Y el cinturón rojo de Madrid