José Manuel Villarejo y la cúpula policial