciudad Real

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Rubalcaba, en bata blanca: “La química dentro del PSOE se ha roto”
>>>>>Zapatero abre el baile: “Susana Díaz es una excelente candidata, con condiciones para liderar el PSOE” – (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 yo 17 35 NONE 34 me: 13, Me: 2, mí: 2, Yo: 3, (tacit) yo: 14
2 0 0 NONE 23 tú: 1, te: 7, (tacit) tú: 14, Tú: 1
3 PSOE 45 20 ORGANIZATION 20 el PSOE: 11, PSOE: 2, (tacit) él/ella (referent: el PSOE): 5, lo (referent: el PSOE): 2
4 nosotros 0 6 NONE 17 nosotros: 2, nos: 6, (tacit) nosotros/nosotras: 8, Nos: 1
5 Rubalcaba 70 60 PERSON 9 Rubalcaba: 6, (tacit) él/ella (referent: Rubalcaba): 2, Él (referent: Rubalcaba): 1
6 Zapatero 0 0 PERSON 6 lo (referent: Zapatero): 1, Zapatero: 2, (tacit) él/ella (referent: Zapatero): 3
7 eso 0 0 NONE 6 eso: 5, Eso: 1
8 gente 0 0 NONE 6 la gente: 1, gente: 2, La gente: 1, muchísima gente: 2
9 Javier Fernández 0 0 PERSON 5 Javier: 2, (tacit) él/ella (referent: Fernández): 1, Javier_Fernández: 1, Fernández: 1
10 política 0 0 NONE 5 la política: 3, política: 2