los clientes de Nimbus y Lodestar