la agresividad de Abalde y las entradas de Causeur