la Ley Celaá la mala gestión sanitaria las malas cifras económicas o la okupación de viviendas