Por: SentiLecto

Ni los rebrotes del coronavirus, ni el incremento de la abstención, ni los errores cometidos en cuatro años y sobre todo durante la pandemia, ni las embestidas aceradas de los contrincantes fueron suficientes para modificar la marca política en Galicia y en País Vasco, los dos lugares que estrenaron las urnas en la era de la «nueva normalidad» tras la crisis sanitaria causada por el Covid-19.

En el PSE aceptan, no obstante, que no saben cómo van a afectar los rebrotes, pero que lo razonable es que no lo haga «de forma especial», teniendo también en cuenta que se trata de un domingo de julio.

Hace 12 días, con las elecciones de 2023 aún en un horizonte lejano, las expectativas para el alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida, no podían ser mejores, el miércoles 01 de julio. Según un sondeo de Sigma Dos para Telemadrid, el actual regidor ganaría las elecciones con 23 concejales y mantendría la oficina del Palacio de Cibeles, pero dependería de Ciudadanos y Vox para hacerlo. La totalidad de los tres partidos de la centroderecha, con diferentes variables, uno sería mantenido en los 30 ediles, por encima de la mayoría absoluta.

El PP, con Alberto Núñez Feijóo al frente, revalida y mejora la mayoría absoluta en Galicia. Y ya van cuatro, las mismas que logró Manuel Fraga. El PNV, con Iñigo Urkullu, aun cuando no logra alcanzar el listón de los 38 escaños, consolida y amplía su condición de fuerza histórica de gobierno, sólo batida en la legislatura 2009-2012 a manos de un trato entre socialistas y populares.

De los resultados en ambas comunidades se desprende un descalabro apoteósico para Unidas Podemos y sus marcas, un derrumbe que, adicionalmente, no logra rentabilizar el PSOE, su asociado en el Gobierno de alianza nacional. Tanto socialistas como morados padecen un duro golpe en este primer reto ante las urnas tras los largos meses de pandemia.

La negociación de ambos aliados gubernamentales no consigue, en esta primera prueba, ni siquiera el aprobado. Ni el escudo social, ni el Ingreso Mínimo Vital, ni los ERTE, ni la compromiso de no enfrentar la crisis económica derivada de la Covid con recortes, ni por su puesto el estado de alarma sirvieron para atraer los votos de izquierda de gallegos y vascos hacia las siglas patrocinadas en el grupo de España por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Lo que pierden los morados, que es mucho, no logran atraerlo los socialistas. En esta oportunidad, la teoría de las tazas comunicantes, falló.

Los resultados en ambas comunidades tienen, una clara lectura en clave nacional que también impacta de lleno en el primer partido de la oposición. En el terreno del PP, Pablo Casado sale con gusto agridulce: el éxito de Galle se lo anota en exclusiva Alberto Núñez Feijóo, que engrandece así su talla política y se dedica como el líder capaz de ser la alternativa, en tanto que la derrota en Euskadi se apunta en buena medida en la cuenta de resultados del propio Casado, mano ejecutora de un cambio abrupto en la candidatura popular -cambió sorpresivamente a Alfonso Alonso por Carlos Iturgaiz- que, evidentemente no ha persuadido a los votantes conservadores de Vaslui.

Por otra parte, la portavoz nacional del BNG está demostrando su fortaleza en los momentos duros. Hace 4 años, ya lo ha hecho, su primera campaña como candidata. El partido había reducido mucho

Feijóo reúne ya todas las condiciones para ser observado como líder de futuro en la sede de Génova. Con su nuevo éxito pierden fuerza las voces más extremas y duras del Partido Popular y ganan terreno las más moderadas e inclinadas a la política de tratos.

Ni en una ni en otra comunidad la fuerza de Ciudadanos ha tenido recorrido reseñable. En Galicia el empuje de Feijóo fue arrollador y los naranjas, en caso de haber agregado fuerzas le habrían contribuido poco con sus 9.400 votos y, en Euskadi, una comunidad en la que PP y Cs sí formaron tándem, la totalidad ni siquiera dio para mantener los resultados que los populares consiguieron en solitario en los comicios de hace cuatro años.

La medida fue adoptada inicialmente por cinco días de modo que terminaría mañana vienes y el presidente autonómico va a proponer que se levante en todo el lugar a excepción de en el municipio de Burela» y alguno más». «Nueve municipios de la comarca no registraron ningún caso en los últimos 10 días y Burela concentra cerca del 80% de los positivos», argumentó él/ella Así,.

