LuisScolabyBrendaStaplesPhotography28cropped29.jpg

España vuelve a vociferar ba-lon-ces-to: campeona del mundo tras vencer a Argentina

Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Luis Scola by Brenda Staples Photography (cropped)

Es el oro que ya no observarían nuestros ojos, la segunda cúspide mundial de una España que ha dado una lección planetaria en Pekín: cuando se fallece por una idea con la conmovedora hermandad, no hay imposibles con la que lo hizo este grupo ya para la historia, liderado en la pista por Marc Gasol y Ricky Rubio y en el banquillo por Sergio Scariolo. A un lado las orígenes, las rivalidades, los pasados e inclusive lo que está por venir. Hace 11 años, sobre la pista del Wukesong, allá donde la selección ya ha protagonizado otro de sus hitos Rudy Fernández ha levantado al cielo de China el vaso del mundo como 13 años previamente lo había hecho Carlos Jiménez en Saitama. España ha regresado a un paraíso inesperado tras rematar el torneo perfecto ante Argentina en la final. [Relato y estadísticas]

La historia del Mundial es la historia de Luis Scola. Olvidada su melena en Vitoria o en Houston, degradado por los lados y cresta en el centro del tupé, alguna cana, más músculo y menos agilidad en los pies. Y 17 puntos por partido. Y 39 años. Y sin equipo sendero de liderar a su selección a un premio en la Copa del Mundo. Camino de los Juegos de Tokio en los años posteriores, y supuestamente oscuros, a la Generación Dorada, esa que ahora, jubilada, tuitea con tristeza apoyando a los jóvenes: “¡Conmovedor! ¡Qué lindo juega este equipo!”, ha escrito Ginóbili. “Hola NBA, se llama Campazzo este chico. Tendría que estar allí”, recomendaba Nocioni. Scola, lejos de Twitter, promedia mejores números en este Mundial que en el que ha jugado en 2006, a los 26 años, en plenitud: 17,4 por 14,3. “¡Esto es increíble!”, se sorprendía Doncic con el dato.

El miércoles 04 de septiembre lo mejor de un partido padecido, frustrante, plagado de fallos y en el que el disparo exterior apenas había mejorado un poco , fueron esos dos últimos minutos de defensa y aciertos que propulsaron a España a su triunfo más difícil en contra del equipo más débil de su grupo, una selección de Irán que durante largos minutos había demostrado que con una área 2-3 el equipo de Sergio Scariolo podía ser desnudado.

Cuando se transforman los contratiempos en ‘casus belli’, la vida puede ser extraordinaria , se hace de las incertidumbres el más profundo de los resortes, la vida es dejada por cada pelota suelta y el corazón por ayudar al compañero en prisas. Pero sería injusto asegurar que la España dorada es es sólo valor, pues como si fuese el plano de escapada de la cárcel, nadie tampoco les ha superado en sabiduría, en patrimonio táctico, en interiorizar cada estrategia de partido. Las órdenes de Scariolo han sido religión, a un lado los egos, que es el mayor de las hazañas que puede alcanzar un colectivo en el deporte profesional. Es la ética del que no le han regalado nada, del que le han dado por fracasado antes de comenzar, del que ha escuchado una y otra vez aquello del ‘ya no son lo que eran’.

Como si ganar un Mundial no fuese algo maravilloso, españa coge el testigo del humillado USA Team que dimite a un verano de fervor. El testigo del humillado USA Team es ese grupo de vedettes que representa todo lo contrario. Han pagado caro ellos el desdén y España -también Argentina, que a corazón, sólo, no se iba a vencer a los de Sergio Hernández, con esa plata que, sofocadas las lágrimas, vale tanto como el oro- les ha enseñado el éxito de la mano tendida y el compañerismo. Nada tenía que ver la batalla final en contra de Argentina con los anteriores retos, ni la habilidad de Italia, ni la abrumadora superioridad de Serbia y el poderío de Australia. Había que equiparar su dureza, enseñar los dientes de la agresividad y, por el sendero, pretender imponer la habilidad. Tenía que frenar el genio de Campazzo y los artilugios de pura clase de un gigante como Luis Scola.

El base del Madrid ha dejado varias jugadas impresionantes ante Serbia y, más allá de la observación de Nocioni, se reclama como estrella para la próxima temporada del club merengue. Promedia 14 puntos y ocho asistencias y en Estados Unidos ya ese base pequeño de la selección de Argentina es interrogado quién es .Mencionan que Luis Scola tiene 39 años, pero observandole jugar parece que no sabe dónde los metió. Van a ser cosas de la edad. A estas alturas sigue sin equipo porque si tendría fuerzas para seguir jugando, no sabía. Menos aún si Argentina no se metía en los Juegos de Tokio. Lo lograron el lunes. “¿Y ahora, Luis? No te lo podés perder”, le han escrito desde el twitter de la Federación. Cómo no quedarále baloncesto a un tipo que danzó a Francia de esa forma para devolver a Argentina a la final del Mundial 17 años más tarde. Scola todavía estaba ahí, cuando ha despertado.Más de una vez Nocioni ha confesado sentirse identificado con Campazzo, con quien ha coincidido muy brevemente en Peñarol durante el cierre patronal en la NBA en 2011. El Facu aún tenía 20 años, pero ya era la estrella del equipo. De hecho, esa misma temporada ha debutado con la selección de sendero a los Juegos de 2012. Cinco años más joven que cualquier compañero. La avanzadilla de una nueva generación que no comenzaría a quebrar hasta el Preolímpico de 2015 y hoy es la base del éxito. Ahí seguía Scola y aún estaba Nocioni, su mecenas cuando ha llegado al Real Madrid. Los dos quienes, al lado de Ginóbili en Río 2016, han pasado la antorcha. Hoy la sostiene él al lado del eterno Scola.

