Von der Leyen pretende seducir a la Eurocámara con un discurso verde, social y europeísta

Por: SentiLecto

La candidata Ursula von der Leyen ha llegado este martes a Estrasburgo para la prueba más difícil de su vida. Ha arrancado su esperado discurso poco después de las 09.00 con la percepción, compartida por todos los grupos, de que superaría la votación de los diputados, de que conseguiría franquear la barrera de los 374 ‘síes’, pero por un estrecho margen. Treinta y tres minutos después, tras un discurso excelente en formas y sorprendente en fondo, la aclamación de un pleno bastante dado hacía pensar en un sendero mucho más despejado.

Von der Leyen, ministra de Defensa de Alemania, comunicó en la víspera que, pase lo que pase, mañana va a dejar su puesto en Berlín, un guiño dejando observar que su compromiso es firme y que su destino pasa por Bruselas de una forma u otra. Y esa misma mañana, todos en los institutos han despertado leyendo en el Playbook, la newsletter periódica de Politico, que Martin Selmayr, el todopoderoso secretario general de la Comisión Europea, ex jefe de gabinete y mano derecha de Jean-Claude Juncker, va a dejar su puesto en los próximos días. Otro ‘presente’ para muchos de los críticos con el actual Comisión y los que estimaban inaceptable que el secretario general fuera de Alemania como el probable presidenta. Pero la carga de profundidad estaba en un discurso que podrían haber firmado casi al 100% los socialistas y en tal vez hasta un 70% los Verdes.

La comisión es la cantidad que se cobra por realizar transacciones comerciales que corresponden a un porcentaje sobre el valor de la operación.

De los diálogos en los días previos, y de las cartas , los diferentes grupos eran intuidos por dónde iría el grueso de su alocución. Pero la tonalidad, el orden y las palabras elegidas han transmitido un mensaje mucho más contundente. Ha arrancado la candidata en francés, rememorando a Simone Veil, quien hace 40 años se convertía en la primera presidenta de la Eurocámara: “Ese valor, esa audacia de las pioneras como Veil, configuró mi visión de Europa, y va a ser ese espíritu el que conducirá la Comisión Europea que tengo propósito de presidir”, ha asegurado consiguiendo los primeros aplausos y apelando a una “Europa de paz, de valores, unida”.

La Comisión Europea es una de los siete institutos de la Unión Europea.

De allí ha saltado al de Alemania, rememorando las “cenizas de la guerra” y asegurando que mientras “algunos son orientados hacia régimen totalitarios y otros tornan hacia el proteccionismo”, para la UE “ninguna de esas opciones vale. Queremos multilateralismo, comercio justo, defendemos un orden basado en normas”, aseguró con más aplausos y recordando a sus ancestros y la catástrofe de la guerra..

Luego ingresó en la substancia, mostrando la cara más democristiana de su partido. Con mucha más empatía y una proximidad, por no hablar de una vertiente ecologista, más profunda de la que Merkel haya transmitido en el pasado desde la misma tribuna.

Así, incidiendo en la relevancia que va a tener en su agenda la pelea en contra del cambio climático, ha recogido el testigo de un Nuevo Green Deal en sus primeros 100 días de mandato. , llevando adicionalmente, hasta “el 50 o inclusive el 55%” el testigo de un Nuevo_Green_Deal “Voy a impulsar la primera ley europea que va a traducir los objetivos de disminuciones para 2050 en leyes concretas e inversiones a gran escala”, , llevando adicionalmente, hasta “el 50 o inclusive el 55%” el objetivo de disminuciones para 2030, satisfaciendo así los pedidos de los Verdes, a pesar de que el grupo hubiera comunicado comunicó: “No elegirá por ella”. comunicó: “Voy a impulsar la primera ley europea que va a traducir los objetivos de disminuciones para 2050 en leyes concretas e inversiones a gran escala”. Ha sacado también la cifra mágica de un billón de euros en un Banco Climático, que que intentaba un impacto como el que consiguió hace cinco años el Plan Juncker de los 300.000 millones de euros, una demanda recurrente de la izquierda , y

