ni la responsabilidad de Messi