Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Carles Puigdemont, de petit amb el seu germà gran

Se ha empecinado temerariamente el independentismo en festejar la Diada en plena pandemia de coronavirus. Ha obviado los miles de contagios y las muertes que se siguen registrando a diario en Cataluña para cumplir con su cita anual con la exaltación callejera. Y, tras arriesgar la salud pública -la de propios y ajenos- únicamente consiguió brindar una imagen de decadencia y desmovilización. De avance desnortado, fragmentación y confrontación interna.

A pocas semanas de que la inhabilitación de Quim Torra empuje al secesionismo a un nuevo colisión de consecuencias desconocidas entre los partidarios de la desobediencia y los que apuestan por acatar la Justicia y convocar elecciones con la máxima premura, los promotores del procés han sido incapaces de informar al ya muy impaciente votante independentista cuál es la estrategia para culminar el todavía inconcluso procedimiento separatista. Casi 60.000 personas ha congregado la ANC, que que ha dispuesto todas las facilidades para que la principal organización secesionista planeara su novena Diada consecutiva, en 131 concentraciones distribuidas por toda Cataluña, superando las 48.000 inicialmente comunicadas tras aceptar a última hora varias reclamos «autoorganizadas» y no evitadas por el Govern de la Generalitat, que sólo ha participado en actos sin público para no poder ser acusado de expandir la epidemia en caso de nuevo rebrote , pero Diada que ha promocionado y ha bendito. Hace 1 mes, ha prohibido el Ejecutivo catalán las reuniones públicas y privadas de más de 10 personas ante el aumento de casos de Covid, el 24 de agosto, pero arregló su propia limitación en unas horas, tras caer en la cuenta de que se estaba disparando al pie al imposibilitar la cercana conmemoración del 11 de septiembre.

Torra enfrenta ahora su inminente conversión en presidente alegórico y nuevo mártir del independentismo, categoría prevé comprar cuando se lo inhabilite en firme.

El miércoles 02 de septiembre la exaltación independentista por encima de la salud pública. Con el beneplácito del Govern de la Generalitat, la ANC se propuso congregar por la Diada a 48.000 personas distribuidas en 107 manifestaciones, que tendrán lugar a la vez en 82 municipios catalanes.

Pese al pacto de favor recibido, la ANC ha sido inmisericorde con el Govern y las fuerzas independentistas, a las que dejó mostrar la mínima estima esperada entre compañeros de causa para pasar a denunciar sus pudores y apretar sin misericordia a meses de las elecciones. Sin la frecuente masa congregada ante el escenario, pero con el siempre presto altavoz de TV3 emitiendo en directo sus palabras, pidió Elisenda Paluzie a las formaciones secesionistas «cerrar una fase sin rumbo que ya dura demasiado». «No podemos seguir esperando el acuerdo de los partidos. No somos una nación simbólica con presidentes alegóricos y leyes alegóricas. Estamos hastiado de la separación y la táctica. Junqueras y Puigdemont, la paciencia de la gente no va a durar para siempre. Nos debemos poner en marcha», ha amenazado la presidenta de la ANC, para después colocar sobre la mesa su receta para culminar el divorcio del resto de España. «Trabajad para agregar más del 50% de los votos en las próximas elecciones y después respetad el mandato del 1-O y declarad la independencia». «No os dejéis llevar por los intereses de partido. Si no, la ciudadanía se va a poner de nuevo por delante. Esto no va de unos en contra de los otros», había adelantado previamente el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri.

A continuación, Torra trató ligar la «represión» franquista, de la que ha responsabilizado a la España democrática, con la que supuestamente padecen los organizadores de la votación ilegal del 1-O por ser juzgados y detenidos al recibir la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo, representante de un Estado «utoritario y vengativo». Habló el ‘president’ de un «pelea por la libertad» y llamado a los catalanes a «perdurar hasta lograr la plenitud nacional de la nación. La independencia».

Desde el 24 de marzo de 2018, es presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, organización independentista de Cataluña.

