Por: SentiLecto

Existen diferentes ramas sanitarias que convergen en un mismo tronco: la salud y la enfermedad. Para tratar una enfermedad crónica es recomendable la unión de educadores físico deportivos, nutricionistas, fisioterapeutas, doctores, enfermeros y psicólogos. Estos son los beneficios de incluir a un profesional de la psicología en el tratamiento de una enfermedad crónica.

Una enfermedad crónica es aquella enfermedad o afección que por lo general dura 3 meses o más, y es probable que empeore con el tiempo. Casi siempre Las enfermedades crónicas son presentadas en adultos mayores y a menudo se controlan, pero no se sanan. Los tipos más comunes de enfermedades crónicas son el cáncer, la cardiopatía, el accidente cerebrovascular, la diabetes y la artritis.

Sin embargo, uno de los mayores retos es la atención de los pacientes ya que piden no sólo la asistencia de un neurólogo sino de especialistas que van desde la kinesiología y la nutrición hasta la foniatría o la terapia ocupacional.

En función del tipo de enfermedad crónica y de su duración va a cobrar mayor o menor relevancia abordar mencionada enfermedad desde el prisma psicológico. Una enfermedad crónica puede ser leve, sin grandes efectos en la salud y desaparecer tras unos meses o años.

Por otra parte puede ser más grave, con síntomas que cambian nuestro estilo de vida y que no desaparecen, sino que va empeorando. En ambos casos nos podemos favorecer de un apoyo psicológico, pero cuando se hace casi indispensable contar con mencionado voto de confianza terapéutico, en los casos más graves y de larga duración es.

A su vez, uno de las mayores dificultades es que su diagnóstico es difícil, señala la Asociación ELA Argentina, donde añaden que «los síntomas tempranos pueden ser bastante leves, tales como torpeza, debilidad moderada o habla ligeramente desarticulada, los cuales pueden haber sido atribuidos a una variedad de causas diferentes. Antes de que la persona sienta necesario ir a observar a un médico, pueden ocurrir «.

Emociones: intervención sobre la experiencia de la persona a la hora de enfrentar esa enfermedad

Nuestros pensamientos rememoran emociones, nuestras emociones dan lugar a acciones, y nuestras acciones causan resultados . Por lo tanto, nuestros resultados dependen de nuestras acciones, esas acciones están influidas por nuestras emociones que dependen en primera instancia de las emociones.

Si esos pensamientos se dan de forma libre, abordar el tratamiento desde la raíz , va a producir un sendero diferente que sin un director de orquesta: el psicólogo.

Gestión y restricción de emociones negativas

Ingresar en un bucle de emociones negativas por el malestar de la enfermedad es un aspecto riesgoso que debe impedirse, porque no seamos capaces de distinguir entre el malestar creado por la enfermedad en sí o por nuestras emociones negativas, si llega ese momento tal vez.

El psicólogo ayuda ala persona a poner sobre el papel esas emociones, y a estimar cuáles son los pensamientos que están agregando un malestar extra al que ya la enfermedad puede tener por sí misma.

Psiconutrición: cuando la psicología te ayuda a perder peso

Algunas de esas emociones negativas son el terror a lo desconocido, la impotencia y frustración por «tocarme a mí», o una reducción de la autoestima. El tratamiento psicológico puede detectar cuál de estas emociones surge, y abordarlas de forma profesional.

Vivir en el pasado nos crea tristeza y hacerlo en el futuro nos puede causar ansiedad. Es por ello que el mejor momento en el que centrarse es el presente, apartandonos así de la tristeza por lo bonito que fue todo hasta la enfermedad, y de la ansiedad por un futuro figurarse.

Una vez la noticia es recibida sobre la enfermedad crónica es común dejar el presente y vivir en el pasado y el futuro. El tratamiento psicológico potencia poner el foco en el aquí y el ahora, y vivir lejos del «¿qué hubiera pasado si…» o del «¿que va a pasar cuando…»

Precaución de la aparición de alguna alteración mental de mayor gravedad

Sabiendo que cuando algo me sucede, lo que pienso es el primer paso hacia el resultado final, adoptar pensamientos negativos que cambien la realidad puede desembocar en último lugar en alteraciones que agraven la enfermedad crónica como depresión, alteración en la alimentación, etc.

El psicólogo es el jardinero que cuida y riega las raíces de las que van a brotar el tronco y las ramas. Sin ese «jardinero» que se centre en las raíces, el tronco y las ramas van a crecer de igual forma, pero sin un control sobre ellas. Puede que no haya mayor dificultad, pero puede que se tuerza y sea más complejo abordar después el encuadre «desde la raíz».

Conducta: intervención sobre los comportamientos de la persona que pueden consolidar la enfermedad, o ayudar a debilitarla

Un estado crónico de ansiedad y angustia puede agravar aún más la sintomatología y los efectos de la enfermedad. Al igual que un pensamiento finalmente causa un resultado, el profesional psicológico puede ayudar e invitar al paciente a que comience la cadena a la inversa .

El despotismo del pensamiento positivo: por qué ser siempre positivo y reprimir las emociones negativas puede pasarte factura

Es la doble vertiente en la que un pensamiento puede hacernos reír, o al revés: podemos reírnos primero y desde allí rememorar emociones y pensamientos positivos. Como puede ayudarnos en la enfermedad crónica, tratamientos como la risoterapia son ejemplos de ese cambio en el orden de la cadena, y.

Estilo de vida acorde a la realidad de la enfermedad crónica

La enfermedad crónica es una realidad, y tenemos que darle la relevancia que merece, pero en muchas oportunidades se infravalora o se sobredimensiona. La psicoterapia conduce ala persona hacia la realidad de la enfermedad, dándole la relevancia que tiene, pero siendo conscientes de qué podemos hacer y qué no podemos hacer con ella.

El psicólogo lleva a cabo esta función tanto con el paciente, como con su familia y círculo para que todos sean coordinados en la misma dirección. El objetivo final es que el paciente admita la enfermedad y viva con ella, impidiendo así una pelea continua con ella.

Encontrar y favorecer fuentes de ilusión y motivo

Descubrir que le apasiona al paciente, e instarlo hacia ello puede ir produciendo que el foco modifique desde un lugar de pena y duelo, hacia la ilusión y motivo por comenzar o seguir algo que nos ilusiona e insta. Siempre desde un contexto realista, sin extra-motivar, ya que en función de las capacidades podremos llegar hasta un punto determinado.

Fuente: Vitonica

Sentiment score: NEUTRAL

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Cuando tienes una enfermedad crónica, así te ayuda un psicólogo
>>>>>ELA, la enfermedad que afectó a Stephen Hawking y provocó el desafío del cubo de hielos – April 28, 2021 (Telam)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 nosotros/nosotras 34 22 NONE 15 (tacit) nosotros/nosotras: 7, nos: 8
2 enfermedad 32 320 NONE 11 Una enfermedad crónica: 2, enfermedad crónica: 2, la enfermedad crónica: 3, la enfermedad: 4
3 emociones 90 50 NONE 6 nuestras emociones: 3, emociones: 1, estas emociones: 1, nuestras emociones negativas: 1
4 importancia 150 0 NONE 5 importancia: 1, la importancia: 4
5 acciones 0 25 NONE 4 nuestras acciones: 2, esas acciones: 1, acciones: 1
6 pensamientos 0 0 NONE 4 los pensamientos: 2, esos pensamientos: 1, Nuestros pensamientos: 1
7 síntomas 0 60 NONE 3 síntomas: 2, los síntomas tempranos: 1
8 nostalgia 0 45 NONE 3 la nostalgia: 2, nostalgia: 1
9 encontrar y fomentar fuentes de ilusión y motivación descubrir y hacia la ilusión y motivación por empezar o continuar algo y 810 0 NONE 3 Encontrar y fomentar fuentes de ilusión y motivación Descubrir y hacia la ilusión y motivación por empezar o continuar algo y: 3
10 jardinero 80 0 NONE 3 ese jardinero: 1, el jardinero: 2