el compromiso de la Xunta y el Gobierno central