ALBERTOFERNC381NDEZVISITC393LAUNRC28cropped29.jpg

El peronismo vapulea a Mauricio Macri en las elecciones y el peso se desploma

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – ALBERTO FERNÁNDEZ VISITÓ LA UNRC (cropped)

Un gobierno debilitado, el valor del peso licuado y los bancos detenidos. La golpiza electoral que le ha propinado el peronismo a Mauricio Macri, que le ha contestado momentos después en una conferencia de prensa, instaló a Argentina de forma fulminante en una nueva crisis económica. Hace 8 meses, si el Gobierno buscaría acuerdos básicos con la oposición para tranquilizar a los mercados financieros, de pura duda, la incertidumbre era, impedir un estallido inflacionario y llegar al traspaso de liderazgo de forma ordenada del 10 de diciembre, en un lunes.uricio Macri es un ingeniero civil, político, ejecutivo, empresario y dirigente deportivo argentino, que ha asumido el cargo de presidente de la Nación Argentina el 10 de diciembre de 2015.

Esa incertidumbre es despejada pronto. A mitad de la tarde, y ya con el peso devaluado un %25 en torno al cierre del viernes, Alberto Fernández ha descendido las expectativas: ” no me ha llamado en todos estos años, no creo que deba llamarme ahora”. Alberto Fernández es el candidato del peronismo. “La elección en octubre será una buena ocasión, el cambio sigue, revertiremos esta elección de ayer para ir a segunda vuelta en noviembre”. El jefe del Estado no se ha quedado allí: “Lamentablemente hoy tuvimos un día muy malo, hoy estamos más pobres que antes de las PASO . Que este procedimiento electoral no penalice aún más a los argentinos. La alternativa al gobierno no tiene credibilidad en el mundo. El kirchnerismo tendría que hacer esa autocrítica. El viernes estábamos en una situación en la que el dólar descendía, se adquirían empresas argentinas y la inflación descendía. Y hoy se da vuelta todo, el peligro nación sube 350 puntos en una hora, demuestra que hay una dificultad grave entre el kirchnerismo y el mundo”.

Alberto Ángel Fernández es un político, letrado y profesor de derecho penal y civil argentino, candidato a presidente de la Nación Argentina por el Frente de Todos para las elecciones de 2019.

Cuando se le interrogó por la devaluación del peso, su candidata El gran ganador de las elecciones, que terminaba de reunirse con Cristina Kirchner, a vicepresidenta y jefa de Estado entre 2007 y 2015 tajante ha asegurado: “”es lo que pasa cuando un gobierno miente sobre el rumbo de la economía””.

Fernández ha hablado desde la seguridad y la ventaja que le da el haber obtenido el 47% de los votos en contra del 32% de Macri. Una aplastante victoria que define mucho políticamente, pero nada formalmente: lo del domingo han sido unas primarias para definir candidatos, las elecciones van a ser recién el 27 de octubre. Restan 75 días hasta entonces, y la experiencia y medio son una eternidad en Argentina. indica: “Dos meses”. y medio son una eternidad en Argentina. Basta con observar lo que ocurrió con el valor del dólar, el valor nodal de la economía de Argentina, que ha saltado de 47,55 pesos el viernes a 57,30 hoy.

