Pero los investigadores de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins