Daniel Bertoni y las atajadas de Ubaldo Matildo Fillol