BernieSanders282003384141224d8796e44c029.jpg

Caos absoluto y 12 horas de tardanza para conocer al vencedor de las primarias demócratas de Iowa

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Bernie Sanders (20033841412 24d8796e44 c0)

Después de los que ha pasado anoche – hora local – o en la madrugada de hoy – hora de España- en las primarias del Partido Demócrata, que a esa nación le basta y le sobra su propia habilidad para hacer de sus comicios un caos, con las que arranca el procedimiento de ese partido para buscar un candidato que dispute la Casa Blanca a Donald Trump en noviembre, hay una cosa clara: Vladimir Putin no tiene necesidad de interferir en las elecciones de EEUU.

Pero también es la América de Jennifer, que ha observado cómo las entradas de su granja -300 hectáreas de soja y maíz y 40 hectáreas de pasto para 100 vacas de la raza de Suiza simmental- se desplomaron en un 50% en cinco años por el efecto combinando de las fuerzas del mercado y de la guerra comercial con China, pero En 9 meses, que volverá a elegir por Trump. ¿La causa? “Necesita estar en el cargo cuatro años más para poner ala nación en la dirección correcta”.¿Exageración? O, por usar el término de Donald Trump en su best-seller ‘The Art of the Deal’, ¿”hipérbole creíble”? Quizás. Eso queda para el lector. Pero antes de leer el resto del artículo, tenga en cuenta sólo un dato: hoy por la noche (mañan

º presidente de los Estados Unidos desde el 20 de enero de 2017.

Un caos tal que los resultados de los caucus – un tipo de asambleas en las que el vencedor es escogido no por los votos, sino estimando a ojo qué candidato tiene más voto de confianza – no se van a saber hasta hoy, con más de 12 horas de tardanza sobre el horario previsto.

La causa de la tardanza es que la app para teléfonos móviles usada por los demócratas para trasmitir los resultados de sus 1.681 colegios al partido más ha caído. Y la línea telefónica diseñada como alternativa ora esa eventualidad, también. Como consecuencia, los líderes de los ‘caucus’ no pueden reportar los resultados de éstos. A medianoche, cinco horas después del principio de los caucus, apenas se habían contabilizado el 3% de los votos, cuando el Partido Demócrata de Iowa esperaba haber tenido todos los resultados a las 9 de la noche.

No es solo un ridículo de proporciones astronómicas que cuestiona la capacidad demócrata de planear sus propias elecciones. Es, también, un golpe a la legitimidad del procedimiento. El candidato Bernie Sanders de recuento pedía el nuevo sistema , que en 2016 ha perdido en Iowa por solo dos décimas en otros caucus cargados de escándalo , en este caso de estafa en favor de la ganadora , Hillary Clinton. Así que lo que ha reclamado Sanders ha sido algo básico en cualquier elección: que el Partido comunicará de las personas que dieron su respaldo a cada candidato. Algo de sentido común, pero que nunca se había hecho.

Bernard “Bernie” Sanders es un político estadounidense y senador junior de los Estados Unidos por el estado de Vermont.

Todo parece indicar que, dado que las cifras iban a ser públicas, los voluntarios que dirigen los caucus han puesto más cuidado del habitual en contar a quien respalda cada persona que acude a ellos. Eso ralentizó mucho un procedimiento que, de por sí, ya es intrincado. Y encima luego llegó el fallo de la app, diseñada nada menos que por la Universidad de Harvard y la empresa Shadow, propiedad de la organización sin ánimo de lucro demócrata ACRONYM. El Partido Demócrata de Iowa ha pagado 54.000 euros a Shadow por el software que no funcionó.

Es, así pues, una catástrofe auto infligido que va a tener consecuencias serias en las demás primarias, sobre todo a causa de la propensión de Sanders y sus seguidores a las teorías conspiratorias. A eso se agrega un electorado poco instado. A los caucus han acudido unas 170.000 personas, una cifra similar a la de 2016 y en línea con las expectativas, pero muy lejos de los 240.000 ciudadanos de 2008, cuando se batió el récord de participación. Entre los republicanos, que festejan primarias normales – o sea, por votación – apenas eligieron 30.000 personas, el 20% que en 2016. Donald Trump se ha impuesto con el 96% del voto.

Pero para observar a Trump no basta con conducir 720 kilómetros . Tiene que esperar entre la nieve. ¿Cuánto tiempo? “Diez horas”, informaba Aaron. “Llegamos a las cinco de la mañana y nos hemos puesto a la cola”. Y eso que no eran los primeros: “Había 83 personas por delante nuestro. Hasta las tres de la tarde no han abierto las puertas”. A las cuatro, los 7.152 asientos del Knapp Center estaban ocupados. Varios miles de personas se han quedado en la calle para observar en una pantalla gigante a Trump hablar a partir de las siete y media. Cuando Jennifer y Aaron esperaban, en aquel momento, la temperatura era de un grado bajo cero, así que mejor no pensar en cómo había sido en la madrugada. Ellos mismos reconocían no haber pasado tanto frío en la vida, lo que, viniendo de alguien de Nebraska, es una afirmación de peso. Pero el frío de la atmósfera se recompensaba con el calor de la afinidad política. Los dos hermanos recordaban la experiencia como muy satisfactoria. “Era como una familia. La gente compartía la comida. Todo el mundo era respetuoso”, recordaban. Y encima estaba la música, para animar a la gente. “Mucho rock, y mientras le daba la risa floja, un poco de disco, cosas como YMCA y Macho Man de The Village People”, informaba Jennifer.