Y allí se ha desatado dialécticamente. Ha prometido que se utilizará “toda la flexibilidad que nos permiten las normas”, una fórmula frecuente de los conservadores, que se atienen al espíritu del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que incluye esa flexibilidad, pero sin moverse un centímetro más. Pero lo ha combinado con la narrativa opuesta. “Queremos consolidar la economía pero esta hay una lógica clara y sencilla: la gente no está al servicio de la economía, la economía está al servicio de los ciudadanos. Nuestra economía social y de mercado tiene que reconciliar el mercado con lo social”, ha espetado ante el placer socialista.

En alusión al actual modelo europeo de control e implementación del Pacto de Estabilidad, de control de los presupuestos nacionales y de recomendaciones específicas para cada nación ha indicado: “Reorientaré el semestre europeo para que podamos seguir persiguiendo objetivos de desarrollo sostenible”. “Queremos gravámenes justos para la industria del ladrillo y lo digital. Magnifico, si las grandes tecnológicas tienen beneficios en Europa. Pero de las infraestructuras, la Seguridad Social, no es aceptable que tengan beneficios, si tienen pingues beneficios favoreciendose del sistema escolar pero apenas paguen gravámenes. Juegan con nuestro sistema fiscal. Tienen que compartir la carga”, ha señalado, si tienen beneficios.

Después llega un verano sin vacaciones y trabajo contrarreloj para escoger a su equipo, apretar a las naciones para que remitan candidatos, distribuir carteras y esbozar una agenda para la legislatura, si pasa. El escenario B es postergar hasta septiembre el voto, esperar a que la presión actual sea enfriada, darle tiempo para dibujar un futuro más concreto. El tercero, si cae, es un nuevo Consejo europeo y buscar reemplazo, pero esta vez ya con un perfil mucho más claro.

No es un mensaje muy diferente en el fondo a lo que ya mencionan ahora Juncker o la propia Merkel, pero la Fuerza está en el momento, la tonalidad y el contexto en una intervención claramente orientada a su izquierda. Irónicamente, la oposición ha estado mucho más cómoda esta mañana en sus escaños de lo que lo estaban sus propios compañeros de partido.

El pilar social estuvo en el centro de un discurso europeísta y feminista. “Toda persona que trabaje a tiempo completo debe tener salario mínimo que le permita vivir dignamente, tendremos un marco que tenga en cuenta los distintos sistemas laborales”, ha avanzado. “Y una mejor protección para quienes pierden el empleo. Un sistema de reaseguro de desempleo es necesitado para acolchonar colisiones extremos como España.”, ha prometido escuchando una de las reivindicaciones históricas de naciones como España. Y en la misma línea, y recordando que en la UE hay un paro juvenil del 14%, pero él/ella con picos de hasta el 40% en el sur, informó: “Va a trabajar “para que la garantía juvenil que comenzó cuando era ministra en mi nación, sea una realidad en cada Estado miembro””.

En la batería de propuestas, mucho más. Triplicar el Presupuesto de los Erasmus en el próximo Marco Financiero Plurianual. Paridad en su Comisión, dado que hubo hasta la fecha 183 comisarios europeos, pero sólo 35 fueron mujeres. Y propuso tipificar como delito penal en los Tratados la violencia en contra de las mujeres, dado que una de cada cinco en la UE han padecido violencia física o sexual. También, con la mirada en el Este, propuso un “engranaje paneuropeo para el Estado de derecho. No es una alternativa a los que tenemos, sino adicional”, cuya vigencia es universal.

