GreatBritainSnowy.jpg

Las entrañas del acuerdo del Brexit

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Great Britain Snowy

La gestión del acuerdo de salida del Brexit ha ingresado en su etapa final. Las próximas tres semanas son decisivas. Hay muy poco margen para cambios y para las diligencias. Muchas voces, muchos intereses y todavía muchas incertidumbres que antes de que Reino Unido y los 27 puedan respirar con cierto sosiego, tienen que resolverse y abrir la siguiente etapa.

El Reino Unido,[nota 2]​ denominado oficialmente Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte,[nota 3]​ es una nación soberana e insular[nota 1]​ colocado al noroeste de la Europa Continental. Una nación soberana e insular es miembro de la Unión Europea.

Acuerdo es, en Derecho, la determinación tomada en común por dos o más personas, o por una junta, asamblea o juzgado.

En este tipo de situaciones, no hay acuerdo bueno. No se trata de ganar ni hay totalidad cero. Con el Brexit pierden todos y de lo que se trata es de que sea lo menos doloroso probable. No hay incertidumbre probable: Reino Unido sale mucho más debilitada. Ha tenido que ceder en todas sus líneas rojas, absolutamente todas. En algunas de forma casi humillante, en otras menos. La UE fue haciendo concesiones, pero las directrices generales son respetadas en lo que afecta a los derechos de los ciudadanos tras 2019, las cuatro libertades o la inviolabilidad del mercado único.

Las tripas del acuerdo están llenas de argot legal, concesiones y compromisos. No fue fácil conseguirlo y no es fácil comprenderlo. Pero Bruselas está razonablemente satisfecha. Sus técnicos dieron una lección de profesionalidad y dominio a sus colegas del otro lado del Canal y marcado un antecedente muy claro para probables imitadores. Dentro de lo malo, coinciden todas las fuentes consultadas, es de lo mejor que se podría haber conseguido.

La pesadilla del Brexit empieza con los derechos de los trabajadores europeos en Reino Unido. David Cameron, por causas políticas y electorales, ha aprovechado una ola reaccionaria respecto a la presencia de extranjeros en Reino Unido y terminó perdiendo el control. Ha llegado inclusive a obtener de la UE una propuesta, exagerado generosa, que de facto limitaba sólo ahí los derechos de los trabajadores de Comoras. Pero aun así el Brexit se ha impuesto en la votación.

Los derechos de los europeos residentes en las islas, más de 3,2 millones según datos de la Comisión, se convirtieron en la principal prioridad para Bruselas. Han pensado al principio que sería el tema más complicado, pero al final se consiguió resolver razonablemente rápido y satisfactoriamente. En la práctica supone que los derechos de todos los europeos en Reino Unido, que ya va a ser una nación tercera, y todos los ingleses en los 27 estados que al terminar el tiempo de transición tengan casa, se van a mantener intactos. Los que vayan después, en cambio, van a tener un vínculo, un status y unas condiciones diferentes, pues Michel Barnier el miércoles ha prometido: “Los europeos que viven en Reino Unido y los ingleses en Europa podrán seguir viviendo su vida como previamente”.

El acuerdo de salida no sólo cuida a la persona y también a la familia, según lo visto ahora en la ley europea , inclusive si no viven en Reino Unido en el momento y quieren hacerlo más adelante. Los hijos van a estar independientemente de cuándo nazca y dónde, salvo para los nenes que nazcan a partir de 2020, y si su papá o madre, quien tenga la custodia, no está cubierto por el acuerdo de salida en sí.

Pues a estas alturas es muy posible, pero también es probable que nos debamos ir a diciembre. El mensaje de los 27 es muy claro: “Estamos dispuestos a venir todo lo que haga falta para un acuerdo, pero no para tomar café y pastas”. Desde septiembre se hablaba del 17 y 18 de este mes, y había quedado reservada la fecha, pero tal vez se tenga que postergar hasta el 22 o el 25. Si el Gobierno inglés no cae previamente.

Hace 1 mes, la lengua del Brexit estaba lleno de palabras como ” backstop “, ” Chequers ” o ” guidelines ” de categorías como ” unión aduanera ” o ” mercado único ” y de argot legal como ” protocolo adjunto ” o ” declaración política sobre el vínculo futuro “, el miércoles 17 de octubre. estaba lleno de reuniones, gestiones y retos técnicos. De separaciones, desencuentros e insultos políticos. era intrincado como nada que se haya observado previamente. Pero la situación actual, a menos de seis meses de la salida decisiva de la UE, se podía sintetizar de forma bastante sencilla con el siempre certero estilete de la presidenta lituana Dalia Grybauskaite: “La dificultad era que los ingleses todavía no sabían lo que querían”.