Luis Alberto Scola es un jugador de baloncesto de Argentinade Argentina que también tiene nacionalidad española[1]​ y que actualmente se encuentra sin equipo.

El partido ha amanecido con tres cachetadas. Ni escrúpulos ni contemplaciones. Dos grupos salvajes sobre el cuadrilátero. Primero España, que acostumbra a ser vaga , con Oriola en el quinteto para atosigar a Scola, con las manos rápidas de Juancho y el rebote ofensivo como sanción a una Argentina trémula. Contestó Brussino y un inesperado despiste que desguareció la zaga, el tesoro español, recibiendo puñaladas a la en contra de, lo nunca observado. Más singular ha sido el siguiente arreón, de nuevo español, con la segunda unidad, sin Marc en pista, con un Willy concentrado como nunca, un Pau Ribas matador y dos triples de Rudy que han dejado el asunto claro: los de Scariolo mandaban por 17 mediado el segundo acto.

Juancho es un pequeño paraje rural de la Provincia de Buenos Aires, Argentina, perteneciente al partido de General Madariaga.

Pero era una final y un adversario de los que mientras le quede un soplo de vida, no tira la toalla. Aunque descuidase el rebote, argentina ha seguido con su estrategia, defensa agobiante de la primera línea – – y ataques veloces. Ritmo, ritmo, ritmo. Ha hecho amago de acercarse de nuevo, pero España era un contraste extraordinario: puro hielo mental, fuego de corazón. Se ha ido al descanso con una jugosa renta , con Campazzo y Scola eliminados, pero con una dificultad seria: todos los exteriores cargados de faltas, entre ellos Ricky, que ha cometido la tercera en una penetración en la penúltima jugada de la primera parte.

Es tiempo de valientes, de que Ricky siga al retorno y de que España volviera a desplegar esa defensa que asombra al mundo, que se tuviera que estudiar en las escuelas y no sólo de baloncesto, también de vida, porque es un canto a la solidaridad. Otra combinación de golpes , con el propio Ricky dirigiendo una orquesta, para estirar más la mano hacia el oro . Era entonces la selección una bellísima sinfonía que sólo se detenía por los recursos de orgullo albicelestes, que también incluían artes no tan lícitas.

Conmovía observar a los militares de Scariolo acudir agotado al banquillo, esfuerzos de tipos que llevan dos semanas dejándose el alma. Rudy también ha sido el capitán allí, su maltrecho físico sobre la mesa, todo daba igual. No iban a descender el pistón. Porque el Oveja Hernández ya no encontraba resquicios por dónde respirar. Scola no ha metido un cesto en juego hasta el minuto 35 -tapado una y otra vez- porque tener a España enfrente es encontrarse con ese “¡muro!” que vociferan en cada corrillo.

Se aferra a la vida, no lo suelta, si el tiempo pretender robarle la plenitud, España lo presiona con fuerza. Eso es la memoria, el tan dicho ADN. Porque esta selección se rechaza a tener epitafio, cada verano una guinda, a cual más asombrosa. 13 años después vuelve a vociferar que es una nación de cestos: ¡ba-lon-ces-to!

Fuente: El Mundo

Sentiment score: SLIGHTLY POSITIVE

Countries: Italy

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>España vuelve a vociferar ba-lon-ces-to: campeona del mundo tras vencer a Argentina
>>>>>Scola y Argentina, contra la lógica – September 12, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>Argentina, en su esplendor, pone a Serbia en la calle – September 10, 2019 (El Mundo)
>>>>>La Argentina del eterno Scola se cita con España – September 13, 2019 (El Mundo)
>>>>>>>>>Los viejos valores de la nueva camada de Argentina – September 10, 2019 (El Mundo)
>>>>>Campazzo, un líder de bolsillo para Argentina – September 14, 2019 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Luis Scola 0 30 PERSON 20 (tacit) él/ella (referent: Scola): 4, (tacit) él/ella (referent: Luis_Scola): 1, Scola: 5, Luis_Alberto_Scola: 1, (tacit) él/ella (referent: Luis_Alberto_Scola): 1, Luis_Scola: 2, (tacit) él/ella (referent: Luis): 1, el eterno Scola: 1, lo (referent: Scola): 2, lo (referent: Luis): 1, Luis: 1
2 España 85 30 ORGANIZATION 9 España: 6, (tacit) él/ella (referent: España): 2, la España dorada: 1
3 Argentina perteneciente 30 50 PLACE 8 Lo (referent: Argentina): 1, Argentina: 4, Argentina perteneciente: 1, (tacit) él/ella (referent: Argentina): 2
4 equipo 0 40 NONE 5 el equipo: 1, este equipo: 1, equipo: 2, equipo camino: 1
5 Juancho 20 20 PERSON 5 (tacit) él/ella (referent: Juancho): 4, Juancho: 1
6 Ricky 0 0 PERSON 5 Ricky: 3, (tacit) él/ella (referent: Ricky): 1, Ricky_Rubio: 1
7 vida 8 0 NONE 4 La vida: 1, vida: 1, la vida: 2
8 Rudy Fernández 0 0 PERSON 4 lo (referent: Rudy_Fernández): 1, Rudy: 2, Rudy_Fernández: 1
9 selección 100 0 NONE 3 la selección: 2, esta selección: 1
10 oro 40 0 NONE 3 el oro: 3