La Oficina Nacional de Estadística estima sin embargo en 53.960 las muertes excesivas en los últimos cuatro meses