Más allá de la Economía y el Medioambiente, el tema que tal vez más llegó a los diputados inciertos hoy fue el de la cuestión migratoria. Von der Leyen ha elegido arrancar la cuestión no hablando de la necesidad de cuidar las fronteras exteriores, como hacen la mayoría de los políticos, sobre todo de la derecha. Sino por el lado opuesto. “En estos últimos años, más de 17.000 personas se ahogaron en el Mediterráneo, que se ha convertido en una de las fronteras más letales del mundo. En el océano existe la obligación de salvar vidas. Y la UE tiene la obligación moral y jurídica de hacer lo mismo, está obligada a defender este concepto. Necesitamos fronteras humanas, debemos salvar vidas, pero eso no basta. Tiene que reducir la migración irregular, pelear a los traficantes de personas, actuar en contra del crimen organizado, mejorar la situación de los refugiados creando corredores humanitarios en cooperación con Acnur”, reconoció.

Su tarea no es fácil. El diseño del procedimiento está lleno de orificios. Alguien que no surgió en las quinielas hasta el lunes 1 de julio por la noche, que tuvo que acordar sobre su futuro ‘sí’ o ‘no’ en cuestión de segundos, que es una desconocida en casi todo el continente, y a la que la mayoría de los que la eligieron en el Consejo Europeo no la trataron nunca, dispone de menos de dos semanas para aprender cómo funcionan de verdad por dentro los tres institutos, para persuadir a más de 200 diputados críticos, para preparar un discurso sobre su visión europea. Y todo, con un equipo improvisado en unas instalaciones prestadas, desplazándose de urgencia en un avión pagado por su propio partido.

Pero para enfocar el debate, Von der Leyen no ha elegido por teoría, por abstracción, por cifras y palabras genéricas. Ha utilizado su experiencia, como alemana, como madre y como la persona que albergó en su casa a un refugiado de Siria, cerrando la boca de quienes espetan a menudo con desdén a los defensores del sistema que metan a los emigrantes en sus casas. Ella lo ha hecho y la experiencia consolidó sus creencias. “Ha llegado sin saber alemán. Hoy, cuatro años después, habla alemán, británico y árabe, indudablemente. Durante el día se compromete con la comunidad, estudia de noche y algún día quiere volver a su casa. Es una inspiración para todos nosotros”, zanjó.

Los grupos, en sus primeras intervenciones, no depararon novedades. El PPE elegirá por ella hoy a partir de las 18.00 de la tarde. Entre los socialistas, fraccionados, va a haber de todo. Los liberales son esperados que mayoritariamente a favor. Verdes y la Izquierda, en en contra de. Los conservadores y reformistas, fraccionados también. Y aunque lso extremistas de ID fueron duros con ella, alguno es esperado que quiebre hileras y dé su voto de confianza. Le bastan 374, pero confía en tener más y en no poder ser ‘acusada’ de llegar al cargo con el respaldo de la extrema derecha.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: NEUTRAL

Countries: Germany

Cities: Berlin

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Von der Leyen pretende seducir a la Eurocámara con un discurso verde, social y europeísta
>>>>>Ursula Von der Leyen, a la conquista de socialistas y liberales para asegurarse la Comisión Europea – July 15, 2019 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 nosotros 7 0 NONE 12 todos nosotros: 1, (tacit) nosotros/nosotras: 11
2 Comisión Europea 120 0 ORGANIZATION 6 La Comisión_Europea: 1, la Comisión_Europea: 2, (tacit) él/ella (referent: La Comisión_Europea): 3
3 discurso 0 20 NONE 4 un discurso: 2, un discurso europeísta y feminista: 1, su esperado discurso: 1
4 persona 80 0 NONE 4 la persona: 2, Toda persona: 2
5 UE 0 0 ORGANIZATION 4 la UE: 4
6 der leyen 0 0 NONE 4 der Leyen: 4
7 grupos 0 0 NONE 4 los diferentes grupos: 1, todos los grupos: 2, Los grupos: 1
8 alguien sí o no en_cuestión_de segundos 0 90 NONE 3 Alguien sí o no en_cuestión_de segundos: 3
9 Ursula 2 30 PERSON 3 La candidata Ursula: 1, (tacit) él/ella (referent: La candidata Ursula): 2
10 beneficios 75 0 NONE 3 beneficios: 3