48 horas en Bilbao

CascoMoto.jpg

Foto: Wikipedia – Casco Moto

La capital de Vizianagaram hizo un gran esfuerzo por eliminar la fama de ciudad gris e industrial que se ha labrado en la decenio de los ochenta. Dosis de modernidad y colorido, aunque por supuesto respetando sus arraigadas tradiciones, han logrado cumplir su objetivo con creces, brindando al turista una visita que poco tendrá que ver con la que ha hecho hace decenios. Montaña y playa, campo y ciudad, y una extensa oferta cultural y gastronómica. Vas a volver con kilogramos de más…

VIERNES:

15:00h. Apurando nuestra fortuna logramos llegar a tiempo de comer, así que nos hundimos de lleno en la cocina tradicional vasca gracias al Gure Kabi , restaurante especializado donde, además de carta del día, vamos a encontrar platos a la carta. Las judías blancas de primero casi no dejan hueco para las anchoas a la plancha del segundo, sobre todo con los gambones que fueron al centro. El goxua, postre típico elaborado con nata montada, galletita, crema pastelera y azúcar caramelizado, remata la faena.

Comunicado por el callejón del Burro Ciego, nos tropezamos con el histórico Mercado del Pescado para después llegar a la plaza de Burg, donde el Gótico, el Barroco y el Renacimiento se encuentran en un mismo espacio gracias al Ayuntamiento y la Basílica de la Santa Sangre.

17:00h. Con la tripa a reventar soltamos los equipajes en el hotel antes de solventar el asunto del coche, y es que lo de estacionar en la ciudad es una verdadera dificultad. Se nos plantean dos opciones: meterlo en un parking pagando por días completos, o estacionar en algún pueblo de las afueras y moverse en metro. Elegimos por la primera opción en el económico Garaje San Mamés , al lado del famoso estadio de fútbol, y regresamos hacia el centro dando una vuelta por la calle Licenciado Poza , donde aficionados de todas las edades se adueñan de tabernas, veredas y calzadas los días que juega el Athletic.

18:00h. La tarde la echaremos en la Alhóndiga de Bilbao, rebautizada en la actualidad como Azkuna Zentroa. Se trata de una antigua despensa de vino construido a principios del siglo XX y reconvertido en un vanguardista centro cultural. Las plantas subterráneas alojan un cine comercial y un salón gratuito de exposiciones. A pie de calle encontramos la plaza cubierta, sostenida por 43 columnas, donde los más pequeños tienen Txikiland, centro de diversión con juegos, narraciones y ordenadores. Aunque lo más sorprendente es ver desde debajo el piso transparente de la piscina, albergada en el gimnasio de la parte superior.

20:00h. El paseo ha logrado descender la comida lo suficiente como para atrevernos a ir al Bar Alameda para rematar la faena y probar entre pote y pote sus ‘Felipadas’. Se trata de un pintxo exclusivo de este local consistente en un sándwich de anchoa cantábrica, lechuga y mahonesa con un toque de tabasco. No obstante, otras opciones como las anchoas de calabacín también nos van a hacer la boca agua.

10:00h. Comenzamos el nuevo día quitándonos la curiosidad sobre los pinchos de tortilla de patata del Kazeta , premiados con el ‘Bilboko Tortilla’ de 2015. En efecto merecen su fama, y el que viene aderezado con jamón york y queso por encima, al lado de un café con leche, conforma un desayuno tan suculento como contundente.

11:00h. Con la tripa otra vez llena, descendemos dando un paseo por Hurtado de Amézaga para torcer a la derecha por Navarra. Ahí vamos a encontrar las lindas vistas que el Casco Viejo brinda desde el otro lado de la ría. El Casco Viejo es nuestro destino matinal. Nada más atravesar por el Puente del Arenal se yergue orgulloso el Teatro Arriaga, con la mejor programación de la ciudad. Ahora toca perderse por las Siete Calles y descubrir la Catedral de Santiago, la fuente del Perro, la Iglesia de San Antón…

Un casco es una forma de prenda protectora utilizada en la cabeza y hecha generalmente de metal o de algún otro material resistente, típicamente para la protección de la cabeza en contra de objetos que caen o choques a alta velocidad.