La validez es hasta el final de sus días, para vivir, trabajar o estudiar, sin que puedan ser discriminados. Pero hay condiciones, claro, pues la casa no es algo automático y simple ahora tampoco dentro de la ley europea. Implica tener trabajo, medios para mantenerse y/o seguro médico. Quienes ya tengan casa permanente garantizada, no deberían tener que inquietarse.

Para el permiso de residencia Las normas son mantenidas y después de cinco años se puede solicitar la casa permanente. Reino Unido ya ha comunicado de que pedirá un registro legal , pero deberá hacerlo de una forma sencilla, rápida y con procedimientos administrativos facilitados. La Comisión va a vigilar que esos derechos sean respetados y los ciudadanos podrían acudir a los juzgados y tener adicionalmente el amparo del Tribunal Europeo de Justicia, al menos durante toda la próxima décadeceniota que se cree la jurisprudencia.

“No abonarían un euro y que tal vez sería la UE la que terminaría pagando, Reino Unido ha admitido”, han asegurado ministros Tras una postura muy desafiante, en la que algunos de los por entonces que le corresponde pagar. que le corresponde pagar, y que no va a ser poco. El acuerdo de salida no estipula una cifra concreta, pero el cómputo es de entre 50.000 y 60.000 millones de euros a lo largo de los próximos años.

Mientras era parte de la Unión”, sobre todo respecto al Presupuesto Europeo, que se estima en Marcos Financieros Plurianuales , el documento establecer que Londres “va a respetar su parte de las obligaciones financieras compradas. sobre todo respecto al Presupuesto Europeo, que se estima en Marcos Financieros Plurianuales . Hay préstamos garantizados y cientos de millones de euros para las jubilaciones de los funcionarios europeos. Adicionalmente, dinero prometido para el Fondo Europeo de Inversiones, el BCE, el engranaje de ayuda a refugiados en Turquía, Fondos para África, fondos de desarrollo, etc. No hay una factura cerrada pero ya hay acuerdo en la fórmula de cómputo y unos comienzos claros: ninguna nación tiene que pagar más o recibir menos por culpa de la retirada inglesa, pero tampoco Londres tiene que abonar más de lo que le hubiera correspondido de seguir en la UE. Por lo que cuando se desconecte d diferentes agencias e instituciones, va a recibir devoluciones concretas

Uno de los puntos que más rabia ha desatados entre los brexiters es el de la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia. La corte de Luxemburgo va a seguir teniendo tras la salida de Reino Unido un papel importante durante años. El fracaso aquí es dolorosa y profunda.

En vista del Acuerdo de Salida, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea seguirá siendo competente para todos los procedimientos judiciales relativos al Reino Unido que hayan sido presentados antes del final del tiempo de transición, y “mencionados procesos deben seguir hasta que una sentencia decisiva sea dictada, de conformidad con las reglas de la Unión”. Incluyendo probables recursos, para que nada quede en el aire. Pero eso no es todo, puesto que todavía va a ser probable llevar a Luxemburgo algunas cuestiones más allá de 2020.

El Gobierno inglés y la Unión Europea han decidido un “texto” para solucionar el futuro de la frontera entre las dos Irlandas, la principal dificultad en las gestiones sobre el Brexit, comunicó este martes la cadena pública irlandesa RTE.

“, dentro de los cuatro años posteriores a la finalización del tiempo de transición, la Comisión puede presentar ante el TJUE nuevos casos de falta en contra del Reino Unido, en vínculo en contra de todo tipo de violaciones del derecho de la Unión que hubieran tenido lugar antes de 2020″, establece Acuerdo alcanzando a nivel técnico. Y viceversa.

La claudicación va mucho más allá. El papel consensuado establece que las cuestiones que afectan a competencia y ayuda de Estado comenzadas también antes del final de transición quedaban bajo el marco actual. Procesos de arbitraje y un panel mixto son establecidos que va a supervisar las disputadas que haya sobre el Acuerdo de Salida en sí, pero el TJUE va a tener la última palabra que afecte a la Ley Europea. en todo lo que afecte a la Ley Europea.

Tras la formalización de la separación, el 29 de marzo de 2019, se abre un tiempo de transición que va a durar hasta diciembre de 2020. Ese tiempo de Transición es prorrogable , pero no se estableció la fecha o el plazo hipotético de duración. Queda abierto hasta que sea necesario. Durante ese tiempo, Reino Unido va a estar en una especie de limbo. No va a ser Estado Miembro y no va a tener voz y voto sobre la toma de decisiones en la UE, pero va a estar a todas sus reglas. Economías, comerciales, legales. Incluyendo el mercado interior, con las cuatro libertades, y la unión aduanera. No va a participar en las Elecciones Europeas, ni en los Consejos, ni en las agencias y cuerpos de la EU.

