Pero el calibre de sus ataques como los de Mullen en The Atlantic Laurene Powell