la soberbia y el ego herido de Sánchez