Donald Trump: sexo, embustes y contratos de confidencialidad

Por: SentiLecto

Su casamiento está en el punto de ve, pero la consigna en la Casa Blanca es, ante todo y a pesar de todo, parecer normalidad. Por eso, en las últimas semanas los Trump se pasearon cogidos de la mano sendero de la misa de Pascua o del helicóptero presidencial. Las escenas, perfectamente orquestadas y representadas ante genuinos batallones de fotógrafos, apenas duran unos segundos. La dificultad es que, en su caso, los gestos de simpatía son todo menos el reflejo de la normalidad. Desde que han llegado a la Casa Blanca y su lenguaje corporal, su falta de quí­mica es un suceso habla más de lo que ellos quisiesen sobre un vínculo que, al menos mediáticamente, cruza su momento más delicado y controvertido. Porque la realidad es que nada es normal en la Casa Blanca. Discusiones políticas aparte , la vida personal del presidente se ha convertido en un asunto de interés nacional en Estados Unidos y en una gran fábrica de escándalos sexuales y titulares explosivos. Por eso, su vínculo con su mujer, y hasta la posibilidad de una separación durante su mandato, están en el epicentro del debate público. Pero Melania no es la única. Las otras mujeres de su vida están dejando de ser un voto de confianza incondicional para el presidente. Y algunas de las mujeres de su pasado podrían costarle, inclusive, la presidencia.

Hace 12 años, todo ocurrió, presuntamente. Hací a un año n su tercera mujer, Melania. decía: “Donald Trump, que se ha dejado flagelar con un ejemplar de la revista Forbes, se brindó a pagar después de mantener vínculos sexuales, nunca decía a su mujer delante de sus amantes, se habí­”.a casado con su tercera mujer, Melania. Su hijo, Barron, apenas tenía unos meses. Y sin embargo, el magnate estaba viviendo varias aventuras simultáneas con diferentes mujeres. Los detalles van a sonrojar a cualquiera, pero para el presidente de Estados Unidos son un genuina explosivo de relojería a punto de explotar. pero en cambio las comparaba incesantemente con su hija, Ivanka Trump. Después de que se desvelase que uno de sus letrados ha pagado 130.000 dólares por adquirir el silencio de la estrella del porno Stormy Daniels poco, sus infidelidades se hicieron públicas antes de las elecciones presidenciales de 2016. Un acuerdo parecido fue usado para mantener apartada de los medios a la exmodelo de Playboy Karen McDougal. Ahora, ambas han aceptado entrevistas contando todos aquellos detalles y desafiando abiertamente sus contratos de confidencialidad.

Hay varios sucesos innegables: el primer casamiento del empresario se rompió por una infidelidad, más de 16 mujeres le acusan de acoso sexual y él mismo ha presumido de ello estando ya casado con Melania Trump, aunque los portavoces del presidente y de la primera dama han rechazado categóricamente las demandas. Melania Trump De hecho, el periodista Michael Wolff, en su controversial libro Fuego y rabia , llegó mencionar: “Trump mantuvo un affaire durante su tiempo en el Despacho Oval”.

El incesante goteo de demandas y detalles vergonzosos en contra de su conyuge puso a la primera dama en una postura muy delicada. En realidad, que su casamiento no es ninguna narración de hechicera ya era de dominio público. Se sabe, por ejemplo, que los Trump duermen en habitaciones separadas y que, llevan vidas prácticamente paralelas, según ha contado Michael Wolff y, en oportunidades, pasan varios díaas sin observarse. Adicionalmente, la lengua no verbal entre ellos es inequí­voco. Por eso, la prensa de Estados Unidos, tanto la de corazón como la política, lleva semanas especulando sobre el estado de ánimo de la primera dama. Se ha mencionado que odia su nuevo estatus y las obligaciones que conlleva, que echa de menos su acomodada existencia neoyorquina, que es “profundamente infeliz” y que odia este torbellino de escándalos y titulares de prensa en el que se ha transformado su vida. De hecho, las especulaciones sobre una probable separación son disparadas en las últimas semanas.

Michael Blieden Wolff[3]​ es un pianista, compositor y productor musical estadounidense.

