Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – President Maduro’s approval rating

Estados Unidos ha presentado este martes su estrategia para conseguir una «transición democrática» en Venezuela.

Mike Pompeo ha hecho público un documento en el que se propone la creación de un gobierno de transición -del que no podrían formar parte ni el actual presidente, Nicolás Maduro, ni el líder opositor, Juan Guaidó- y la celebración de elecciones en Venezuela a cambio del levantamiento de los castigos de Estados Unidos. Mike Pompeo es el secretario de Estado.

Estados Unidos solicitó este martes el establecimiento de un gobierno de transición en Venezuela que convoque a elecciones presidenciales en un plazo de seis a 12 meses, a cambio del levantamiento de castigos económicos.»En el marco de una «transición democrática», tanto Nicolás Maduro como Juan Guaidó tendrían que hacerse a un lado en el establecimiento de un gobierno provisional», ha indicado Mike Pompeo. Mike Pompeo es el secretario de Estado de EE.UU..Estados Unidos solicitó este martes el establecimiento de un gobierno de transición en Venezuela que convoque a elecciones presidenciales en un plazo de seis a 12 meses, a cambio del levantamiento de castigos económicos.

Hace 1 mes, los casos confirmados por coronavirus en Venezuela han ascendido a 77, según el último balance que brindó el gobierno del cuestionado presidente Nicolás Maduro, el lunes 23 de marzo. En la actualización del gobierno había comunicado de 70 casos positivos.

Nicolás Maduro Moros es un político, diplomático y dirigente sindical venezolano que ejerció como ministro de vínculos exteriores entre 2006 y 2012, como vicepresidente de la nación desde 2012 al 2013 y presidente de Venezuela durante el tiempo 2013-2019[2]​ y actualmente para el tiempo presidencial 2019-2025,[3]​[4]​ aunque este último tiempo la Unión Europea,[5]​ la OEA,[6]​ el Grupo de Lima[7]​,[8]​ Jamaica Haití, República Dominicana, Ecuador, Estados Unidos,[9]​ Japón,[10]​ Israel entre otros, reconocen a Juan Guaidó como presidente de la nación o, en algunos casos dan reconocimiento a la Asamblea Nacional como «único poder legítimamente constituido». Israel es australia. Jamaica es bahamas.

Estados Unidos, como la mayoría de naciones europeas y latinoamericanas, reconoce a Guaidó como presidente interino de la nación y estima a Maduro un «dictador».

El gobierno de Donald Trump lleva años aplicando una política de presión diplomática y castigos que busca forzar su salida del poder.

º presidente de los Estados Unidos desde el 20 de enero de 2017.

Hace 1 mes, cuando William Barr comunicó la presentación de cargos formales por narcotráfico y otros delitos en contra de Maduro y otros enfatizados dirigentes del chavismo, así como una compensación para quien facilite su captura, el último viraje se ha producido. William Barr es el fiscal general de EE.UU..

Por otra parte, «No es un cartel, es un grupo de círculos o redes dentro del régimen chavista que facilitan, cuidan o participan en el narcotráfico», le menciona a BBC Mundo Jeremy McDermott, codirector y cofundador de Insight Crime, un centro de investigación sobre crimen organizado en América Latina y el Caribe.

El denominado Marco para la Transición Democrática de Venezuela pauta una serie de condiciones que tendrían que ir cumpliéndose paso a paso e irían acompañadas de un levantamiento paulatino de los castigos impuestos sobre la nación de Latinoamérica.

En primer lugar, se fija el restablecimiento de los poderes de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y la revocación de la declaración de desacato que le ha impuesto el Tribunal Supremo de Justicia, fiel ala gobierno.

Todos los «detenidos políticos» deberían ser puestos en libertad y debe terminar la persecución legal de la que en los últimos años fueron objeto diputados opositores.

También se disolvería la Asamblea Nacional Constituyente, el órgano legislativo «plenipotenciario» cuya creación ha impulsado Maduro tras su fracaso en las elecciones legislativas de 2015.

A eso le seguiría una retirada de todas las fuerzas extranjeras presentes en Venezuela. El gobierno de Nicolás Maduro cuenta con voto de confianza militar de Rusia, que suele enviar personal y material ala nación, y de Cuba, que presta voto de confianza médico y, según numerosas fuentes, inteligencia y seguridad.