A su vez, tras un principio llamativamente pobre, en el que se luchó con varios periodistas y se la ha pasado informando que va a estar en él, si gana el poder, y no en su vicepresidenta, Fernández consiguió asentarse. La clave ha sido apelar a las Leliq, unos bonos emitidos por el Banco Central que brindan un notable desempeño y se utilizan para “secar” la plaza de pesos y evitar que estos se vayan a a la adquisición del dólar, la medida de todo en la economía de Argentina. Fernández ha aprovechado la ignorancia general de qué son las Leliq y aseguró que va a reducir drásticamente sus intereses y que, con el dinero economizado, incrementará un 20% las jubilaciones. En los días siguientes seguiría desgranando compromisos, todo a costa de las Leliq. Suena inviable lo que propone, pero es efectivo en términos de contribuir votos.Algo es cierto: Macri Algo es cierto: solicitó: “La medida de su mandato fuese el índice de pobreza”. y en eso ha fracasado. Hace 4 años, este año va a terminar con cifras iguales o peores a las del, tras descender lo del %32 en 2015 al %25,7 en 2017 final de los ocho años de Cristina final de los ocho años de Cristina. En el medio, en 2018, ha habido una megadevaluación del peso que ha impulsado la inflación y ha sacudido los soportes del gobierno. Que en ese contexto Macri pueda ganar la reelección es un pequeño milagro de la política. O la muestra, en realidad, de que a los argentinos les importa mucho la economía, pero no es el único baremo para acordar su voto. En parte por eso a Macri se lo observó emocionado y dinámico al mismo tiempo en los últimos días, con una campaña que vende, sobre todo, futuro: estamos trabajando bien, el sendero es amargo, pero estaremos mejor.El valor del dólar, la medida de todas las cosas en el sistema de valores de Argentina, subió rápidamente en los primeros minutos de un mercado financiero que tiene hoy bastante de ficticio, porque casi nadie adquiere ni vende. Eso no impidió que la divisa de Estados Unidos subiera en algunas casas de cambio hasta los 62 pesos, para luego retroceder. La expectativa está puesta en lo que pueda hacer el Banco Central, comandado por Guido Sandleris, y en cuándo y cómo acordará intervenir en el mercado.

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, consciente de que cualquier movimiento del dólar impacta en los valores. mencionó: “Seguramente este día difícil tendrá impacto”. Y eso, en un contexto que no es exactamente calmado, porque Argentina vive con una inflación del 45% anual.

Los números de Argentina son de delirio: las tasas de interés en los bancos han subido este lunes al 74%, las acciones de empresas de Argentina en Wall Street se han desplomado un 60% y los bonos argentinos han perdido un 20%. Todo, en un día sumamente irreal en los mercados financieros, porque las operaciones han sido mínimas, aunque el impacto en el ánimo de la población fuese enorme.

El lunes brindó un despertar amargo a los argentinos. A la devaluación del peso, que se veía ya en la madrugada en plazas internacionales, se le agregó un clásico de los momentos de crisis en la nación: los servicios digitales de sus bancos no funcionaban, y cuando se presentaban en las sucursales, él/ella se les mencionaba: “No podían pasar por caja porque se había “caído el sistema””.

En esas horas ha hablado Roberto Lavagna, ex ministro de Economía argentino y tercero en las elecciones de domingo: “Argentina necesita gestos rápido”. Lavagna ha sido ministro de Eduardo Duhalde tras la megacrisis de 2001, y durante parte del Gobierno de Néstor Kirchner. Su palabra tiene por eso valor en una nación que tiene bien presente el recuerdo de aquella crisis y de la confiscación de los ahorros depositados en los bancos, los mismos que hoy casi no han permitido realizar operaciones a sus clientes minoristas.

La crisis devaluatoria atroz desatada en abril de 2018, que ha llevado en pocos meses el valor del dólar de 18 a 40 pesos, ha impulsado la inflación, ha golpeado los sueldos y aumentó la desocupación y la pobreza. A eso se agregó que el Gobierno ha insistido en las mismas recetas y ha reaccionado demasiado tarde con medidas heterodoxas que llevasen sosiego a la población. Esa tierra arrasada en lo económico y lo social ha afectado gravemente a Vidal, que era vista como la sucesora natural de Macri en 2023 y ha perdido ayer por 49 a 32% ante Axel Kicillof, ex ministro de Economía de Cristina Kirchner.

Tampoco influenció en el voto de los argentinos el tema de la corrupción. Ni los 13 procesamientos y siete pedidos de cárcel preventiva para la ex presidenta, en libertad gracias a sus fueros de senadora, ni la impactante revelación periodística de hace un año del periódico La Nación, conocida como los “cuadernos de la corrupción”.

En su discurso de celebración de la victoria, Fernández ha buscado en la noche del domingo llevar tranquilidad ala nación: “No venimos acá a restaurar un régimen, venimos a crear una nueva Argentina en la que todos tienen lugar. Se ha terminado el concepto de venganza, de fisura y de cualquier cosa que nos fraccione. Haremos esa nación, se lo debo a Estanislao y ustedes a todos sus hijos . Los que están intranquilos que no se intranquilicen. Nunca hemos ido dementes, siempre arreglamos las dificultades que otros han generado. Argentina hoy está pariendo otra nación”.

