Por: SentiLecto

De acuerdo, está en juego la clasificación para un Mundial, y por mucho que este Mundial se vaya a disputar entre noviembre y diciembre Este Mundial es el de Qatar en 2022. y por mucho que esté lejos, lejísimos, toda la afición de España quiere que la selección esté en el Mundial. De acuerdo, para llegar a ese Mundial es necesario clasificarse, y para clasificarse es necesario cumplimentar los formularios que son el 90% de los partidos de esta etapa. De acuerdo, hay una Eurocopa, que , pinta mucho peor, a dos meses vista y es interesante observar cómo el seleccionador va perfilando lo que podría ser algo parecido a un once tipo. De acuerdo en todo. Pero de acuerdo también en que un España-Grecia como el de esta noche, disputado en pleno marzo, sin público y con el triunfo dado por descontada, es difícilmente digerible. ¡Ah!

Si la prensa de España fue justa con De Gea, no le importa que le interrogue si Ramos jugará los tres partidos -«no creo que ningún jugador esté los 90 minutos en los tres partidos»- ni tampoco por -«las críticas están allí y hay que admitirlas»- tampoco por cómo planteará los partidos ante Grecia, Georgia y Kosovo.

Hace 16 días, daba este paso con plena consciencia de lo que significaba, lleno de orgullo y de agradecimiento y también de motivo para la Eurocopa «, mencionó el seleccionador en una declaración citada por la página web de la DFB, el martes 09 de marzo.

Un empate así es algo feo. Y difícil de informar. Dificilísimo, de hecho, porque hay un dato que convendría que no pasara inadvertido. Luis Enrique ha repetido a nueve futbolistas respecto a aquella victoria en La Cartuja en contra de la selección de Löw. Y los dos que no han repetido, Sergi Roberto y Pau Torres, están lesionados. En su lugar ingresaron Marcos Llorente y Eric García. El resto eran los mismos. Unai Simón, que parece haberle quitado el puesto definitivamente a De Gea. Ramos y Gayá en la defensa, y de allí hacia adelante, Rodri -ya por delante de Busquets, o al menos eso parece- Koke -que ha pasado de estar casi dos años sin ir a ser titular dos veces seguidas- Canales, Ferrán, Olmo y Morata. Por lo tanto, los mismos que danzaron a la selección de Löw, los mismos que han desplegado un fútbol vertiginoso, vertical, maravilloso. Pero había dos diferencias. Una, que era noviembre. Y dos, que el equipo rival no era el mismo.

Puede parecer paradójico que el equipo esté peor en marzo que en noviembre, pero así se observó. Jugadores como Eric García o Ferrán Torres no están encontrando persistencia, jugadores como Koke o Marcos Llorente empiezan a notar la fatiga, y ni Canales ni Dani Olmo cruzan su mejor momento del año. Puede parecer paradójico también que España jugase mucho mejor en contra de Alemania que en contra de Grecia. Pero es hasta lógico. Los germanos han salido a jugar, abiertos, destensados, y los griegos han salido a romper, con una fiebre superior a la de España, propia de quien se sabe inferior. Así las cosas, los mismos han hecho lo opuesto. Han generado una ilusión tremenda en noviembre y la han frustrado, en parte, o en total, en marzo. Esto es así.

Sonreía el asturiano porque dirige uno de los cuerpos ténicos más modernos del mundo, porque se agarra a las nuevas tecnologías para desarrollar su trabajo. El ya famoso andamio desde el que observa los entrenamientos es el elemento más visible, pero detrás de eso hay un montón de tecnologías que, por ejemplo, dan con los huesos de alguien tan en apariencia desconocido como el arquero Robert Sánchez. Pero no, astrofísicos, de momento, no hay en Las Rozas.

Apenas se ha salvado Morata. Lo ha hecho con un gol soberbio, propio de un delantero centro de antiguamente, cosa que en cierto modo es el de Madagascar. Ha embolsado con el pecho un lindo servicio de Koke y sin dejarla caer la ha colado por un hueco inverosímil. Ha sido a la media hora, concretamente un minuto después de que Dani Olmo estrellara una pelota en el larguero. Esa y una doble subasta de Koke en el amanecer del partido han sido lo único interesante de un primer parcial olvidable a más no poder.

Y entonces, el debate. Esos nueve futbolistas idénticos respecto al partido de noviembre podrían llevar a pensar: bien, ya tenemos la estructura del equipo de la Eurocopa. Pero no, porque eso sería tanto como mencionar que Luis Enrique es un entrenador ortodoxo, y no, no conviene fiarse de Luis Enrique para algo así, pues puede haber siete u ocho nuevos respecto, cuando llegue el debut en el gran torneo. Y más, observado lo observado sobre el campo ayer.

De todos ellos, ha sido Bryan Gil la mejor noticia. Ha desbordado, ha encarado y ha generado la poca amenaza que ha sido capaz de generar el equipo, ya preso en las redes de Grimsby, envalentonadas en ese último tramo pues un empate es espléndido para ellos. No así para España, incapaz de pasar de los uy a las oportunidades. Una España que, de acuerdo, tiene margen de arreglar el paso en falso, pero, de acuerdo también, ayer ha tirado por tierra buena parte de lo logrado ante Alemania.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: SLIGHTLY POSITIVE

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>España no pasa del empate ante Grecia y desinfla el globo de noviembre
>>>>>Luis Enrique: «¿Astrofísicos como Guardiola? No llegamos a ese nivel» – March 24, 2021 (EntretenimientoBit)
>>>>>>>>>Pedri: «Tengo que ser Pedri y hacer mi propia carrera y logros» – March 23, 2021 (EuropaPress)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 acuerdo 140 0 NONE 7 acuerdo: 7
2 el Mundial 0 0 OTHER 5 el Mundial: 1, (tacit) él/ella (referent: este Mundial): 2, un Mundial: 1, este Mundial (apposition: el de Qatar): 1
3 partidos 0 0 NONE 4 los tres partidos: 2, los partidos: 2
4 Bryan Gil 80 0 PERSON 3 (tacit) él/ella (referent: Bryan_Gil): 2, Bryan_Gil: 1
5 España 80 0 ORGANIZATION 3 Una España que: 1, España: 2
6 Koke 0 0 PERSON 3 Koke: 3
7 eso 0 0 NONE 3 eso: 3
8 esto 0 0 NONE 3 (tacit) esto: 2, Esto: 1
9 empate 100 100 NONE 2 Un empate: 1, un empate: 1
10 equipo 0 100 NONE 2 el equipo rival: 1, el equipo: 1