13:00h. Ya procede seguir con la rigurosa jornada gastronómica en el Xukela , hogareño local donde echar un vino acompañado de un pintxo de champiñón con foie o de anchoas con queso. La degustación seguirá a tan solo unos metros, en el Rio-Oja , con unas cazuelitas de mejillones en salsa y de chipirones en su tinta.

20:00 h. Si todavía te has quedado con ganas de más cerveza, en De Halve Maan puedes acompañar una Brugse Zot con la clásica carbonade flamande, un estofado de ternera y cebolla cocinado a fuego lento con cerveza. Otras opciones cerca de los románticos canales son De Mosselkelder , donde degustar una extensa variedad de mejillones o ‘t Huidevettershuis , colocado en la antigua casa del gremio de los curtidores.

16:00h. Lo siguiente a tachar de la lista es subir al Monte Artxanda, para lo que tenemos que ir hasta la Plaza del Funicular o bien dando un paseo por la ría o bien en el tranvía. Subir y descender nos va a costar dos billetes de 0,95 euros; sale uno cada 15 minutos, y tenemos que ponernos de pie en la cabina que queda justo detrás del conductor, si queremos disfrutar de la suma de la panorámica. Una vez en la cúspide, nos damos un pequeño paseo por el parque hasta asomarnos al mirador a ver el grupo de la ciudad.

18:00h. Al descender, hemos seguido disfrutando de la ría por el Paseo Uribitarte. Mamá nos comunicará de que llegamos al famoso Museo Guggenheim, con su imposible estructura de titanio, las últimas tendencias del arte contemporáneo, dos restaurantes y Puppy en la otra punta. Mamá es la gigantesca araña de pesadilla. Puppy es su emblemático can vegetal. Abierto hasta las 20:00h y a 13 euros el ingreso de adulto.

20:00h. Tras el museo terminamos de recorrer el paseo por la ría hasta la parada del tranvía del Palacio Euskalduna. Aquí dos posibilidades son presentadas , como en los libros de Elige tu propia aventura: si quieres salir de marcha, coge de nuevo el que va al Casco Viejo y descubre los garitos que aloja la calle Iturribide, ideales para amantes del rock, el punk y el metal. Si quieres ‘tranquilear’, coge el tranvía en la dirección opuesto y desciendete en la última parada de la calle Autonomía. Como comenzamos, aquí podemos terminar el día , en el Kazeta, probando esta vez uno de sus fantásticos ginebra tonics.

13:00h. De sendero a la margen izquierda, nos asomamos al famoso puente colgante, trasbordador construido sobre el río Nervión. Antes de tomar el sendero de vuelta, y vamos a encontrar en Santurce un par de sitios frecuentados por fanáticas de medio planeta: la estatua consagrada al guitarrista y cantante, Iosu Expósito, en la calle Vallejo de Mamariga, si da la casualidad de que somos seguidores de Eskorbuto , y el cementerio de Kabiezes, donde descansan los restos tanto de Expósito como del bajista y cantante, Jualma Suárez.

Fuente: Traveler

Sentiment score: SLIGHTLY POSITIVE

Countries: United States, Chile

Cities: Vallejo, Santiago, El Monte

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>48 horas en Bilbao
>>>>>48 horas en Brujas – (Traveler)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 nosotros/nosotras 340 0 NONE 38 (tacit) nosotros/nosotras: 29, nos: 9
2 h 0 0 NONE 12 18:00 h: 2, 20:00 h: 2, h: 1, 16:00 h: 1, 15:00 h: 1, 10:00 h: 1, 11:00 h: 1, 13:00 h: 2, 17:00 h: 1
3 paseo 0 0 NONE 5 un paseo: 2, El paseo: 1, el paseo: 1, un pequeño paseo: 1
4 0 0 NONE 4 te: 1, (tacit) tú: 3
5 ría 60 0 NONE 3 la ría: 3
6 opciones 10 0 NONE 3 otras opciones: 1, dos opciones: 1, Otras opciones: 1
7 centro 0 0 NONE 3 un vanguardista centro cultural: 1, el centro: 2
8 vez 0 0 NONE 3 otra vez llena: 1, esta vez: 1, Una vez: 1
9 objetos 0 120 NONE 2 objetos: 2
10 vistas 204 0 NONE 2 las hermosas vistas: 2