el respaldo de Francia y Rusia