y un portavoz de el Gobierno británico