El propio Gerard Piqué que y Marc-André ter Stegen todo un baluarte de repente y de forma casi inexplicable y