Teresa Rodríguez y el alcalde de Cádiz