Analizado con el prisma nacional, el otro gran perdedor de la jornada es el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Ni la ingreso de su formación en el Gobierno central con cinco carteras, ni su condición de vicepresidente segundo, ni el suceso de que la ferrolana, Yolanda Díaz, sea la ministra de Trabajo, sirvieron para apuntalar las marcas asociadas a Unidas Podemos -la gallega, En Marea y la vasca Elkarriken Podemos- que han cosechado una fracaso histórica.

Este viernes Iglesias en Durango mencionó: «Ahor algunos cambios son producidos a nivel estatal y creo que nosotros ya no hablamos de compromisos, hablamos con sucesos contrastables».

En Galicia, Antón Gómez Reino , no ha logrado ni un solo escaño en el Parlamento. Su derrota no tiene parangón. Hace 4 años, la alianza patrocinada por los morados ha obtenido nada menos que 14 escaños y 254.500 votos, en 2016. En 2020, después de cuatro años de desmembramiento, se quedó sin actuación. Y lo más llamativo: el PSdeG, con Gonzalo Caballero ejerciendo el mando, no ha conseguido sacar tajada alguna de esta caída.

Los socialistas gallegos mantienen el mismo resultado que han obtenido en la cosecha de hace cuatro años con la diferencia de que ahora se ubican como tercera fuerza anticipados con toda contundencia por el BNG, liderado por Ana Pontón que se comió literalmente todas las boletas moradas.

La sorpresa en el terreno de Vaslui ha llegado, adicionalmente, de la mano de Vox, una fuerza que en buena medida ha protagonizado la campaña por los continuos altercados que se han producido en sus actos electorales. Los de Santiago Abascal han logrado acarrear votos suficientes como para arrebatarle a la alianza PP-Cs un preciadísimo escaño. Para Vox, el País Vasco es un terreno profundamente hostil y a pesar de ello, con su discurso extremo en favor de la unidad española, la centralización de competencias y la confrontación radical con todo lo que suene a abertzalismo y soberanismo, ha conseguido colarse en la Cámara vasca.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: SLIGHTLY POSITIVE

Countries: Spain

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Feijóo hace historia y el nacionalismo arrasa en el País Vasco
>>>>>El PSOE se encomienda al milagro en Galicia el 12-J mientras el PP se resigna en el País Vasco – July 11, 2020 (EntretenimientoBit)
>>>>>>>>>Pablo Casado advierte que el ‘caso Dina’ puede convertirse en el ‘caso Sánchez’ si no frena a Pablo Iglesias – (El Mundo)
>>>>>>>>>Galicia y el País Vasco afrontan las elecciones más difíciles de su historia por el coronavirus – July 10, 2020 (EntretenimientoBit)
>>>>>>>>>>>>>Galicia y País Vasco prohíben ir a votar a unos 450 contagiados de Covid-19 – July 10, 2020 (El Mundo)
>>>>>Ana Pontón, la responsable del resurgir del nacionalismo gallego – July 11, 2020 (EntretenimientoBit)
>>>>>>>>>Feijóo, partidario de reducir a un municipio el cierre de A Mariña mientras la Diputación pide suspender el 12-J – July 09, 2020 (EntretenimientoBit)
>>>>>>>>>>>>>La Junta Electoral de Galicia garantiza que en A Mariña de Lugo se dan las condiciones para votar – July 07, 2020 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Vox 20 0 PERSON 5 Vox: 3, (tacit) él/ella (referent: Vox): 2
2 fuerza 0 0 NONE 4 fuerza: 1, tercera fuerza: 1, una fuerza: 2
3 terreno 0 40 NONE 3 el terreno vasco: 1, un terreno profundamente hostil: 1, terreno las más moderadas e inclinadas: 1
4 medida 120 0 NONE 3 La medida: 1, buena medida: 2
5 Galicia 0 0 PLACE 3 Galicia: 3
6 País_Vasco 0 40 PLACE 2 el País_Vasco: 1, País_Vasco: 1
7 fracaso 0 30 NONE 2 Su fracaso: 1, el fracaso: 1
8 urnas 0 25 NONE 2 las urnas: 2
9 resultado 80 0 NONE 2 el mismo resultado: 2
10 mayoría 60 0 NONE 2 la mayoría absoluta: 2