Conversación dentro de la ley

Escocia frente al Brexit, que quién roba a Cataluña,

El artículo del presidente y del vicepresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, respectivamente, publicado ayer en EL PAÍS, tiene un evidente valor informativo. Traslada, adicionalmente, una invitación ala conversación que compartimos y festejamos; de allí nuestra determinación de publicarlo. Sin embargo, hemos de recordar que mencionado conversación sólo puede tener cabida en el marco de la Constitución: un texto que obliga a todos, empezando por el presidente del Gobierno, y del que nadie puede disponer a su antojo.

El ex secretario general del PSOE cree que hay conversar y según ha mencionado, elegir y por eso los socialistas han apostado por reformar la Constitución para reconocer mejor la singularidad de Cataluña, que, a su proceso, “la tiene mal reconocida en estos momentos”. “Y después elijamos todos los españoles el grupo de la Constitución, y los catalanes elegirán su propio Estatuto en ese marco de nuevo reconocimiento de su singularidad”, prosiguió Rubalcaba, que está persuadido de que el Estado debe hacer una oferta, por tanto, al grupo de los españoles y de los catalanes.

El martes 07 de marzo la Mesa del Parlament aprobó por cuatro votos a tres comenzar la reforma del estatuto de la cámara que permitiría aprobar la ley de ruptura en apenabas dos horas y sin el debate frecuente. Junts pel Sí hizo valer su mayoría en la Mesa y desoyó la petición de los grupos de la oposición, que estimaban innecesaria la reforma del estatuto porque reducía considerablemente sus derechos.

Discrepamos frontalmente, por tanto, de la suposición que inspira a los firmantes del artículo. Ni el presidente del Gobierno ni las Cortes podrían planear una votación independentista en Cataluña sin violar la propia Constitución, que dedica la unidad territorial como comienzo inspirador de la convivencia democrática. No se puede solicitar, en consecuencia, que la conversación empiece por un imposible político y jurídico, esto es, por el reconocimiento del derecho de secesión de Cataluña.

Hace pocos días, en Madrid, un veterano demócrata de España como Antonio Garrigues Walker recordaba algo con lo que estamos de acuerdo los demócratas en general, partidarios u opuesto a la independencia: en democracia no existe el derecho a no conversar. Nosotros ya estamos sentados en la mesa de la conversación. ¿Tardarán mucho los demás invitados? Es más: ¿vendrán? No nos vean a nosotros, cuando sea demasiado tarde, por favor. Como lo fueron con nosotros todos estos años, sean, por una vez, tan exigentes, críticos e implacables con sus gobernantes inmóviles en que desde el rechazo a la sentencia en contra del Estatut hemos consolidado una extensa mayoría favorable a que los catalanes acuerden su futuro en votación.

Cuestión bien diferente es su crítica, acertada y que compartimos, al inmovilismo del Gobierno de Mariano Rajoy ante la cuestión de Cataluña; su pasividad —cuando no hostilidad, como cuando el PP ha puesto urnas en Andalucía en contra del Estatut— frente a las reivindicaciones nacionalistas. Como compartimos la crítica al abuso de la Justicia como única receta y la demanda del abandono a los ciudadanos catalanes , porque contesta a lo ocurrido estos últimos años. Con todo, nos parece que Puigdemont y Junqueras sortean su responsabilidad en esa incomunicación: la discontinuidad de los contactos en la Moncloa o la negativa del president a acudir a la Conferencia de presidentes son jalones de lo que olvidan.

A su vez, si el rechazo frontal es mantenido no es ninguna sorpresa que repitamos que no vamos a dimitir a ejercer ese derecho. Haremos lo indecible para que los ciudadanos de Catalunya puedan elegir en 2017, en una votación de autodeterminación. Estamos en esto por convicción y compromiso, rindiendo cuentas ante los electores. Y no se nos sucede pensar que el futuro de Catalunya no lo van a acordar sus ciudadanos y sí el Gobierno de España. El mismo Gobierno que, con su frecuente proceder, ha conseguido un hartazgo muy mayoritario en la sociedad de Cataluña, inclusive en áreas que no comparten, muy legítimamente, que Catalunya se convierta en un Estado independiente.

Más grave nos parece su advertencia de que van a convocar la votación, ya de forma acordada, ya ilegal, lo cual no deja de trasladar una amenaza clara y directa, por más que se tape bajo una fórmula indirecta , sobre todo si sus preparativos son recordados en el Parlament para impulsar una secesión exprés.

Hace 2 meses, por otra parte, en la reunión secreta mantenida entre ambos presidentes se puso de manifiesto que las diferencias están tan alejadas que no merece la pena simular un deshielo de vínculos en un encuentro. El Gobierno catalán mantuvo la velocidad de desarrollo de sus trabajos para una supuesta desconexión. Y lo mismo hizo Junts pel Sí que hace dos semanas comenzó la reforma del estatuto de la Cámara para poder aprobar por la vía exprés y sin debate la ley de desconexión. Junts pel Sí es el grupo que le respalda en el Parlament. La alianza independentista y la CUP no han esquivado desobedecer resoluciones del Constitucional en su actividad parlamentaria.

La entera comparación de España y Reino Unido es infundada. Las Constituciones difieren ; sus soberanías originarias son diversas; y aquí no hay votación vinculante , sino consultivo. Así que el caso escocés sirve a la propaganda, no a la precisión. El catalán tiene más conexión con otros lugares europeos, como el de Baviera o el del Norte de Italia, cuyos Tribunales Constitucionales han rechazado también propuestas similares.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: El País

Sentiment score: NEUTRAL

Countries: United Kingdom

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Conversación dentro de la ley
>>>>>Que gane el diálogo, que las urnas decidan – (El País)
>>>>>Puigdemont lanza a Rajoy una última llamada al diálogo – March 19, 2017 (El País)
>>>>>>>>>Puigdemont, tras premiar a Del Bosque: “Es un reconocimiento a quien juega limpio” – March 15, 2017 (El País)
>>>>>>>>>Junqueras sugiere que todo el Gobierno catalán firme la convocatoria del referéndum – (El País)
>>>>>Rubalcaba critica que Puigdemont y Junqueras pidan diálogo incumpliendo la ley – (El País)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 nosotros 15 40 NONE 17 nos: 4, Nosotros: 1, (tacit) nosotros/nosotras: 11, nosotros: 1
2 0 30 PERSON 4 (tacit) él/ella (referent: pel Sí): 1, pel Sí: 3
3 crítica 0 90 NONE 3 la crítica: 1, su crítica: 2
4 el Gobierno 45 0 PERSON 3 El mismo Gobierno que: 1, el Gobierno español: 1, El Gobierno: 1
5 esto 0 0 NONE 3 esto: 2, (tacit) esto: 1
6 referendo 0 0 NONE 3 referendo vinculante: 1, un referéndum independentista: 1, el referéndum: 1
7 advertencia 30 190 NONE 2 su advertencia: 2
8 texto 0 40 NONE 2 un texto: 2
9 0 40 NONE 2 (tacit) tú: 2
10 premisa 50 0 NONE 2 la premisa: 2