el Gobierno luso de las restricciones introducidas