Sordo y Álvarez que decenas de delegados de CCOO y UGT