En su último libro, el periodista Ronald Kessler predice que no va a haber divorcio marital. Al menos, mientras los Trump residan en la Casa Blanca. La primera dama va a tener sus causas para no hacerlo. “Melania tratará de capitalizar su postura de fuerza para renegociar el contrato prematrimonial que cuando se ha casado, ha firmado con Trump”, opinan Algunos especialistas en derecho marital. Pero también hay otro escenario probable, aunque inédito: va a ser la primera vez en la historia que un presidente norteamericano se divorcia durante su mandato. La renombrada revista Newsweek exploraba recientemente cómo va a afectar eso a la “marca” de la primera dama y la parte de parecer de la cadena de televisión CNN se interrogaba directamente: “¿Por qué se queda Melania?”. Mientras tanto, Donald Trump se permitió inclusive bromear en público sobre la posibilidad de que Melania le abandone. Y no va a ser la primera mujer en hacerlo.

Por otra parte, el asunto no se queda allí. Según ella, él nunca ha llegado firmarlo, la artista interpuso una demanda para que que ha firmado el contrato de confidencialidad sea declarado nulo ya que. Los servicios jurídicos de Trump quieren que el juicio sea resuelto de modo privado y amenazaron con solicitar una millonaria indemnización por violación del contrato secreto, ya que con la demanda y la entrevista en televisión,  el secreto entre ambas partes habría quedado descubierto. Uno de los hombres más poderosos del planeta tendría que afrontarse a declarar, si el procedimiento judicial sigue su cauce. Por su parte Daniels ha brindado devolver los 104.000 euros con el fin de hablar libremente de su supuesto vínculo con Trump. Stormy Daniels es la tercera mujer que llevó a Trump a los juzgados, que debería dar explicaciones en sede judicial sobre la época en la que era uno de los personajes más famosos de la televisión norteamericana.

Era su mano derecha, la encargada de apagar los fuegos y contener los exabruptos, la chica para todo que mientras los llevaba, durante la campaña ha llegado planchar los pantalones del magnate puesto. Hace 7 meses, Trump galardonó la lealtad de Hope Hicks designando la directora de comunicación de la Casa Blanca, en septiembre, pero hace unas semanas, Hicks renunció. De hecho, lo ha hecho apenas 24 horas después de declarar sobre la injerencia rusa en la última campaña electoral y de aceptar, en sede parlamentaria, que había contado algunos “embustes piadosos”. Y no es la única discusión que salpicó a Hicks en los últimos meses. Cuando se ha destapado que este habí, su vínculo sentimental con Rob Porter, renunciado secretario de gabinete, fue carne de titulares ­a sido acusado de violencia de género por parte de sus dos exmujeres y Hicks ha ayudado a redactar un comunicado tratando de disculpar su conducta. Hicks, que solo tiene 29 años y ha sido modelo antes de ingresar a formar parte de la empresa del magnate, no tenía experiencia política, pero contaba con toda la confianza del presidente. Mencionan que Trump la trataba como a una hija y que confiaba ciegamente en ella. Hicks era la frente más cordial, dulce y atractiva de una presidencia antipática, controvertida y colérica. Sin ella, Trump está más solo y aislado.

“”Os “. mencioné: “Os deberiáis haber quedado en Nueva York”.”. Son palabras del presidente a su hija, Ivanka, y al conyuge de esta, Jared Kushner, en el Despacho Oval. O eso es, al menos, lo que Steve Bannon, exjefe de plan del presidente y enemigo declarado de “Javanka”, le ha contado a Ronald Kessler y que él se encargó ahora de desvelar en su controversial libro. En efecto, no corren buenos tiempos para la hijísima. Su popularidad se desplomó en los sondeos, sus iniciativas legislativas no terminaron cuajar y tampoco supo gestionar las preguntas difíciles sobre los presuntos affaires del presidente. Pese a que ostenta un cargo oficial en la Casa Blanca, de hecho, recientemente ha abroncado a un periodista por estimar que era inapropiado interrogarle por los líos de faldas de su papá. Por todo eso, su imagen, lo mismo que la de su conyuge, cada vez está más deteriorada. Y sus estrategias, paulatinamente, se están desdibujando.

Hace unos meses, el periodista Michael Wolff confirmaba lo que todo el mundo sospechaba desde hacíaa tiempo: que Ivanka, en realidad, querrá aspirar a la Presidencia de Estados Unidos en algún momento. De hecho, según Wolff, ella y su conyuge habrán llegado a un acuerdo por el que, de presentarse la ocasión, va a ser ella, y no él, la candidata. Pero ese sueño parece cada vez más lejano. Según la edición norteamericana de la revista Vanity Fair, los próximos en abandonar la Casa Blanca podrían ser exactamente ellos, es más. Jared Kushner está en el epicentro de la investigación sobre el papel del Gobierno de Rusia en la campaña electoral de su suegro y podría terminar acarreando con él a la hija del presidente. Así­ que puede que, después de todo, los Kushner deban volver a Nueva York antes de lo previsto.