La percepción de caos ya era visible dentro de los propios caucus. Ése era el caso del colegio electoral número 38, ubicado en la calle 27 de la capital del estado, Des Moines, cuyo máximo responsable ha debido dirigirse a la concurrencia con una súplica: “¡Tienen que dejar de moverse! ¡La están liando! Los números no encajan, así que voy a tener que volver a contarlos. Como sea probable, lo voy a hacer tan rápido “.

En buena hora se le sucedió a Brad ser el presidente del colegio, que está ubicado en el polideportivo del campus de la Universidad Drake y, por tanto, tenia unos votantes muy jóvenes. En buena hora y en buen año: exactamente en el que los líderes de su partido han comunicado que iban a dar las cifras del recuento. Y allí ingresó en angustia el pobre Brad. Y, con él, los otros 1.680 presidentes de colegios electorales demócratas de Iowa.

Contar bien a los votantes – o sea, a los votos – se transformó en una pesadilla logística. Sobre todo porque los votantes pueden solicitar explicaciones. Es lo que le pasó a Brad. Había contado 400 personas, antes de que los votantes se juntasen en grupos que respaldan a cada candidato . Le salían 402, cuando han formado los grupos.

¿Los asistentes se habían copiado? Fuera cual fuese la causa, eso significaba que el número de corte a partir del que los grupos son “inviables” pasaba de 60 a 61. Porque para llegar a la segunda parte del caucus es necesario que cada grupo alcance al menos el 15% de los asistentes.

Así, los caucus están llevando este año mucho más tiempo de lo normal. Como lo ha definido Jorge Luis Borges, es la dificultad de la democracia “ese abuso de la estadística”.

Tras más de una hora de caucus, Brad comunicó los candidatos que habían quedado por debajo del 15%: el vicepresidente con Obama Joe Biden, la senadora por Minnesota Amy Klobuchar, y el empresario californiano Andrew Yang. Sus partidarios se han juntado entonces a los que habían sobrepasado esa cifra: los senadores Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Cory Booker, y el ex alcalde del pueblo de South Bend, Pete Buttigieg. Eso ha llevado otra buena media hora.

Dos horas después de que empezara el caucus, Brad ha salido del terreno de juego del polideportivo con el aspecto de un hombre que está a punto de marearse en una barca . Poco después ha regresado y comunicó los delegados que había logrado cada candidato: Warren y Buttigieg, dos cada uno; y Sanders uno, al igual que Booker.

El caos del colegio 38 era representativo de lo que está pasando en toda Iowa. También algunos de los resultados parecen estar repitiéndose en otros lugares, en especial el poco voto de confianza a Biden y, hasta cierto punto, a Sanders. Por el momento, no obstante, todavía falta mucho hasta que haya resultados dignos de tal nombre.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: NEUTRAL

Countries: United States, Spain

Cities: South Bend

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Caos absoluto y 12 horas de tardanza para conocer al vencedor de las primarias demócratas de Iowa
>>>>>Iowa dispara la campaña de las presidenciales en EEUU – February 02, 2020 (El Mundo)
>>>>>Guía para seguir las primarias de Iowa – February 03, 2020 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Brad 0 50 PERSON 8 (tacit) él/ella (referent: Brad): 2, él (referent: el pobre Brad): 1, el pobre Brad: 1, Brad: 4
2 eso 60 0 NONE 6 Eso: 3, eso: 3
3 Bernie Sanders 0 0 PERSON 6 Sanders: 4, Bernie: 1, el candidato Bernie_Sanders: 1
4 Donald Trump 20 20 PERSON 5 (tacit) él/ella (referent: Donald_Trump): 2, Donald_Trump: 2, Trump: 1
5 personas 40 0 NONE 5 83 personas: 1, unas 170.000 personas: 1, 400 personas: 1, 30.000 personas: 1, las personas: 1
6 grupos 0 30 NONE 4 grupos: 2, los grupos: 2
7 Partido 0 0 PERSON 4 el Partido_Demócrata_de_Iowa: 1, (tacit) él/ella (referent: el Partido_Demócrata): 2, El Partido_Demócrata_de_Iowa: 1
8 caucus 0 0 NONE 4 los caucus: 3, los propios caucus: 1
9 candidato 70 0 NONE 3 cada candidato: 2, qué candidato: 1
10 todo 40 0 NONE 3 todo: 2, Todo: 1