África se queda sin reservas de un antídoto para serpientes

Sólo en el África subsahariana fallecen cada año 30.000 personas por causa de las picaduras de serpiente, un problema que afecta a unos cinco millones de personas en todo el mundo -la mayoría de ellas en países con pocos recursos-. Que ha demostrado ser útil y eficaz para estos pacientes El único antídoto será agotado en 2016, según denuncia la ONG Médicos Sin Fronteras que alerta de la necesidad de adelantar se a esa fecha,.

En caso de que cuenten con la ayuda de una ONG, el producto cuesta entre 250 y 300 euros, un costo desorbitado en la inmensa mayoría de los países que padecen esta peste, cuyos habitantes solo pueden acceder al medicamento o, como sucede en el caso de Suráfrica, si está subvencionado por el Gobierno. Para Alcoba, “la solución pasa por inversiones”. Este experto en medicina tropical informa: “Como sucede con otros medicamentos, tiene que subvencionarlo , o facilitar la producción de genéricos”.En el África subsahariana las serpientes más venenosas suelen estar quietas y muy bien camufladas en el suelo. Cuando la gente se acerca demasiado, pican o las pisa por error.

Fav-Afrique ha dejado fabricarse ya en el año 2014 y el último lote vacante va a caducar en junio de 2016. Alerta MSF, no va a haber ningún producto que sustituya a este fármaco capaz de salvar miles de vidas y impedir amputaciones y otras minusvalías graves, cuando llegue esa fecha.

La compañía ha informado a EL MUNDO a través de un comunicado que acordó suspender la producción del antídoto “en un contexto en el que productores existentes en países emergentes tenían la capacidad de hacer frente a la demanda global”. La irrupción de estos productores en 2006, expone el texto, hizo caer drásticamente la demanda de Fav-Afrique, un hecho que la farmacéutica asegura haber puesto en conocimiento de las autoridades sanitarias internacionales.

De cualquier forma, la farmacéutica señala que está dispuesta a transferir la tecnología del antídoto a otro laboratorio para que puedan continuar fabricando el compuesto, pero la ONG teme que esas gestiones lleguen demasiado tarde y dejen sin remedio a miles de personas -sobre todo en áreas rurales sin acceso a instalaciones sanitarias-.

De los cinco millones de personas afectados por picaduras de serpiente en el mundo, MSF estima que 100.000 mueren y unas 400.000 padecen incapacidades permanentes. Fav-Afrique es capaz de neutralizar el veneno de unas 10 especies de serpiente diferente en países del África subsahariana. En el caso de España, existen cinco tipos venenosos , para los que existe un suero antiofídico diferente vacante habitualmente en los hospitales.

Muchos de los países en los que la mortalidad es más grave —Sudán del sur, República Centroafricana, Sahel—sufren además conflictos armados. MSF trata entre 300 y 400 mordeduras de serpiente al año en Paua o Agok . La mayoría de los pacientes son nenes. El problema es que en la mayoría de los casos los pacientes mordidos no llegan nunca al dispensario o al hospital de la organización internacional. Una investigación reciente de MSF en 30 pueblos que rodean Agok ha revelado que unas 1.500 personas de cada 100.000 son mordidas con un índice de mortalidad entre 2 y el 4%.

MSF ya ha alertado de que miles de personas morirán a causa de estos animales a menos que la comunidad internacional adopte medidas que garanticen la continuidad del suministrp. En Basilea Julien Potet, consultor en materia de patologías olvidadas para MSF señaló: “Hasta que exista un sustituto del Fav-Afrique esperamos que Sanofi busque medidas dentro de su capacidad de producción para refinar el comtraveneno”.

En una nota de prensa propagada sobre el tema, esta ONG también solicita que el problema de las picaduras entre definitivamente en la agenda internacional y en las prioridades de los gobiernos y la Organización Mundial de la Salud.

Otras fuentes combinadas en esta noticia:

  • Las mordeduras de serpiente, la nueva epidemia de África
  • A punto de acabarse uno de los antídotos más eficaces contra el veneno de serpientes