Pero claro que va de unos en contra de otros. Va de al menos tres bandos. El de los amantes de la unilateralidad está encabezado, con tonos, por la ANC, la CUP y JxCat. Hace 1 día, cuando solicitó enfrentar las próximas elecciones al Parlament » con un carácter refrendario lo ha demostrado Carles Puigdemontcon un carácter refrendario » y ubicó el enfrentamiento como «un deber irremediable». «Con los regímenes totalitarios no se habla. Para salvar la democracia hace falta vencerlos», ha proclamado el fugitivo en un mensaje con vocación institucional y propagado desde Bélgica con causa de la Diada. «Pero el enfrentamiento no se improvisa, se prepara», el ex presidente de la Generalitat «Pero el enfrentamiento no se improvisa, se prepara», para informar a la ANC coseche su primer triunfo en votos en unos comicios. previno: «Favorecer una nueva declaración de independencia tras los comicios no ingresa en sus estrategias inmediatas, a pesar de que el secesionismo». coseche su primer triunfo en votos en unos comicios. Hito que algunas encuestas dan como probable.

2]​ es un político y periodista español, presidente de la Generalidad de Cataluña entre 2016 y 2017.

Llegado el momento, la CUP se brinda a defender la secesión en la calle. Los antisistema han saboteado la circulación del AVE entre Barcelona y Gerona, y pretendieron hacer lo propio en Lérida, resultando detenida una de sus concejales. Tampoco han olvidado sus frecuentes ataques a la Corona, quemando una foto de la Familia Real en el centro de Barcelona; ni la pandemia terminó con esa ceremonia siempre tolerado por los Mossos d’Esquadra.

Hace 1 día, también ha defendido sus intereses la segunda de las facciones separatistas, la que conforman ERC y Òmnium, exponentes de un independentismo más sibilino, que apuesta por negociar la celebración de una votación pactada con el Estado sin autoimponer se una fecha para alcanzar mencionado acuerdo mientras confía en amarrar concesiones que sacien la impaciencia de sus seguidores. Ayer Marta Rovira pidió a JxCat una contestación «que no reste». Ayer Marta Rovira es la fugada secretaria general de ERC. Esto es, ha urgido a decidir la fecha de las elecciones e impedir el show del encastillamiento en el Palau que Torra ensueña.

«Una nave que navega sin rumbo, sin hoja de camino y con comandantes que dan directrices opuestas termina a la deriva y difícilmente va a llegar al puerto querido. Como pasa ahora, nadie se va a tomar en serio», previno Artur Mas, que, ahora enrolado en la nave de los moderados, acordó recobrar la voz y su fervor por la metáfora marinera para constatar la irresoluble atomización del independentismo, si cada uno va por libre. El letárgico estado en el que permanece en espera de resolver sus peleas en las urnas.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: NEUTRAL

Countries: Spain, Palau, Belgium

Cities: Lerida, Gerona, Barcelona

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>La Diada de la pandemia: todos en contra de todos
>>>>>El separatismo celebra la Diada en plena pandemia para intentar superar el 50% de votos – September 10, 2020 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 ANC 155 40 ORGANIZATION 8 la ANC: 5, (tacit) él/ella (referent: la ANC): 3
2 nosotros/nosotras 0 75 NONE 6 (tacit) nosotros/nosotras: 5, Nos: 1
3 Carles Puigdemont 0 40 PERSON 6 (tacit) él/ella (referent: Carles_Puigdemont): 5, Carles_Puigdemont: 1
4 ustedes 0 0 NONE 5 (tacit) ustedes: 4, os: 1
5 exponentes de un independentismo más sibilino 0 0 NONE 3 exponentes de un independentismo más sibilino: 3
6 confrontación 0 40 NONE 2 la confrontación: 2
7 esto 20 30 NONE 2 Esto: 2
8 un barco 0 30 NONE 2 (tacit) él/ella (referent: Un barco): 2
9 Corona 0 25 ORGANIZATION 2 (tacit) él/ella (referent: la Corona): 1, la Corona: 1
10 Barcelona 0 0 PLACE 2 Barcelona: 2