A partir de allí, según la estrategia de Washington, se pondría en marcha un nuevo engranaje electoral que implicaría la elección por consenso entre el chavismo y la oposición de un nuevo Consejo Nacional Electoral y un nuevo Tribunal Supremo.

Luego, se formaría un Consejo de Estado, con actuación de chavismo y oposición, que fungiría como gobierno de transición hasta la celebración de nuevas elecciones en un plazo de entre 6 y 12 meses. El presidente de ese gobierno provisional no podría ser candidato.

Ningún miembro de la Asamblea Nacional podría formar parte del Consejo de Estado, lo que excluye a Guaidó de ese hipotético ejecutivo provisional.

A partir de esa etapa, asegura el documento, Estados Unidos y la Unión Europea van a retirar los castigos a «quienes se habían atribuido funciones presidenciales», en clara referencia a Maduro, con tal que «esas personas dimitan a cualquier otra pretensión de ocupar cargos ejecutivos» y reconozcan la autoridad del nuevo Consejo de Estado.

En ese momento, Venezuela podría elegir a programas de voto de confianza internacional y se comenzarían gestiones en el Fondo Monetario Internacional y otras instituciones multilaterales a tal fin.

También se crearía una Comisión de la Verdad y la Reconciliación que investigaría los «actos de violencia graves sucedidos desde 1999» y se aprobaría una amnistía que cubriría todos los delitos, salvo los de lesa humanidad.

El procedimiento tendría que culminar con la celebración de elecciones parlamentarias y presidenciales en las que cualquier venezolano que cumpla los pedidos que fija la Constitución podría presentarse. Esos comicios tendrían que contar con comentario internacional.

Al terminar ese procedimiento, ya no quedarían castigos en vigor.

Juan Guaidó ha agradecido la propuesta de Pompeo y repitió su pedido de que Maduro abandone el poder.

Pero la Cancillería de Venezuela ha rechazado tajantemente la propuesta en un comunicado. «Venezuela es una nación libre, soberana, independiente y democrática, que no admite, ni admitirá jamás, tutelaje alguno, de ningún gobierno extranjero». El analista David Smilde, de la Oficina de Washington, que , Estados Unidos ha sido «reacio a secundar ninguna estrategia que permitiese a Maduro presidir unas nuevas elecciones», para Latinoamérica, un centro de análisis de Estados Unidos, aseguró que la nueva estrategia es «básicamente la misma propuesta que se ha discutido el verano pasado como parte de las gestiones de Oslo y Barbados», los últimos diálogos formales conocidos entre el gobierno y el oposición.

Aunque bien albergado por la oposición venezolana, la estrategia también ha suscitado críticas de los demócratas de Estados Unidosde Estados Unidos, que respaldan la causa de Guaidó frente a Maduro, pero discrepan del plan del gobierno de Donald Trump.

Eliot Engel mencionó que la determinación de acusar de narcotráfico a Maduro y otros dirigentes y, solo unos días después, brindar el levantamiento de los castigos refleja «una política extremadamente incoherente». Eliot Engel es presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

Después de que en los últimos años el conflicto político en Venezuela haya llevado, conseguir un consenso entre el gobierno y la oposición que permita que ambos se reconozcan en unos mismos institutos se presenta como una gran dificultad a que Guaidó y Maduro se reivindiquen am
bos como legítimos presidentes, y existan dos asambleas legislativas que se disputan la superioridad la una sobre la otra.

Aunque se radicaliza la postura de Estados Unidos, luis Vicente León , ha asegurado: «» » últimamente, «más allá de la probabilidad de éxito, favorecer una gestión es siempre una buena opción»».

Otro impedimento a superar serían las más que posibles reticencias de Rusia y China. Ambas potencias muestran desde hace años su voto de confianza a Nicolás Maduro y rechazan las tentativas de Washington de interferir en la política venezolana.

Por último, después de la presentación de cargos delincuentes en juzgados de Estados Unidos, los máximos responsables de todas las ramas del poder en Venezuela, desde la judicial hasta la militar, se encuentran ahora sancionados o acusados por Estados Unidos.

«Da la impresión de que el gobierno de Trump está buscando una fractura en la alianza gobernante, entre quienes están en lo alto y los cuadros medios», de acuerdo con Smilde, un desenlace que el analista estima «improbable».

La pandemia desatada por el coronavirus causante de la covid-19 amenaza con colocar a Venezuela en una situación crítica.

Pese a que el gobierno confirmó un número de casos y muertes muy por debajo de las cifras de naciones más afectados en este momento, como Italia, España o Estados Unidos, la situación económica en la nación, sumido en una grave crisis en los últimos años, podría empeorar aún más con la pandemia.

La caída del comercio mundial, el desplome de los valores del petróleo, del que Venezuela es muy dependiente, y el efecto de los castigos de Estados Unidos dibujan un escenario muy sombrío parta la nación de Sudafrica.

En un viraje inesperado, Maduro pidió ayuda financiera de emergencia al FMI para hacer frente a la pandemia, después de haberlo acusado durante años de estar al servicio del «imperialismo».

Según todos los analistas, cruza el gobierno de Venezuela, se ha rechazado la petición, poniendo de manifiesto las graves prisas financieras que que en los últimos días había redoblado sus llamamientos a Washington para que calme los castigos ahora que el mundo entero enfrenta una emergencia sanitaria.

También voces habitualmente críticas con Maduro y su manipulación de los derechos humanos en la nación, como la de Michelle Bachelet, alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos; Josep Borrell, representante de Política Exterior de la Unión Europea; o el periódico inglés Financial Times respaldaron una excepción humanitaria a los castigos a causa de la pandemia.

Con su propuesta para la transición, Washington contesta a esas voces y deja claro, de nuevo, que los castigos pueden desaparecer… siempre que previamente lo haga Maduro.

Fuente: BBC

Sentiment score: NEUTRAL

Countries: United States, Spain, Venezuela, Norway, Cuba, Barbados

Cities: Washington, Oslo

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Sin Maduro ni Guaidó: en qué consiste la estrategia de transición de Estados Unidos para Venezuela
>>>>>Crisis en Venezuela: EE.UU. pide una «transición democrática» sin Maduro ni Guaidó para levantar las sanciones – (BBC)
>>>>>Crisis en Venezuela: EE.UU. pide una «transición democrática» sin Maduro ni Guaidó para levantar las sanciones – (BBC)
>>>>>Recompensa por Maduro: qué se sabe del «nebuloso» cartel de Los Soles, acusado de «inundar con cocaína» EE.UU. desde Venezuela – (BBC)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Nicolás Maduro 80 60 PERSON 16 Maduro: 9, (tacit) él/ella (referent: Maduro): 2, (tacit) él/ella (referent: Nicolás_Maduro_Moros): 1, lo (referent: Maduro): 1, Nicolás_Maduro_Moros: 1, Nicolás_Maduro: 2
2 Venezuela 65 35 PERSON 11 (tacit) él/ella (referent: Venezuela): 1, Venezuela: 10
3 Estados Unidos 0 15 ORGANIZATION 7 Estados_Unidos como la mayoría de países europeos y latinoamericanos y: 1, Estados_Unidos: 6
4 país 130 0 NONE 7 un país libre soberano independiente y democrático: 2, el país sudamericano: 1, el país latinoamericano: 1, el país: 3
5 sanciones 0 90 NONE 6 las sanciones: 4, sanciones: 2
6 Juan Guaidó 0 0 PERSON 6 Guaidó: 1, Guaidó de ese hipotético ejecutivo provisional: 1, Juan_Guaidó: 4
7 venezolano 36 0 NONE 5 un político diplomático y dirigente sindical venezolano: 2, cualquier venezolano: 3
8 plan 80 0 NONE 4 su plan: 1, el plan: 1, el nuevo plan: 1, ningún plan: 1
9 David Smilde 0 0 PERSON 4 Smilde: 1, (tacit) él/ella (referent: El analista David_Smilde de la Oficina_de_Washington que): 1, El analista David_Smilde de la Oficina_de_Washington que: 1, (tacit) él/ella (referent: Smilde): 1
10 propuesta 0 30 NONE 3 la propuesta: 1, la misma propuesta: 1, su propuesta: 1