Swiftspacecraft.jpg

Crítica: Suzuki New Swift 1.2 CVT GLX 2018

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Swift spacecraft

Cuando se acordó a fabricar autos, suzuki, que se ha hecho famosa con las motos y lo hizo apostando siempre a los vehículos chicos, compactos y citycars, es una marca de Japon con 100 años de historia. Los autos pequeños y ligeros son la especialidad de la casa y tiene muchos modelos en su gama. En la Argentina, sin embargo, el más famoso de todos es el Swift.

Swift es un observatorio espacial consagrado al estudio de los estallidos de rayos gamma o GRB .

La Argentina y conquista del Río de la Plata es un poema épico escrito por el arcediano de España Martín del Barco Centenera publicado en 1602.

Con diferentes importadores , el Swift se brindó en nuestro mercado en todas sus generaciones. Hace 3 meses, se ha lanzado a la venta el New Swift, en julio pasado. Esta cuarta generación llega a la Argentina importada de Japón y con una sola versión: 1.2 CVT GLX, de 24 mil dólares.

La manejamos una semana. La crítica completa se copia a continuación.

POR FUERA

Junto con el modelo de primera generación. Mantiene algunas características de los modelos de segunda y tercera generación.

El ángulo más atractivo es el frontal, con líneas redondeadas, faros con luces diurnas de leds y una sonrisa negra que enmarca a los antinieblas. En esta unidad, el contraste entre la pintura roja y los pilares negros generan un efecto curioso: el techo parece un sombrero, separado de la carrocería. De hecho, se pueden encargar con techo de color diferente a la carrocería . Los picaportes traseros están tapados en el parante trasero . La idea es brindar un perfil con estética de dos puertas.

En la parte trasera sobresale la saliente a la altura del baúl. Es un efecto se ha aplicado para brindar una mayor capacidad de carga.

Quizás te sorprenda lo que voy a mencionar, pero la parte de mi trabajo que menos me gusta es la cobertura periodística de las salas del automóvil. Ya lo sé: peor es trabajar cargando bolsas en el puerto, pero voy a pretender informarme.

Viene de serie con llantas de aleación de 16 pulgadas .

En cuanto al Swift III , este Swift IV ha variado en todas sus dimensiones: entre ejes la distancia fue prolongada dos centímetros , pero el largo total se ha reducido en un centímetro . Ahora es cuatro centímetros más ancho y la misma altura fue mantenida .

El Swift compite en nuestro mercado con todos los hatchbacks del Segmento B , que tienen la oferta más variada del mercado argentino. Aunque, por su condición de importado extrazona , su valor de 24 mil dólares lo aproxima mucho a algunos productos de posicionamiento premium. El Audi A1, por ejemplo, arranca en 27.400 dólares .

POR DENTRO

Acá también un diseño más moderno es notado, pero un momento: ¿qué hace ese televisor en la plancha de instrumentos? El Swift viene con una de las pantallas táctiles más grandes del mercado argentino de autos . Son nada menos que 10,5 pulgadas en diagonal. No está empotrada en la consola: está colgada, con efecto flotante, al punto de llegar casi a trabar las dos salidas de aire centrales.

Es ni más ni menos que una Tablet con sistema operativo Android. Así que cuenta con capacidad de conectarse a internet y descargar todo tipo de aplicaciones desde Google Play. Las funciones básicas que tiene son GPS, cámara de retroceso y Bluetooth. Aunque no se puede tapar, es ágil y fácil de utilizar y si dejás el auto estacionado en la calle, queda muy expuesta a la vista. Un par de defectos: no tiene Apple Car Play y tampoco cuenta con puerto USB. La única posibilidad de cargar un artefacto es por medio del único toma de 12 voltios, colocado detrás de la palanca de cambios.

Pero el interior del Swift es algo más que una pantalla. Una vez más, es una demostración de calidad de Japon: una industria que demuestra que no hace falta usar plásticos blandos ni materiales lujosos para conseguir una cabina agradable a la vista, el tacto y el oído. Todo está bien encajado. Todo está bien terminado.

En la postura de manipulación ayuda mucho que la butaca del conductor tenga ajuste en altura y el volante se regule en altura y profundidad. Está forrado en cuero y tiene un grip muy agradable.

Las plazas traseras del Swift nunca han sido generosas. Ahora hay más espacio para las cabezas y el respaldo trasero está un poco más reclinado. Pero las piernas de los más altos van a seguir trasladarse algo ajustadas.

El baúl también ha crecido en capacidad: ha pasado de 211 a 242 litros. Sigue siendo chico, pero esos 31 litros extra son agradecidos. Bajo el piso de carga, ya un clásico del Swift: rueda de auxilio finita, de empleo temporario. Con esta rueda en empleo no se puede circular a más de 80 km/h.

SEGURIDAD

Junto con el diseño, este es uno de los puntos más enfatizados del New Swift. Viene de serie con frenos ABS con EBD, seis airbags anclajes Isofix, barras de protección laterales, cinco cinturones inerciales de tres puntos y cinco  apoyacabezas.

Pero todo eso ya lo tenía el Swift III. La novedad es que, por primera vez, el Swift llega a la Argentina con control de estabilidad . También ha incorporado un sistema de pedales colapsables: en caso de impacto frontal, la pedalera se retrae para impedir daños mayores en las piernas del conductor.