Pero el principio del lunes ha sido feroz y ha puesto toneladas de presión sobre Macri, que si sigue con la batalla electoral, tiene que definir o busca un acuerdo con el peronismo. Parece difícil combinar ambas cosas.

Joaquín Morales Solá, una de las alusiones del periodismo político de la nación, ha titulado su columna previa a las elecciones con un “Las grandes cosas que se ponen en juego” y ha dejado una reflexión de calado: “Es probable ver por primera vez el viejo sueño de politólogos y sociólogos: la existencia en la Argentina de dos grandes polos ideológicos, uno de centroderecha y otro de centroizquierda. Previamente no han podido existir porque peronistas y radicales eran en sí mismos alianzas que cubrían todo el arco ideológico. El suceso nuevo es que ni el peronismo ni el radicalismo son ya lo que han sido, y tal vez nunca lo vuelvan a ser. El Partido Justicialista es ahora un asociado menor del cristinismo y el radicalismo es un aliado mediano del macrismo. Tampoco es seguro que esos dos bloques permanezcan en el tiempo ni que expresen adecuadamente las ideas de la derecha y de la izquierda. ¿Es Macri de derecha? ¿Es Cristina de izquierda? Un auténtico representante de la derecha no amplía el gasto social como lo ha hecho Macri. Una líder de la izquierda no se hace rica, o no debería, mientras cumple tareas como funcionaria pública”.

Todo peronista en 91 años que consigue terminar el mandato. indica: “Macri tendrá que conformarse con el mérito de ser el primer presidente democrático no”. peronista en 91 años que consigue terminar el mandato. Y en ese sentido la pregunta en la nación es cómo lo termina. El recuerdo de la larga transición entre Raúl Alfonsín y Carlos Menem en 1989, en medio de una pavorosa hiperinflacuión, está presente. Alfonsín rennció al cargo cinco meses previamente, vaciado de poder ante el solicitado de un dólar “recontra alto” que reclamaban los futuros ministros de Menem. El peronismo, lo saben los argentinos, no se describe por el cuidado de las formas institucionales, y actúa como el tiburón ante una gota de sangre en el océano, cuando huele la proximidad del poder: sale a morder. La dificultad esta vez es que, va a complicar las posibilidades de su propio gobierno, si muerde demasiado.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: NEUTRAL

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>El peronismo vapulea a Mauricio Macri en las elecciones y el peso se desploma
>>>>>Ensayo general para las elecciones presidenciales de Argentina – August 11, 2019 (El Mundo)
>>>>>Mauricio Macri: “Esta elección define los próximos 30 años de Argentina” – August 11, 2019 (El Mundo)
>>>>>Desplome financiero y devaluación del peso en Argentina tras la victoria de Alberto Fernández – August 12, 2019 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 nosotros/nosotras 150 185 NONE 12 (tacit) nosotros/nosotras: 11, nos: 1
2 Mauricio Macri 35 0 PERSON 10 lo (referent: Macri): 1, Macri: 4, ese contexto Macri: 1, Mauricio_Macri: 2, (tacit) él/ella (referent: Macri): 1, Macri de derecha: 1
3 Alberto Fernández 20 20 PERSON 8 Alberto_Fernández (apposition: el candidato de el peronismo): 1, (tacit) él/ella (referent: Alberto_Fernández): 2, Alberto_Ángel_Fernández: 1, Fernández: 4
4 Argentina 0 10 PERSON 8 Argentina: 4, (tacit) él/ella (referent: Argentina): 3, la Argentina de dos grandes polos ideológicos: 1
5 país 80 0 NONE 7 otro país: 1, ese país: 1, un país: 2, el país: 3
6 eso 0 15 NONE 5 eso: 4, Eso: 1
7 yo 0 30 NONE 4 me: 2, (tacit) yo: 2
8 argentinos 32 0 NONE 4 los argentinos: 4
9 dos grandes polos ideológicos 0 0 NONE 4 (tacit) ellos/ellas (referent: dos grandes polos ideológicos): 4
10 todo 0 0 NONE 4 Todo: 1, todo: 3