Por: SentiLecto

Josep Maria Bartomeu lleva un mes viviendo un infierno en el Barça. Todo comenzó con el humillante 2-8 ante el Bayern y luego se prolongó con la tentativa de Leo Messi de dejar el club y los impedimentos para colocar los descartes de Ronald Koeman. El conflicto llegó al límite con la presentación de más de 20.000 firmas para llevar a las urnas un voto de censura y la demanda de Quique Setién. El presidente, a pesar de todo, se resiste a dar un paso al lado y renunciar, por mucho que ya pusiese esa opción sobre la mesa para conseguir que el argentino no se quedase a regañadientes en la entidad. Los contratiempos en esta volcánico principio de temporada son extenuante para un club que no logra ni un día de calma.

Ahora, el club tendrá que proceder a su correspondiente validación, pero todo invita a pensar que la moción en contra de Bartomeu se va a dirimir finalmente en las urnas. Las dos únicas , que han llegado a las urnas -una en contra de Josep Lluís Núñez, en 1998, y una en contra de Joan Laporta, en 2008- observaron cómo únicamente un 5% del total de las firmas presentadas quedaban invalidadas. Un suceso que, extrapolado a este voto de sanción, invita a pensar que serían válidas alrededor de las 19.700 firmas . Mientras que las anteriores precisaban sólo un 5%, la segunda moción de censura en contra de Bartomeu, que llega tres años después de la impulsada sin éxito por Agustí Benedito, tenía el impedimento añadido de que tenía que recabar el voto de confianza de un 15% de la masa social.

Hace 1 mes, era indudable, el viernes 21 de agosto. El presidente con el que Leo Messi tuvo más desencuentros, desde que ha debutado en el primer equipo del Barça, era Josep Maria Bartomeu. El máximo dirigente barcelonista, que ha tomado las riendas del club en enero de 2014, después de que Sandro Rosell presentase su dimisión, ha observado cómo su mandato se observaba una y otra vez inquietado por diferentes colisiones con el crack.

La traumática eliminación ante el Bayern ha evidenciado que el equipo necesita una remodelación en profundidad. Por eso, la directiva eligió por fichar a un técnico de fuerte carácter, Ronald Koeman, a sabiendas de que no le temblaría el pulso a la hora de descartar a pesos pesados. Y no ha defraudado. Ha colocado en su punto de mira a dos protegidos de Messi: Arturo Vidal y Luis Suárez. Pero, por el momento, el club fue incapaz de cerrar sus salidas.

En el caso del chileno, el tema es especialmente sangrante. Su salida al Inter ha llegado darse por hecha hasta tal punto que hasta se ha despedido de sus compañeros el lunes. Pero allí sigue. El de Uruguay, mientras, tras aprobar la prueba de italiano necesario para no ocupar plaza de extracomunitario en la Serie A, sigue pendiente de encontrar destino. La opción de la Juventus, ahora, parece haberse enfriado en favor, exactamente, del grupo neroazzurro, pero aunque lo dejó fuera de la lista, sigue sin haber movimientos y el técnico en sus dos primeros amistosos, ya señaló que, si se queda, está dispuesto a contar con él. Sin dinero en la caja, la posibilidad de fichajes parece, de momento, una utopía.

Su tentativa de dejar unilateralmente el club ha sido la chispa que ha encendido la mecha de lo que puede terminar con el primer presidente de la historia del Barça repudiado por las urnas. Bartomeu se ha mantenido firme en el pulso que le ha planteado el argentino. Y, al final, se ha salido con la suya. A medias.

Messi no ha tenido otra opción que estacionar su idea de marcharse con la carta de libertad bajo el brazo, una opción vista en su contrato si se comunicaba en un plazo determinado, pero no ha dudado en tirar con bala en contra del máximo dirigente. Le ha acusado de farsante y ha responsabilizado a la junta de la ausencia de un proyecto deportivo claro. Algo que, al final, ha hecho que se sintiese a disgusto en un club por el que siempre había proclamado su amor. Muchos asociados y seguidores observan como solución un relevo rápido en la cúpula de la entidad. Muchos apuestan por Carles Puyol, sea un One Club Man azulgrana.

