Los centrocampistas Koke Resurrección y Héctor Herrera