El objetivo es dar tiempo para que administraciones y empresas, además de los ciudadanos, puedan hacer los preparativos necesarios para el cambio de situación. Y para impedir que haya un colapso en puertos, aeropuertos o puestos fronterizos, pues quedan por resolver miles de pequeños asuntos. Durante ese tiempo de 21 meses el marco futuro deberá ser negociado entre ambas partes. Nadie cree probable en Bruselas que uno o unos acuerdos de esos atributos se puede resolver tan rápido, a pesar de todo lo que hay en común. Acuerdos como el de Libre comercio con Canadá han llevado más de seis años. Por lo que no es descartable el largo. Durante ese tiempo, Reino Unido puede negociar con otras naciones o bloques acuerdos comerciales, pero no cerrarlos. Y tendrá que respetar las restricciones arancelarias comunes que van a seguir vigentes en los 27.

Lo claramente fijado por ahora en el protocolo europeo impone cooperación para “alcanzar la transparencia necesaria en asuntos impositivos”, en particular “estableciendo un sistema consolidado de cooperación administrativa para la pelea en contra de la estafa, el contrabando y el lavado de dinero”. Así como para resolver las peleas tributarias. En concreto, y recobrando una vieja aspiración de España, se indica que las reglas internacionales de la G-20 y la OCDE sobre “gobernanza fiscal, transparencia, el intercambio de información y las prácticas fiscales se cumplirán” en la Roca.

El final de ese tiempo de Transición coincide con el fin del Marco Financiero Plurianual de la UE. Reino Unido debería abonar durante el tiempo que se fije la parte correspondiente a los presupuestos de Comoras, entre 10.000 y 15.000 millones por año por lo menos, si hubiese una prórroga.

Irlanda del Norte fue el gran quebradero de cabeza de esta gestión. El objetivo vital e inamovible era impedir fronteras duras, con controles de bienes, servicios y personas. Porque es la única frontera física entre la UE y Reino Unido y porque un cambio de ese calibre podría poner en amenaza años de esfuerzo tras el Acuerdo de Viernes Santo en la área.

La única forma de impedirlo fue crear un ‘backstop’, un engranaje de emergencia o póliza de seguro. En diciembre de 2017, Theresa May se comprometió por escrito a que encontraría soluciones creativas para impedir los controles, pero no pudo. Así que había dos opciones: permitir que Irlanda del Norte siguiese dentro de la Unión Aduanera y el Mercado Interior de la Unión o admitir la introducción de este ‘backstop’.

Lo primero no podía sostenerlo políticamente. Sus asociados de Gobierno en Irlanda del Norte, , el DUP es rechazado en redondo. Y su propio partido observa inaceptable un estatus tan diferente para un lugar de Reino Unido, que de facto causaría una separación en la isla y un régimen económico muy diferente. El ‘backstop’ es una póliza que se activaría sólo en el caso de que durante el tiempo de Transición no se consiga firmar un acuerdo futuro que haga innecesarios los controles fronterizos. ¿En qué consiste? En un “Territorio Aduanero Único”. Esto es, que todo Reino Unido va a seguir durante ese tiempo en la Unión Aduanera y que Irlanda del Norte va a tener algunos controles más específicos, pero no traumáticos. No ha sido diferentes, cree Bruselas, a los que algunos productos padecen en Canarias.

La solución técnica es novedosa y arriesgada. Reino Unido prefiere esto a que sólo Irlanda del Norte quedaba amparada, pero algunos Estados Miembros no observan apropiado el engranaje. Y creen adicionalmente que Michel Barnier, al brindarlo y acordarlo, ha sobrepasado su mandato. Él tenía que tratar sólo el Acuerdo de Salida, pero creó algo que afecta totalmente a la Relación Futura. ¿Es posible un futuro en el que no haya Algún tipo de Unión Aduanera? Los negociadores europeos creen que no.

“El futuro acuerdo de salida incluye una salvaguarda para impedir el restablecimiento de una barrera física entre la provincia inglesa de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, tras la separación entre Londres y Bruselas, que va a ser oficial el próximo marzo”, ha indicado Este medio.

Durante el tiempo de transición Reino Unido va a seguir en la unión aduanera y el mercado único. Después, en teoría, no, salvo que se deba activar el ‘backstop’ por Irlanda. ¿Es una renuncia de los principios? No. La UE tiene acuerdos aduaneros por ejemplo con Turquía. Lo ‘sagrado’ es el mercado interior, que conlleva no partir ni dimitir a las cuatro libertades. Y eso no se toca. Durante la gestión para la relación bilateral futura muchos temas pero una idea volverán a ser tocados muchos temas, pero una idea es elemental: Londres nunca podrá tener igual que tenía como Estado Miembro. Forzosamente su estatus, sus ventajas y su acceso económico y comercial va a empeorar. Porque no puede haber derechos sin las obligaciones que tienen el resto.