El golpe de efecto de Messi, sin incertidumbre, fue tremendamente decisivo para que el voto de censura impulsado por la plataforma Més que una moció esté cada vez más cerca de llegar a las urnas. Según ha comunicado el club tras una primera criba, por lo pronto, en 15 días hábiles, contando los sábados, han sido capaces de recoger 20.687 firmas de asociados.

La moción de censura en contra del presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, está más cerca de transformarse en una realidad. La plataforma propulsora de este voto de sanción en contra del actual máximo dirigente azulgrana, Més que una moció, presentó esta tarde en las oficinas del club más de las 16.520 firmas que necesitaba para precipitar la salida de la directiva desde las urnas. En total, todos los que forman parte de la plataforma, entre los que se encuentran ocho grupos de parecer , presentaron 20.731 firmas de asociados barcelonistas.

Ahora, se tiene que constituir una mesa, formada por dos de los firmantes del pedido del voto, dos miembros de la directiva y un representante de la Federación Catalana, y proceder a su validación en un plazo no superior a los 20 días. el club Si se supera esta etapa, también de un plazo máximo de 20 días hábiles para dispone: «Tenga lugar la votación, en la que es necesaria una participación del 10% y una mayoría de dos tercios del total de los participantes para causar la salida de Bartomeu y su junta». En ese caso, las elecciones, como muy tarde, serían a finales de enero. Con tal que no haya previamente una dimisión en bloque. «No creo que Bartomeu, que me gustaría, renuncie , pero Es necesario. No ahora, por terror a la pudor de ser echado en una votación, sino que ya hace tiempo que debería haberlo hecho» ha recalcado ayer Marc Duch, uno de los portavoces de Més que una moció, en una rueda de prensa de balance de su etapa inicial. «De cara al asociado, tras la contestación que nos ha dado, tenemos claro que esta votación no la perderemos», añadió Ricard Faura.

Sus ayudantes, mientras, han recibido la comunicación de que se los reubicaría en la entidad. «Se emprendieron acciones legales para defender sus derechos contractuales», comunicó el cántabro Ante este suceso,. Algo que, por lo pronto, podría causar que Koeman no tuviese inicialmente la necesaria ficha federativa para sentarse en el banquillo en un partido oficial, que va a llegar la próxima semana, con el debut en la Liga en contra del Villarreal.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: NEUTRAL

Countries: Cote D’Ivoire

Cities: Man

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>El laberinto de Bartomeu, cercado por todas las crisis probables
>>>>>La oposición reúne más de 20.000 firmas y pone a Bartomeu contra las cuerdas – September 17, 2020 (El Mundo)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 club 0 90 NONE 8 un club: 3, el club: 5
2 Leo Messi 0 0 PERSON 8 Messi: 2, Leo_Messi: 1, (tacit) él/ella (referent: Messi): 5
3 Bartomeu 44 40 ORGANIZATION 6 lo (referent: Bartomeu): 1, (tacit) él/ella (referent: Bartomeu): 1, Bartomeu: 4
4 punto 0 60 NONE 3 tal punto: 2, su punto: 1
5 presidente 24 0 NONE 3 El presidente a_pesar_de_todo: 1, El presidente: 2
6 pulso 15 0 NONE 3 el pulso: 3
7 Maria Josep Bartomeu 0 0 PERSON 3 Josep_Maria_Bartomeu: 3
8 Més 0 0 ORGANIZATION 3 Més: 1, la plataforma Més: 1, (tacit) él/ella (referent: Més): 1
9 chispa 0 0 NONE 3 la chispa: 3
10 urnas 0 0 NONE 3 las urnas: 3