La era de la posverdad y de la inmediatez

Por: SentiLecto

Aunque el término es usado desde 2004, su incorporación al DLE en diciembre de 2017 nos arroja apenas luz sobre un tema sobradamente controversial y preocupante: las fake news .

La definición del término es el principio de un debate sobre el mayor desconcierto en la historia de los institutos alrededor del mundo.

Es interesante porque, están siendo dirigidas a gente vulnerable como nenes, gente mayor y gente con poca educación, si bien tienen un punto, las supercomputadoras y su Inteligencia Artificial, pero a la vez está abriendo canales que previamente no existían para estar más seguros, comunicados y en cierta forma unidos.

Hace 1 mes, había habido un tema que había llegado a mis oídos de forma alterna a mi stream regular de noticias en Twitter y medios de comunicación, se trató del ” bloggergate “, el jueves 25 de enero. Una influencer británica, una joven que se consagraba a hacer videos de fitness en YouTube, Instagram, Twitter y Facebook había enviado un correo a un hotel en Dublín buscando hacer un arreglo: cinco noches gratis a cambio de compartir su experiencia en el hotel con su novio a sus seguidores. Lo que no había estimado era que hablaba con un hotel que tenía su propio plan de generación de contenido viral, y usaría su savoir faire digital para aprovechar el pedido.

Todos fuimos testigos de numerosos planes que hoy en día se usan para desinformar, embaucar, crear corrientes de parecer y hasta tráfico hacia portales específicos, todo ello con la única finalidad de servir a intereses particulares y “superiores”.

En numerosas oportunidades escuchamos el término fake news e inmediatamente nos remitimos a los Estados Unidos y lo que parece ser una inacabable discusión entre Trump y los medios de comunicación. Pero en realidad, perdemos de vista que la vertiginosa democratización de las TIC’s no sólo quebraron los esquemas de emisión de noticias y acceso a la información, sino que permitieron que el número y tipo de emisores de información sean multiplicados, por lo que hoy en día las noticias que circulan no provienen exclusivamente de las grandes agencias de comunicación.PUBLICIDAD

Las noticias falsas no son aquellas que como error son publicadas, sino que aluden a aquellas que son emitidas con propósito y finalidad específica, y que han incrementado en los últimos años gracias a la velocidad con la que se difunde la información a través del empleo de redes sociales. La dificultad no son las redes sociales, ni las noticias allí publicadas sino la falta de análisis y verificación de la información.

A la audiencia de la era de la posverdad y de la inmediatez le resulta más atractivo leer algo que no está rectificado pero que es mayormente propagado. Las fake news obedecen a fines comerciales o políticos muy específicos, por lo que tienden a distorsionar la realidad aprovechando la delgada línea que sostiene el debate en temas como libertad de expresión y acceso a la información.

Alrededor del mundo, crece la inquietud no solo por el influjo que tienen medios como Facebook y Twitter en procedimientos electorales sino porque a nivel global, los esfuerzos para contrarrestar los efectos de las noticias falsas no presentan un consenso entre las naciones ni entre los diferentes lugares.

Es cierto que las noticias falsas siempre existieron, pero al contexto social, económico y político que se cruza hoy en día pide abordar el fenómeno desde una óptica transversal en la que se analice cada una de las fases de la cadena de generación de información: el emisor, el mensaje, el lector y su psicología, los medios de difusión, y la mercadotecnia medio al mensaje.

Hasta este momento, el mayor avance en la regulación y penalización de noticias falsas lo tiene la Unión Europea. Desde marzo de 2017, los miembros de la UE trabajan una herramienta de revisión y validación de información que permite detectar noticias falsas en Facebook permitiendo que un tercero emita una verificación de los sucesos dichos en algún post.

Asimismo, la UE y la OTAN han comenzado en 2017 un procedimiento intensificado de cooperación para comprobar datos dentro y fuera de las naciones miembros a fin de asegurar la calidad de la información disponible en sus motores de búsqueda.

Algo interesante es que estos ingenieros saben qué métricas les duelen a las empresas de Silicon Valley: pageviews, daily active users, monthly active users, y en especial la forma en la que cada empresa los mide, cómo hablan las empresas y cómo funciona su procedimiento de ingeniería; lo que puede ser su músculo fuerte.

Es evidente que se pide emitir normatividad para aumentar la calidad de información que circula, no solo por el encono y los discursos de odio apoyados desde la emisión de fake news, aunque en este momento se observa poco posible que la dificultad de la desinformación desaparezca; sino porque la difusión masiva de este tipo de noticias cambia el libre ejercicio en la toma de decisiones de los ciudadanos y favorece una cultura de la desinformación que sólo merma el tejido social.

Los pareceres expresados son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la posición y la línea editorial de Forbes México.

Fuente: Forbes Mexico

Sentiment score: NEUTRAL

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>La era de la posverdad y de la inmediatez
>>>>>En contra del “laissez faire” tecnológico – February 08, 2018 (Forbes Mexico)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 nosotros/nosotras 0 40 NONE 5 (tacit) nosotros/nosotras: 4, nos: 1
2 información 0 0 NONE 5 la información: 3, información: 2
3 noticias 40 0 NONE 4 las noticias: 2, las noticias falsas: 1, Las noticias falsas: 1
4 esto 0 0 NONE 4 (tacit) esto: 4
5 línea 120 0 NONE 3 la línea editorial: 1, la delgada línea: 2
6 forma 40 0 NONE 3 cierta forma: 1, forma alterna: 1, la forma: 1
7 hotel 0 0 NONE 3 un hotel: 3
8 tema 0 0 NONE 3 un tema: 3
9 fake 0 40 NONE 2 fake news: 2
10 canales 40 0 NONE 2 canales: 2