Tiene uno de los trabajos más difí­ciles e ingratos de la Casa Blanca. Kellyanne Conway ha dirigido la campaña electoral, es consultora del presidente y la encargada de dar el rostro por él en los platós de televisión, además de responder las preguntas más delicadas y de informar su incesable verborrea en Twitter. Por eso, siempre fue una figura controvertida. Y ahora, adicionalmente, su lealtad hacia el presidente está en entredicho. Según el periodista Ronald Kessler, ella podrá ser la principal filtradora a la prensa de todo lo que sucede entre las paredes del Ala Oeste de la Casa Blanca. “Conway ha transformado en un uso criticar ante los periodistas a algunos de sus colegas, incluida Ivanka Trump y su conyuge, Jared Kushner”, contó Kessler. Ella lo ha rechazado, pero la sospecha ya planifica sobre su cabeza.

Y adicionalmente…

-Cuando hablamos de acoso, ¿De qué hablamos?

-La estrategia de Ivanka Trump para ser la Presidenta de EEUU

El más reciente viaje de Ivanka Trump y su conyuge, Jared Kushner, de Washington a Nueva York, fue algo accidentado. CNN reveló el suceso que cuando iban a bordo de un helicóptero, han vivido la hija de Donald Trump y su conyuge, propiedad de The Trump Organization, que ha debido aterrizar de emergencia. Por suerte, todo ha quedado en un susto para Ivanka, de 36 años, y Jared, de 37, papás de tres hijos llamados Arabella, Theodore y Joseph. Dale al play y descubre qué les sucedió.

Fuente: MujerHoy

Sentiment score: NEUTRAL

Countries: United States

Cities: New York

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Donald Trump: sexo, embustes y contratos de confidencialidad
>>>>>El susto de Ivanka Trump y su marido en un helicóptero – March 20, 2018 (Hola)
>>>>>Melania Trump se aleja del foco mediático mientras la tormenta Stormy Daniels sacude la Casa Blanca – March 26, 2018 (Hola)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Donald Trump 50 55 PERSON 17 Melania_Trump: 1, (tacit) él/ella (referent: Melania): 2, Trump: 6, (tacit) él/ella (referent: Melania_Trump): 1, Donald_Trump: 3, Melania: 4
2 Hope Hicks 195 35 PERSON 11 Hicks: 4, la (referent: Hicks y): 1, (tacit) él/ella (referent: Hicks y): 1, Hicks y: 2, ella (referent: Hicks): 1, (tacit) él/ella (referent: Hicks): 1, ella (referent: Hicks y): 1
3 Ronald Kessler 0 0 PERSON 10 Ella (referent: Kessler): 1, Kessler: 1, Ronald_Kessler: 2, la (referent: Kessler): 1, (tacit) él/ella (referent: Kessler): 2, el periodista Ronald_Kessler: 3
4 Jared Kushner 0 60 PERSON 8 él (referent: Jared_Kushner): 1, (tacit) él/ella (referent: Jared_Kushner): 3, Jared de 37 padres de tres hijos llamados Arabella Theodore y Joseph: 1, Jared_Kushner: 2, Jared_Kushner de Washington: 1
5 Ivanka 0 20 PERSON 7 Ivanka: 3, ella (referent: Ivanka): 1, Ivanka_Trump: 1, (tacit) él/ella (referent: Ivanka_Trump): 2
6 todo 50 15 NONE 7 Todo: 1, todo: 6
7 eso 0 9 NONE 6 eso: 6
8 la Casa_Blanca 0 0 PLACE 6 la Casa_Blanca: 6
9 el Despacho_Oval 0 0 PLACE 5 el Despacho_Oval: 2, (tacit) él/ella (referent: el Despacho_Oval): 2, él (referent: el Despacho_Oval): 1
10 Conway Kellyanne 15 0 PERSON 4 Conway: 1, (tacit) él/ella (referent: Kellyanne_Conway): 1, lo (referent: Conway): 1, Kellyanne_Conway: 1