El exvicepresidente Joe Biden y el presidente Donald Trump