Polonia y República Checa todos ellos han mostrado cierto escepticismo sobre su pertenencia a el club de los 27