con la presencia de las tres ministras moradas Irene Montero Ione Belarra y Yolanda Díaz frente a un PSOE dividido internamente por la crítica desde una parte de el feminismo a la nueva norma