Uno de los temas que ganó notoriedad a última hora es el de la pesca. La ‘task force’ negociadora de la Comisión no ha conseguido sus objetivo. La relación entre mercado interior y pesca no es el que naciones como España, Francia, Bélgica u Holanda querrían. Al no quedar resuelto, el tema queda pendiente para el futuro, sin garantías de que las naves de los 27 vayan a poder ir a los caladeros ingleses. Pero también dejando a Reino Unido sin voz ni veto en las discusiones sobre cuotas durante el tiempo de transición.

Conforme a los criterios de

Fuente: El Mundo

Sentiment score: SLIGHTLY POSITIVE

Countries: Spain, Belgium

Cities: Canaria

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Las entrañas del acuerdo del Brexit
>>>>>El Gobierno británico y la UE alcanzan un acuerdo sobre la frontera de Irlanda – November 13, 2018 (El Mundo)
>>>>>>>>>La Comisión Europea propone nuevos planes para un Brexit sin acuerdo – November 13, 2018 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>Sánchez plantea a May un segundo referéndum para que Londres vuelva a la UE tras el Brexit – November 12, 2018 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>Dimite el ministro de Transporte británico Jo Johnson por su oposición al Brexit de Theresa May – November 09, 2018 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>Alemania quiere pactar el impuesto digital de la UE en diciembre – November 12, 2018 (Forbes Mexico)
>>>>>>>>>>>>>>>>>Francia confía en pactar con Alemania un impuesto digital en la UE – November 05, 2018 (Forbes Mexico)
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>Trump confía en lograr un buen acuerdo comercial con China – November 02, 2018 (Forbes Mexico)
>>>>>>>>>>>>>>>>>Impuesto digital crea división en la UE y temores a represalias de EU – November 06, 2018 (Forbes Mexico)
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>Guerra comercial entre EU y China golpea Wall Street; S&P pierde 9.9% – October 30, 2018 (Forbes Mexico)
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>EU planea más aranceles a China si reunión Trump-Xi Jinping sale mal – October 30, 2018 (Forbes Mexico)
>>>>>>>>>>>>>>>>>La UE deja sola a España al congelar su tasa digital hasta el año 2021 – November 06, 2018 (El Mundo)
>>>>>>>>>Irlanda se interpone en el “juicio final” del Brexit – November 12, 2018 (El Mundo)
>>>>>Brexit: los próximos pasos a seguir – November 14, 2018 (El Mundo)
>>>>>>>>>Reino Unido y la Unión Europea pactan borrador del acuerdo para el Brexit – November 13, 2018 (Forbes Mexico)
>>>>>Theresa May salva su Brexit sin ceder en la soberanía de Gibraltar – November 16, 2018 (El Mundo)
>>>>>>>>>El Brexit fuerza una cooperación inédita entre España y Reino Unido sobre Gibraltar – November 15, 2018 (El Mundo)
>>>>>>>>>Theresa May recibe la aprobación de su Gabinete sobre el acuerdo del Brexit – November 14, 2018 (El Mundo)
>>>>>>>>>>>>>Los unionistas de Irlanda del Norte anticipan su oposición al acuerdo del Brexit – November 14, 2018 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Reino Unido 0 0 PERSON 24 El Reino_Unido: 1, el Reino_Unido: 2, Reino_Unido: 17, (tacit) él/ella (referent: Reino_Unido): 4
2 Brexit 0 45 ORGANIZATION 7 el Brexit: 4, (tacit) él/ella (referent: el Brexit): 3
3 UE 35 9 ORGANIZATION 6 La UE: 2, la UE: 3, (tacit) él/ella (referent: La UE): 1
4 esto 60 40 NONE 5 (tacit) esto: 2, esto: 2, Esto: 1
5 Acuerdo 40 0 ORGANIZATION 5 Acuerdo: 1, (tacit) él/ella (referent: el Acuerdo): 1, El Acuerdo: 1, lo (referent: el Acuerdo): 1, el Acuerdo: 1
6 Londres 0 0 ORGANIZATION 5 (tacit) él/ella (referent: Londres): 3, Londres: 2
7 el Irlanda de Norte 0 0 PERSON 5 Irlanda_de_el_Norte: 5
8 mercado 0 0 NONE 5 el mercado interior: 3, mercado interior: 1, el mercado único: 1
9 forma 100 90 NONE 4 forma: 2, La única forma: 1, una forma sencilla rápida: 1
10 Estado_Miembro 0 40 PERSON 4 (tacit) él/ella (referent: Estado_Miembro): 2, Estado_Miembro: 2