Le estaría faltando el Frenado Autónomo de Emergencia . En mercados como el europeo, se brinda como un opcional que se paga aparte.

EuroNCAP ya ha sometido a este New Swift de Japon a sus pruebas de colisión. Una unidad con seis airbags, con ESP y sin AEB ha obtenido una calificación media de tres estrellas, con 83% de protección para adultos, 75% para nenes y 69% para peatones.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Acá no hay buenas noticias. Por causas de valores, el importador Inchcape acordó traer el Swift IV a la Argentina con una de sus motorizaciones más chicas de la actualidad. Es un cuatro cilindros 1.2 16v , con 85 cv de potencia a 6.000 rpm y 113 Nm de torque a 4.200 rpm .

Adicionalmente, ya no viene con caja manual. Se combina sólo con una transmisión automática de variador continuo . Cuenta con una función Low para retener un vínculo más corta y un manera S que supuestamente es más deportivo .

En otros mercados hay opciones mecánicas más modernas e interesantes. Por ejemplo: 1.0 turbo y 1.4 turbo .

COMPORTAMIENTO

La base sigue siendo la misma. Un auto de dimensiones compactas y con la fórmula original de Sir Alec Issigonis, artífice del Mini: “una rueda en cada rincón”. El resultado: un auto chiquito, con dirección bien directa, muy fácil de manejar en el tránsito urbano, sencillo de estacionar y entretenido de conducir a ritmo veloz.

La dificultad: ni el motor ni la caja están a la altura del espíritu del Swift. El motor es mostrado limitado cuando se trasladarse cargado o cuando se lo pide a fondo. Y la transmisión CVT es un lastre para la conducta dinámica: lenta de contestación. Enrosca en vueltas el motor cuando se acelera a fondo. Mucho ruido, pocas nueces .

Esta configuración mecánica para el mercado de Argentina obliga a modificar por completo la filosofía de manipulación tradicional de un Swift. Como sucedió con el Swift GTi que ha llegado, ya no es un pocket-roket ni un hot-hatch en los ’90 : ahora es un tranquilo auto urbano.

Lo único bueno de todo esto: consume muy poco. Gasta una media de 6,5 litros cada 100 kilómetros. Es un modo de recompensar un tanque de gasolina diminuta: apenas 37 litros.

Mientras me estaba probando el puesto del conductor.

El resto de las prestaciones quedan castigadas por la mecánica. Acelera de 0 a 100 km/h en 11,1 segundos y alcanza los 175 km/h de velocidad máxima .

En camino, el motor 1.2 obliga a ejercitar la paciencia a la hora de anticipar vehículos más lentos. No es un auto que tenga dificultades para realizar viajes largos. De hecho, el chasis están pensados para una mecánica mucho más potente. Sólo se trata de adoptar una filosofía de manipulación -mencionemos- más Zen.

El bienestar de marcha es correcto. Tan sólo no le gustan las calles con adoquinados desparejos o con demasiados baches. En esa condición, se siente que el recorrido de la suspensión es corto: hace tope con facilidad. Adicionalmente, tiene que tener cuidado en cunetas, badenes y lomos de burro: el deflector de plástico bajo la trompa fondea en poco tiempo.

CONCLUSIÓN

Si nos mencionaran que Suzuki ha traído a la Argentina un auto chico, de diseño agradable, con gran calidad de fabricación, muy buen equipamiento de seguridad y mecánica económica, en Autoblog pondríamos todos los pulgares hacia arriba.

La dificultad es que ese auto se llama Swift. Y, al menos en la Argentina, ese nombre siempre ha sido sinónimo de autito deportivo. Eso es algo que no brinda este 1.2 CVT GLX que llega a nuestro mercado. Al venir importador de Japón, desembarca adicionalmente con un valor aumentado para la situación de la economía actual: 24 mil dólares. Por eso, pensar en una versión 1.0 turbo o 1.4 turbo sería hablar de un valor todavía más elevado.

El New Swift es un muy buen auto para todos los días.

Agradecimiento: Municipalidad de Zárate

Fuente: Auto Blog

Sentiment score: SLIGHTLY POSITIVE

Countries: Japan

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Crítica: Suzuki New Swift 1.2 CVT GLX 2018
>>>>>En el garage de Autoblog: Suzuki New Swift – October 12, 2018 (Auto Blog)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Swift 129 0 PERSON 9 lo (referent: El Swift): 1, el Swift: 3, Swift: 2, El Swift: 2, (tacit) él/ella (referent: el Swift): 1
2 auto 75 6 NONE 7 un auto: 2, muy buen auto: 1, ese auto: 1, un auto chico: 1, un tranquilo auto urbano: 1, el auto estacionado: 1
3 yo 0 0 NONE 6 me: 3, (tacit) yo: 3
4 la Argentina 0 0 PLACE 5 la Argentina importada: 1, la Argentina: 4
5 0 40 NONE 4 te: 2, (tacit) tú: 2
6 algo 0 24 NONE 4 algo: 4
7 mercado 0 0 NONE 4 nuestro mercado: 3, el mercado argentino: 1
8 nosotros/nosotras 0 0 NONE 4 (tacit) nosotros/nosotras: 3, nos: 1
9 motor 0 35 NONE 3 El motor: 1, el motor: 2
10 Suzuki 120 0 PERSON 3 Suzuki y: 2, (tacit) él/ella (referent: Suzuki y): 1